Every Kick of It: La hora del tercer plato

Chelsea manager Frank Lampard gives instructions to Olivier Giroud during the UEFA Champions League match at Stamford Bridge, London
Picture by Daniel Hambury/Focus Images Ltd 07813022858
17/09/2019

A nadie le gusta ser el segundo plato y menos aún ser el tercero, si es que ese concepto existe más allá de los menús de boda. Olivier Giroud era el tercer plato de Frank Lampard. El Plan C. Giroud cogió asiento en la barbería del Chelsea y esperó una vida, hasta que se acordó de que el fútbol no conoce de turnos. Entonces decidió irse a Italia, donde su antiguo peluquero Antonio Conte le abría las puertas del Inter de Milán. Pero la operación se frustró y Giroud se vio atrapado en la misma cola infinita, donde el primer cliente de Lampard siempre era Tammy Abraham y en su ausencia le tocaba a Michy Batshuayi. Giroud permanecía apartado, contemplando la situación desde su asiento y temiendo por el futuro de su minucioso degradado e impecable corte de barba. La semana pasada por fin se acabó su espera.

Ante la baja de Tammy Abraham, Lampard había escogido a Batshuayi en punta para el encuentro del lunes pasado ante el Manchester United. Pero el delantero belga no estuvo a la altura y el partido pedía a gritos la entrada del olvidado Giroud. Así que el cambio se produjo a mediados del segundo tiempo. Giroud llevaba once partidos sin jugar y su última titularidad había sido un decepcionate encuentro contra el West Ham, pero frente al United sumó desde sus primeros contactos con su juego de espaldas y con un remate con el que llegó a marcar un tanto que hubiese metido al Chelsea en el partido. El gol, no obstante, fue anulado por un ajustado fuera de juego. De todas formas, Giroud ya se había ganado el puesto para el derbi de este sábado frente al Tottenham.

Fue un detalle muy propio de Jorginho, uno de esos momentos de inspiración que le llevan a dar un pase largo con efecto que podría parecer precipitado e impulsivo pero que está perfectamente medido en la mente del 5 del Chelsea. Un vistazo de reojo le vale a Jorginho para calcular e inmediatamente después ejecutar esa clase de envíos tan agradables para los sentidos del espectador neutral y tan inquietantes para los del hincha rival. Listo para arrancar sin caer en fuera de juego y recibir ese pase estaba Giroud, que controló, avanzó hacia el área y disparó bajo presión. Hugo Lloris despejó ese tiro. Ross Barkley probó fortuna en el rechace pero le dio al larguero y entonces el balón regresó a Giroud. Esta vez el ángulo era más difícil si cabe, pues tenía a tres defensores por el medio y estaba escorado. Pero con el hambre propia del goleador que ha pasado demasiado tiempo en la trinchera, Giroud volvió a disparar con su zurda y el balón entró por el palo corto.

Con ímpetu, Olivier Giroud marcó el primer gol del partido. Foto: Alan Stanford/Focus Images Ltd.
Con ímpetu, Olivier Giroud marcó el primer gol del partido. Foto: Alan Stanford/Focus Images Ltd.

Giroud era la referencia en un ataque en el que los complementos no eran extremos como Willian o Pedro, sino que su escolta la formaban los mediocentros ofensivos Barkley y Mason Mount. Con este último se asoció Giroud en la acción del segundo gol: cayó a banda para ceder de cabeza para Mount, que prolongó para Barkley y este asistió a Marcos Alonso, otro de los menos habituales que recuperó Lampard en este encuentro. Después, Giroud se retiró con una ovación. “Después de tres meses en la grada, ha sido un día especial para mí”, reconoció Giroud ante los medios del club tras el encuentro. No es fácil entrar en la dinámica de un equipo cuando apenas cuentan contigo. Aun así, el delantero francés de 33 años, que llegó al club hace dos años procedente del Arsenal, demostró que todavía puede aportar a este proyecto que ha vivido un rejuvenecimiento.

