Every Kick of It: Manchester es roja

Anthony Martial of Manchester United celebrates scoring his sides 3rd goal during the Premier League match at Old Trafford, Manchester
Picture by Paul Chesterton/Focus Images Ltd +44 7904 640267
11/01/2020

El United volvió a vencer al City en el derbi de Manchester. Los Red Devils ya habían ganado por 1-2 en el Etihad a principios de diciembre y este domingo, en el encuentro de vuelta en Old Trafford, completaron el doblete al derrotar por 2-0 a su vecino. Entre medias se habían encontrado en las semifinales de la Copa de la Liga, en las que el City resultó vencedor por un global de 3-2 (ganaron por 1-3 en la ida; perdieron por 0-1 en la vuelta). Aun así, el balance esta temporada le sonríe al equipo de Ole Gunnar Solskjær, que ha derrotado al conjunto dirigido por Pep Guardiola en tres ocasiones. Siguen estando lejos del club que llegaron a ser con Sir Alex Ferguson y en la tabla quedarán por detrás del City, pero por ahora pueden celebrar una victoria por partida doble en el derbi, algo que no habían logrado en diez años.

En su condición actual de equipo grande venido a menos, al United lo rodea un aura extraño. Ante la mayoría de rivales, pese a su irregularidad, continúan siendo favoritos y se espera que ganen. En cambio, cuando se enfrentan a clubes semejantes en cuanto a tamaño y ambiciones, rara vez son el equipo llamado a lograr el triunfo. Y sin embargo, han ganado en los derbis de Manchester o en sus partidos contra el Chelsea. También fueron el primer equipo en arañarle un punto al Liverpool en octubre. El United fue gigante y ahora se parece más a un matagigantes. Se mantienen quintos, a tres puntos del Chelsea. Si quieren entrar en el top-4, deberán ser consistentes más allá de los partidos de gala. Esta semana viajarán a Austria para enfrentarse al LASK Linz en la ida de los octavos de la Europa League y el domingo se medirán con el Tottenham en Londres.

Ole Gunnar Solskjaer ha ganado tres partidos ante Pep Guardiola esta temporada. Foto: Russell Hart/Focus Images Ltd.
Ole Gunnar Solskjaer ya ha ganado tres partidos ante Pep Guardiola esta temporada. Foto: Russell Hart/Focus Images Ltd.

Solskjær volvió a emplear el 3-4-1-2 que ya le dio frutos en Stamford Bridge, donde vencieron por 0-2 hace tres semanas. A la intención de salir en corto del City respondían con una presión alta, en la que los carrileros saltaban a por los laterales rivales. A las situaciones en las que el City tenía la posesión en posiciones más adelantadas respondían con un repliegue en campo propio. La estrategia defensiva estaba complementada por la amenaza creativa que presentaba en ataque su mediapunta Bruno Fernandes y la velocidad de sus delanteros Daniel James y Anthony Martial. El planteamiento limitó el número de ocasiones claras del rival y permitió que ellos les sorprendieran en alguna transición ofensiva. Pero la verdadera sorpresa llegó a la media hora de juego en una acción a balón parado: en vez de centrar al área, Fernandes estuvo listo a la hora de picarle un pase a Martial y el francés definió con éxito. Defendieron esa ventaja mínima hasta el descuento, cuando liberaron tensiones al celebrar un segundo gol, obra de Scott McTominay a puerta vacía después de que Ederson errara un pase.

No era la primera vez que un equipo le limitaba los espacios al City con un sólido planteamiento defensivo. Los de Guardiola se han visto ante este escenario en infinidad de ocasiones. Casi siempre han sido capaces de solventarlo. En las dos últimas temporadas se les dio especialmente bien: tanto en la 17-18 como en la 18-19, el City solo se dejó puntos en seis jornadas del campeonato. Este año, no obstante, su habilidad para derribar el muro de sus contrincantes mediante distintos recursos parece más limitada. Además del United, otros equipos como el Norwich, el Newcastle, el Wolverhampton o el Crystal Palace también han sido capaces de frenar el poderío ofensivo del City. El vigente campeón ya suma siete derrotas y tres empates en lo que va de liga. Al coincidir con un Liverpool arrollador, este bajón de nivel les hizo despedirse de la defensa del título demasiado pronto.

El City controló en Old Trafford pero no marcó. Resulta difícil señalar hasta qué punto influye en el rendimiento del equipo el hecho de que ya no se jueguen nada en liga. La falta de motivaciones competitivas puede ser un factor a tener en cuenta, pero no es determinante porque a esta situación llegaron precisamente por haber obtenido peores resultados en la primera parte de la temporada. Además, se trataba de un derbi; haya o no haya algo en juego, todo siempre está en juego cuando se trata de un derbi. Ante los medios, Guardiola dijo estar satisfecho con la actuación de su equipo pese al resultado y simplemente lamentó la falta de determinación en el último tercio.

El Manchester City sufrió una nueva derrota. Foto: Matt Wilkinson/Focus Images Ltd.
El Manchester City sufrió una nueva derrota. Foto: Matt Wilkinson/Focus Images Ltd.

