Every Kick of It: Una visión especial

Kevin De Bruyne of Manchester City brings the ball forward during the Premier League match at Turf Moor, Burnley
Picture by Russell Hart/Focus Images Ltd 07791 688 420
03/12/2019

“Siempre le repetimos ‘tienes que marcar más goles, tienes que marcar más goles’”, decía Pep Guardiola sobre Kevin De Bruyne. Este domingo, el talentoso futbolista belga se aseguró de que cesaran los recordatorios. De Bruyne firmó un doblete que pudo ser un hat-trick de no haberse topado con el poste. Además, dio una asistencia a Raheem Sterling. Tampoco es preciso que le recuerden cómo jugar de mediocentro ofensivo porque su propia actuación ante el Arsenal, en concreto el primer tiempo, ya encarnó todo lo que se le puede pedir a un futbolista de ese perfil; con y sin balón, con y sin espacios (aunque de espacios gozó casi siempre, y eso es tanto mérito suyo por saber dónde colocarse como culpa del Arsenal por no lograr anular su peligro). La exhibición particular de De Bruyne fue determinante en el triunfo del Manchester City en el norte de Londres.

“Es un jugador extraordinario”, elogió Guardiola después del 0-3,“ve pases y jugadas que las personas normales no pueden ver. Tiene una visión especial”. En esta ocasión, su entrenador lo alineó por delante de un doble pivote conformado por İlkay Gündoğan y Rodri. “Puede jugar en ambas posiciones [de interior y de mediapunta], pero con este tipo de jugadores es mucho mejor si pueden pensar más en atacar y menos en defender”. Cabe apuntar que David Silva era baja por lesión. Quizás hubiesen jugado con el trivote más habitual de haber estado disponible el canario, o quizás la decisión estuvo motivada por el deseo de explotar las carencias del Arsenal. El caso es que con el esquema visto en el Emirates, De Bruyne exprimió su libertad entre líneas hasta límites insospechados y el City le supo hacer mucho daño en las transiciones ofensivas a un Arsenal menos trabajado. Lo que quizás sí que echaron en falta fue un dominio más constante del encuentro, que acabaron encontrando en el tramo final del segundo tiempo. Su rival tampoco les exigió mucho. Los gunners disputaron el balón por momentos, pero no lo aprovecharon para generar peligro y después fueron débiles en defensa. Pareció que nunca se recuperaron del primer gol de De Bruyne, que llegó a los dos minutos de juego.

Fredrik Ljungberg, entrenador interino del Arsenal. Foto: Paul Chesterton/Focus Images Ltd.
Fredrik Ljungberg, entrenador interino del Arsenal. Foto: Paul Chesterton/Focus Images Ltd.

La semana pasada, Freddie Ljungberg evitaba mojarse cuando le preguntaban sobre la incertidumbre en el banquillo del Arsenal. ¿Contratarían a un nuevo entrenador o se quedaría él hasta final de temporada? El técnico interino, en funciones desde el despido de Unai Emery, afirmaba que no había hablado sobre ello con la directiva: “Es una decisión a ser tomada por el club y yo me mantengo al margen”. El discurso del sueco ya era distinto este domingo por la tarde: “Les he dicho [a la directiva] que ya tienen que tomar una decisión”, aseguró después de la derrota ante el City. “Es necesario para que podamos contar con los mismos recursos que el resto de equipos”. Ljungberg, frustrado tras un pobre encuentro del Arsenal, hacía referencia al improvisado cuerpo técnico con el que cuenta. Con Emery se marcharon varios miembros de su staff que todavía no han sido reemplazados y el nuevo asistente es Per Mertesacker. Pero el antiguo capitán de los gunners también ejerce de director de la academia del Arsenal. “Está compaginando dos trabajos a la vez”, expresaba Ljungberg con un tono de cierta preocupación. “Hace falta que se aclare la situación, que se tome una decisión”.