Por Giroud entró Abraham, ya recuperado. El martes reciben al Bayern de Múnich en la Champions League. Quizás Abraham, más completo y con mejores números, vuelva a ser titular. Giroud por lo menos ha dejado claro que no debería tener menos oportunidades que Batshuayi. Pero el Chelsea mira hacia delante. A Giroud se le acaba el contrato este verano y mucho tendrían que cambiar las cosas para que se quedara. Aunque cabe la posibilidad de que esto haya sido un nuevo comienzo, probablemente solo se trate del principio de un final más dulce de lo esperado. Se habla de que la Lazio lo quiere. De aquí a verano, si mantiene el nivel que ha demostrado en estos dos últimos partidos, le saldrán más pretendientes. Hasta entonces, Lampard ya sabe que a Giroud le gusta degradado y la barba arreglada cada semana.

Con ese 2-0, el Chelsea se dio el lujo de bajar el nivel después de haberse mostrado superiores ante un Tottenham en tierra de nadie. Los Spurs lograrían recortar distancias cuando un tiro de Erik Lamela entró tras ser desviado por un defensor, pero el partido ya se había escapado. Su entrenador no se encargó de vender historias que alimenten la esperanza a corto plazo. José Mourinho ha asumido un discurso muy claro y lo sigue repitiendo como si fuese el guion de una producción de teatro y cada entrevista fuese una nueva puesta en escena de la misma obra. El que avisa no es traidor: “Creo que os vais a aburrir mucho conmigo porque voy a ser muy repetitivo”, advirtió antes de excusar, una vez más, la discreta actuación de su equipo lamentando las bajas de Harry Kane y Heung-Min Son y el cansancio de sus jugadores. También volvió a expresar su deseo por que llegue ya el mes de julio y pueda trabajar con una plantilla al completo y descansada. Mourinho se pone a hablar del verano como cuando Butch Cassidy y The Sundance Kid tantean la idea de ir a Australia en Dos hombres y un destino. Es mejor ignorar la realidad del futuro inmediato, pues implica un proceso de consecuencias tan terribles como irremediables. Pero a pesar de lo que diga Mourinho, todavía es muy pronto como para que se dejen llevar: el Tottenham está sexto a cuatro del Chelsea. 

José Mourinho sigue lamentando las bajas de su equipo. Foto: Alan Stanford/Focus Images Ltd.
José Mourinho sigue lamentando las bajas de su equipo. Foto: Alan Stanford/Focus Images Ltd.

Elsewhere

Una clara oportunidad de Jamie Vardy en los primeros minutos del Leicester City-Manchester City pudo haber dado pie a una historia distinta. Pero el desenlace fue el que fue y ahora Vardy acumula siete partidos sin ver portería y su equipo solo ha ganado tres de sus últimos once encuentros. El conjunto de Manchester, segundo clasificado, se impuso al Leicester, que permanece tercero pero ahora está a siete puntos de los de Pep Guardiola y con seis más que el equipo de Lampard. Nadie duda, sobre todo tras la sanción europea que recibieron en el Etihad Stadium, que los Foxes vayan a certificar su presencia en la próxima edición de la Champions League, pero necesitan mejorar sus resultados para no echar a perder el gran trabajo que han firmado durante más de media temporada.

Este duelo ante su tocayo de apellido el City se planteaba complicado porque ninguno de sus mediocentros de contención estaban disponibles: Wilfred Ndidi, lesionado; Hamza Choudhury, sancionado. Ante tal panorama, Brendan Rodgers apostó por una línea de tres atrás, pero no dejó de alinear a tres medios (Tielemans, Praet y Maddison) para no sufrir en exceso contra el vigente campeón. Sufrirían de todas formas. Aunque aguantaron con firmeza hasta el segundo tiempo, el dominio de los de Manchester empezó a traducirse en ocasiones y Kasper Schmeichel tuvo que emplearse a fondo, parada de penalti inclusive. Riyad Mahrez jugó con los pitos de su antigua afición como banda sonora, pero eso no le impidió lucirse y asistir a Gabriel Jesus en la acción que valió los tres puntos. El siguiente reto para el equipo de Guardiola será la visita al Bernabéu del miércoles.

Riyad Mahrez, que firmó un gran encuentro, tuvo que soportar los pitos de su antigua afición. Foto: Martyn Haworth/Focus Images Ltd.
Riyad Mahrez, que firmó un gran encuentro, tuvo que soportar los pitos de su antigua afición. Foto: Martyn Haworth/Focus Images Ltd.

