La cultura de fútbol británica, en imágenes

sunderland

Cuando era pequeño, Stuart Roy Clarke (Hertfordshire, 1961) empezó a ir con su padre a partidos de fútbol, tanto amateur como profesionales. Y en todos ellos, su padre siempre le hacía la misma pregunta: ‘¿Qué estás mirando?’. Los ojos de Clarke no estaban puestos en el césped sino en las gradas. “Yo le respondía que lo que sucedía [en las gradas] era igual de interesante”, recuerda Clarke. Entonces, su padre simplemente suspiraba y se giraba para seguir viendo el partido. La escena se repetía semana sí, semana también. “Años después, cuando empecé Homes of Football, mi padre por fin pudo entender qué era lo que captaba mi atención”.

Foto: Looking Up, Sunderland, 1996.
Una de las imágenes más célebres de Clarke. Foto: Looking Up, Sunderland, 1996 (www.homesoffootball.co.uk).

Homes of Football es un proyecto que Clarke comenzó hace exactamente 30 años. Le ha llevado a fotografiar partidos a lo largo y ancho del Reino Unido, siempre desde un enfoque único que le ha permitido capturar como nadie la cultura de fútbol británica. La cámara de Clarke apunta a las gradas porque es en ellas donde encuentra una mezcla de emociones y estética que han dado lugar a un sinfín de postales icónicas. Las imágenes de Homes of Football han sido recogidas en varios libros y también han sido expuestas en distintas galerías del país.

Foto: Viewing Elland Road Together, Leeds, 1990 (www.homesoffootball.co.uk).
Foto: Viewing Elland Road Together, Leeds, 1990 (www.homesoffootball.co.uk).

Pero Clarke no siempre había tenido claro que el fútbol pudiese ser el centro de su carrera como fotógrafo. “Cuando estudiaba fotografía en la universidad, pensaba que debía escoger un tema con un trasfondo social o cultural y en ningún momento contemplaba hacer fotos sobre fútbol”. Aunque estaba muy arraigado en su familia y él se había criado yendo a partidos, en aquella época el fútbol no le parecía un tema suficientemente serio. “El asunto más importante entonces, con el gobierno de Margaret Thatcher, eran las huelgas mineras. Pensé que me tendría que centrar en eso”. Fue en la ola del desastre de Hillsborough cuando Clarke cambió de parecer.

Antes de centrarse en el fútbol, Clarke hizo un proyecto sobre los mineros del norte de Inglaterra. Foto: www.homesoffootball.co.uk.
Antes de centrarse en el fútbol, Clarke hizo un proyecto sobre las poblaciones mineras del norte de Inglaterra. Foto: Blastie Stealing Coal, Seaham, 1984 (www.homesoffootball.co.uk).

“De repente me di cuenta de que lo tenía enfrente de mí. Algo que me había fascinado toda la vida, el fútbol, sí que era un tema suficientemente importante como para que me dedicara a fotografiarlo. De hecho, sentí que no había nada más serio ni más ligado al público general que el fútbol. Había sido estúpido por subestimarlo. Así que en 1989 empecé Homes of Football”. Tres décadas y miles de fotografías después, Clarke sigue cogiendo el coche cada fin de semana para presenciar un par de encuentros. Llega al estadio antes que nadie y se marcha tan tarde como el último. “Había muchas cosas que no me gustaban sobre nuestro país y todavía hay muchas cosas que no me gustan, pero si hay algo que siempre he amado profundamente es nuestra cultura de fútbol”.

Una de las primeras imágenes de Homes of Football. Foto: The Homely Fiaba Ground, Clydebank, 1989 (www.homesoffootball.co.uk).
Una de las primeras imágenes de Homes of Football. Nótese el niño de la derecha haciendo el equivalente inglés a una peineta. Foto: The Homely Fiaba Ground, Clydebank, 1989 (www.homesoffootball.co.uk).

Con el país dividido por el Brexit, Clarke considera que esa cultura de fútbol que tanto le apasiona ha ganado más importancia si cabe. “Con el Brexit se están rompiendo muchas normas. Es increíble. No damos la impresión de ser un país unido. Algunos valores que antes tomábamos por descontando, como el sentido del humor, la justicia o el fairplay, ahora mismo están en duda. Pero sorprendentemente, en el fútbol, a pesar de los insultos y las bromas constantes hacia el rival, todavía se preservan esas cualidades que nos definen como nación, que nos hacen mínimamente decentes”.

Foto: The Away Lads, Ipswich, 1990 (www.homesoffootball.co.uk).
Foto: The Away Lads, Ipswich, 1990 (www.homesoffootball.co.uk).