La plantilla del City sigue aplicando la misma idea de juego con sus futbolistas de primer nivel. Aunque algunos rivales sepan anticiparse a su fútbol, los Citizens deberían seguir siendo capaces de marcar las diferencias con sus rápidas asociaciones y con su talento individual. Continúa siendo así en muchos encuentros. Sin ir más lejos, hace una semana el City ganó la Copa de la Liga al vencer al Aston Villa en Wembley. En otros partidos, como este duelo en Old Trafford, echan en falta algo de ingenio para abrir y aprovechar espacios en las inmediaciones del área rival. En la fase de construcción, Guardiola probó internar al lateral Oleksandr Zinchenko y de este modo İlkay Gündoğan estiró el centro del campo escorándose a la izquierda. Este matiz táctico aventajó al City en cierta situaciones, pero era arriba donde seguían sin encontrar la manera de sorprender. Aunque el Kun Agüero, Raheem Sterling o Gabriel Jesus tuvieron sus oportunidades, la sensación de peligro no era constante. Resultaba imposible no acordarse de Kevin De Bruyne, todavía lesionado (se espera que vuelva a estar disponible esta semana).  Con el belga sobre el césped, la película suele ser más emocionante.

Perder de nuevo en el derbi no ayuda a la moral de un grupo consciente de que su mejor versión probablemente se haya quedado atrás. Pero este mismo miércoles Guardiola ya tendrá la oportunidad de resarcirse en un encuentro ante el Arsenal de su antiguo asistente, Mikel Arteta (partido aplazado de la jornada pasada porque el City jugó la final de la Copa de la Liga). Después se medirán al Burnley. Y la semana siguiente llegarán los dos partidos en los que se lo jugarán todo a efectos ya no solo anímicos sino que también competitivos: recibirán al Real Madrid en la vuelta de los octavos de Champions (tras ganar por 1-2 en el Santiago Bernabéu) y visitarán al Newcastle en los cuartos de la FA Cup.

Elsewhere

El Liverpool venía de perder su primer encuentro de liga por 3-0 ante el Watford y de ser derrotado por 2-0 ante el Chelsea en la FA Cup. Cuando Callum Wilson adelantó al Bournemouth en Anfield este sábado, los Red podían esperarse lo peor. Pero su equipo le dio la vuelta al marcador, con goles de Mohamed Salah y Sadio Mané, y logró un triunfo que les permite reavivar los ánimos de cara al duelo de vuelta frente al Atlético de Madrid (perdieron por 1-0 en la ida) que disputarán este miércoles.

La gran noticia de la semana para el Chelsea fue la ilusionaste aparición del mediocentro de 18 años Billy Gilmour en el duelo de FA Cup ante el Liverpool. Esa gran actuación, junto con las bajas de N’Golo Kanté, Matteo Kovacic y Jorginho, permitieron que Gilmour volviese a ser titular en el amplio triunfo por 4-0 (con goles de Mason Mount, Pedro Rodríguez, Willian y Olivier Giroud) que los Blues lograron el domingo ante el Everton. El joven escocés de nuevo demostró que está más que listo para la élite y pide a gritos más oportunidades. Quizás Frank Lampard lo tenga difícil a la hora de tomar decisiones cuando los demás mediocentros vuelvan a estar disponibles. El técnico del Everton, por su parte, necesitará un buen resultado que deje atrás esta goleada. El amargo regreso de Carlo Ancelotti a Stamford Bridge por ahora descuelga a su equipo de la carrera por los puestos europeos. El próximo lunes recibirán al Liverpool en el derbi de Merseyside.

Billy Gilmour, el joven mediocentro que se ha ganado a Stamford Bridge. Foto: Alan Stanford/Focus Images Ltd.
Billy Gilmour, el joven mediocentro que se ha ganado a Stamford Bridge con un par de partidos. Foto: Alan Stanford/Focus Images Ltd.

El Tottenham de José Mourinho empató a uno ante el Burnley después de haber empezado perdiendo y evitó así una cuarta derrota consecutiva. Los Spurs venían de haber perdido por 0-1 ante el RB Leipzig en Champions, por 2-1 ante al Chelsea y por 2-3 ante el Wolverhampton en liga, y en los penaltis habían sido eliminados de la FA Cup por el Norwich. En Premier son octavos a cuatro puntos del United, su próximo rival liguero. Pero antes deberán visitar al Leipzig para el partido de vuelta de los octavos.

Los dos equipos entre United y Tottenham son los Wolves, que empataron a cero ante el Brighton, y el Sheffield United, que venció por la mínima al Norwich. Con tres puntos menos, justo por detrás del Tottenham, está el Arsenal. Los Gunners ganaron por 1-0 al West Ham con un gol de Alexander Lacazette y ahora se preparan para su visita intersemanal al Manchester City. En el resto de partidos, el Southampton, con un hombre menos, perdió ante el Newcastle United y el Crystal Palace venció al Watford. La jornada se cerrará este lunes por noche con un Leicester City-Aston Villa.

En la Championship se dio un cambio de líder: el Leeds United venció por 2-0 al Huddersfield y tomó así la primera plaza del West Brom, que empató a cero en Swansea. Un punto separa ahora a los equipos de Marcelo Bielsa y Slaven Bilic. Con siete menos que el West Brom, en puestos de playoff, se encuentra el Fulham, y le siguen Brentford, Nottingham Forest y Preston North End.

El Leeds de Marcelo Bielsa sigue en puestos de ascenso directo. Foto: Josh Dixon/Focus Images Ltd.
El Leeds de Marcelo Bielsa sigue en puestos de ascenso directo. Foto: Josh Dixon/Focus Images Ltd.
Foto de portada: Paul Chesterton/Focus Images Ltd

Related posts

Deja un comentario

*