En el Manchester United, la incorporación de Bruno Fernandes sigue marcando la diferencia. Además de transformar un penalti que él mismo había provocado, el portugués ya ha dejado claro que le aporta al equipo la dirección ofensiva que tanto necesitaba para poder beneficiarse del talento de sus atacantes. Bien lo sabe Anthony Martial, al que Fernandes sirvió un buen balón antes de que el francés resolviera con una genialidad para hacer el 2-0. Fernandes también asistió al canterano Mason Greenwood con un pase más mundano en la jugada del tercer gol, y el United certificó así un redondo triunfo ante el Watford. En la clasificación están quintos a tres puntos del Chelsea.

En mitad de tabla se jugó un duelo directo que, dado lo apretada que está la parte alta, bien podría considerarse un partido entre aspirantes a los puestos europeos. Mikel Arteta y Carlo Ancelotti medían el progreso que sus respectivos equipos habían vivido desde que cogieran las riendas hace un par de meses. En el Arsenal las sensaciones habían sido positivas; los resultados, no tanto. En el Everton sí que han vivido una mejora de registros importante; antes de esta jornada, solo el Liverpool había sumado más puntos que ellos desde que cambiaran de entrenador. En el norte de Londres, los Toffees empezaron por delante con un gol tempranero en una acción a balón parado, pero el Arsenal acabó ganando por 3-2 con un tanto de Eddie Nketiah (a centro del joven de 18 años Bukayo Saka, extremo reconvertido a lateral que ya lleva 10 asistencias en todas las competiciones) y un doblete de Pierre-Emerick Aubameyang. Parece que ahora los resultados sí que le sonríen a los Gunners, ya que la semana pasada vencieron por 4-0 al Newcastle y en Europa League le ganaron al Olympiacos.

Una escena del encuentro en Turf Moor. Foto: Michael Sedgwick/Focus Images Ltd.
Una escena del encuentro en Turf Moor. Foto: Michael Sedgwick/Focus Images Ltd.

Por delante de Arsenal (9º, 37 puntos) y Everton (11º, 36) se encuentran el Sheffield United (7º, 40) y el Wolverhampton Wanderers (8º, 39). El Sheffield no logró pasar del empate a uno ante el Brighton, mientras que los Wolves ganaron por 3-0 al Norwich City. Asomado a la mitad superior de la tabla está un equipo al que hace no mucho le rodeaban las dudas pero que silenciosamente ha demostrado que merece seguir siendo de Premier. Se trata del Burnley de Sean Dyche (10º, 37), que superó por 3-0 al Bournemouth y ahora ya ha ganado cuatro de sus últimos cinco encuentros. En la parte medio-baja, el Crystal Palace venció por la mínima al Newcastle y el Southampton ganó por 2-0 a un Aston Villa que está al borde de los puestos de descenso. La jornada se cierra este lunes noche en Anfield con un duelo entre el Liverpool, líder incontestable, y el West Ham, antepenúltimo clasificado que pelea por la permanencia.

En la Championship, ganó el primer clasificado, el West Brom, por 0-3 en casa del Bristol City. También venció el segundo, el Leeds United, que venció por 1-0 al Reading. Los de Marcelo Bielsa cierran los puestos de ascenso directo con cinco puntos más que el Fulham. El conjunto londinense y el Brentford y el Nottingham Forest, sus perseguidores inmediatos, empataron sus respectivos encuentros. Los puestos de promoción de ascenso los cierra el Preston North End, que ganó por 2-1 al Hull City. Una división por debajo, la parte alta tampoco tiene desperdicio: el Rotherham y el Coventry City co-lideran la League One con 60 puntos, seguidos por el Wycombe Wanderers con 59 y el Sunderland con 57. Esta semana habrá jornada intersemanal tanto en Championship como en League One.

Apoya los contenidos en MarcadorInt y conviértete en un mecenas del proyecto a través de Patreon. Puedes apuntarte aquí.

Foto de portada: Daniel Hambury/Focus Images Ltd

Related posts

1 comments

Giroud acaba contrato, en junio quedará libre y seguramente se volverá a activar la opción de fichar por el Inter de Conte. No sé si es buena idea, allí están Lukaku y Lautaro. Aunque el argentino deje el club por una millonada, no veo a Giroud como primera opción para sustituirlo, es más probable que Conte pida un fichaje de primer nivel. Además, puestos a fichar veteranos a coste cero, mejor Cavani que Giroud

Deja un comentario

*