Si el club finalmente anunciase su confíanza en Ljungberg hasta final de temporada, este vería luz verde para formar su propio cuerpo técnico. Pero las sensaciones transmitidas en este partido perdido ante el City aumentan las posibilidades de que el fichaje de un nuevo entrenador llegue más pronto que tarde. El candidato que suena con más fuerza ya se sentó en el banquillo del Emirates este domingo. La cámara se posaba sobre el banco del conjunto visitante. Rostro impasible, Mikel Arteta seguía el encuentro ante el equipo del que fue jugador y del que quizás acabe siendo entrenador. Cuando a Guardiola se le preguntó sobre la posible marcha de su asistente al Arsenal, el técnico del City respondió: “Es un miembro importante de nuestro equipo, pero no sé qué pasará”. Entre otros nombres, también se habla de Carlo Ancelotti, que fue despedido del Nápoles la semana pasada.

Mikel Arteta, asistente de Pep Guardiola en el City, ya había sido un candidato para el banquillo del Arsenal en 2018. Foto: Robert Smith/Focus Images Ltd.
Mikel Arteta, asistente de Pep Guardiola en el City, ya había sido un candidato para el banquillo del Arsenal en 2018. Foto: Robert Smith/Focus Images Ltd.

Elsewhere

A diferencia del Arsenal, el Tottenham tenía atado a José Mourinho desde el momento en el que tomó la decisión de terminar con el contrato de Mauricio Pochettino. Cuando se produjo ese cambio, el Tottenham estaba a once puntos de los puestos Champions. Por mucho bagaje que tuviese Mourinho, la tarea de meter al equipo entre los cuatro primeros se planteaba complicada. Ahora están a tan solo tres puntos del Chelsea, cuarto. De los cinco encuentros de liga con Mourinho, el Tottenham ha ganado cuatro. El último, este sábado en Molineaux. Los spurs se adelantaron con un gol de Lucas Moura antes de que Adama Traoré recortara distancias en el segundo tiempo. En el descuento, Jan Vertonghen marcó el tanto de la victoria.

Le vino bien al Tottenham que dos de los equipos de la parte alta, el Leicester City y el Chelsea, se dejaran puntos. Los foxes empataron a uno ante el Norwich y con ese resultado se terminó su racha de ocho jornadas consecutivas ganando. Al Chelsea le fue peor. El equipo de Frank Lampard cayó en casa ante el Bournemouth al encajar un gol en la recta final y ya son tres derrotas en sus últimos cuatro partidos de Premier. La anterior la sufrieron la semana pasada en Goodison Park, donde se enfrentaron a un Everton que estrenaba entrenador interino. El efecto Duncan Ferguson le dio alas a los toffees. Esta semana, el Everton iba camino de un nuevo triunfo, ya que ganaba en Old Trafford, pero el Manchester United acabó encontrado el empate con un gol de Mason Greenwood.

Teemu Pukki marcó ante el Leicester su noveno gol en lo que va de Premier. Foto: Paul Chesterton/Focus Images Ltd.
Teemu Pukki marcó ante el Leicester su noveno gol en lo que va de Premier. Foto: Paul Chesterton/Focus Images Ltd.

El Liverpool obtuvo un nuevo triunfo al vencer al Watford gracias a un doblete de Mohamed Salah. Los de Jürgen Klopp se pueden marchar tranquilos al Mundial de Clubes: le sacan 10 puntos al Leicester y 14 al City. En el resto de la Premier, el Sheffield United ganó por 2-0 frente al Aston Villa, el Burnley por 1-0 al Newcastle y el West Ham por 0-1 en Southampton. La jornada la cerrará este lunes por la noche un Crystal Palace y Brighton, encuentro conocido como el A23 Derby en referencia a la carretera que une el sur de Londres con la ciudad costera.

En la Championship y League One, West Brom y Wycombe Wanderers, respectivamente, son todavía más líderes tras los resultados de esta jornada. Ahora el fútbol inglés se adentra en el intenso ritmo del período navideño y la siguiente cita serán los cuartos de final de la Copa de la Liga, que se disputarán entr martes y miércoles.

Apoya los contenidos en MarcadorInt y conviértete en un mecenas del proyecto a través de Patreon. Puedes apuntarte aquí.

Foto de portada: Russell Hart/Focus Images Ltd

Related posts

Deja un comentario

*