La visión romántica de Clarke hacia el fútbol se refleja en las imágenes que toma. Los elementos del British football, cargado de tradición, invitan a ser fotografiados. Pero hace falta tener un ojo muy entrenado y un instinto natural para poder capturar instantes que reflejen con sinceridad la esencia de algo tan inmenso como es el fútbol. Clarke es capaz de ello. Cuando se le pregunta por sus secretos, lo primero que resalta es que su pasión sigue tan viva como siempre: “De todos los partidos a los que he ido, nunca me he aburrido, nunca me he querido ir y nunca me ha faltado el entusiasmo para llegar pronto y curiosear”.

Foto: Hanging Out The Washing On The Line, Leeds, 2012 (www.homesoffootball.co.uk).
Foto: Hanging Out The Washing On The Line, Leeds, 2012 (www.homesoffootball.co.uk).

La magnitud del encuentro no le importa a Clarke. Ya sea un duelo de tercera o uno de Premier, asegura sentir en cada uno de ellos “el mismo deber de fotografiar lo mejor que pueda a los aficionados”. Ellos son sus protagonistas. “A veces observo un punto de la grada con mi cámara durante cinco minutos y pienso ‘no, todavía no ha sucedido’. Quizás suceda más adelante. Serán las mismas personas, pero puede que sus emociones hayan cambiado, el ambiente sea distinto, la luz sea más oscura… sucederá algo y pensaré que el momento ha llegado”. Solo entonces, Clarke dispara.

Apoya los contenidos en MarcadorInt y conviértete en un mecenas del proyecto a través de Patreon. Puedes apuntarte aquí.

Foto: A Skinhead At Heart, Ipswich, 2015.
Foto: A Skinhead At Heart, Ipswich, 2015 (www.homesoffootball.co.uk).

Sucede con toda expresión artística sobre un mismo sujeto: producir constantemente algo distinto puede resultar complicado. Clarke afirma que él no es ajeno a este reto. Pero evitar repetirse no es la mayor de sus preocupaciones. El verdadero desafío reside en encontrar la esencia más genuina del fútbol en su forma actual. Como nostalgia y romanticismo suelen ir de la mano, a día de hoy le resulta más difícil plasmar imágenes tan icónicas como las de antes. “Con los estadios antiguos nunca terminas de capturarlo todo porque hay mucho trasfondo histórico. Uno fotografía gradas antiguas, viejos rincones, y siente que hay tanto en lo que centrarse que tendría que ir mil veces para aburrirse. Pero cuando se trata de un partido cualquiera en un estadio moderno, entonces sí que me cuesta más sacar una foto que sea interesante”. Quizás los elementos estéticos ya no sean tan característicos como antes. Eso sí, la emoción del aficionado no ha cambiado, y Clarke sigue capturando ese sentimiento a las mil maravillas.

La ilusión de una aficionada del Watford por ver a su equipo en Wembley. Foto: www.homesoffootball.co.uk.
Foto: Fan Admist That Colour, Wembley, 2019 (www.homesoffootball.co.uk).

Otra de las claves de su trabajo es su libertad: “No tengo que centrarme en la noticia del partido; no necesito fijarme en un entrenador que esté a punto de ser despedido o en un nuevo fichaje. En vez de eso, me hago preguntas como ‘¿estará este estadio aquí para siempre? o ¿estará esta gente aquí todos los años?’. Así me recuerdo que se trata de una ocasión única. Aunque sea un partido de mitad de tabla, de alguna manera siento que es especial”.

Foto: Terracing on Turf Moor, Burnley, 1990 (www.homesoffootball.co.uk).
Foto: Terracing on Turf Moor, Burnley, 1990 (www.homesoffootball.co.uk).

Clarke se considera afortunado por haber contando siempre con esa libertad a la hora de hacer su trabajo. Una libertad que se ganó gracias a su estilo. En todos los proyectos en los que se ha visto involucrado, Clarke ha sido escogido precisamente por su manera única de fotografiar el fenómeno sociocultural que es el fútbol. “Pero nunca he permitido que estos trabajos me hagan sentir atado. No dejo que me digan qué tengo que hacer y creo que ellos tampoco pretenden hacerlo, así que me mantengo independiente y eso es muy importante”. Durante 15 años, Clarke se dedicó a fotografiar estadios por todo el país para la Football Trust (una asociación que, con financiación del gobierno, se dedicaba a mejorar la seguridad en los estadios británicos). También ha colaborado con distintas marcas que le han encargado trabajos o han patrocinado su proyecto personal, Homes of Football, al que se ha dedicado de forma ininterrumpida.

El último libro de Stuart Roy Clarke se titula The Game – Revisited y se puede comprar aquí. Clarke también comparte a diario fotos de su archivo en su cuenta de Twitter (@HOMESofFOOTBALL).
The Game - Revisited es el libro más reciente de Clarke. Foto: www.homesoffootball.co.uk
The Game – Revisited es el libro más reciente de Clarke (www.homesoffootball.co.uk).
Foto de portada: Going Down At Rocker, Sunderland, 1992 (www.homesoffootball.co.uk).

6 comments

Por eso hay que amar la Premier, aunque sólo veamos la parte más comercial hay parte de este espíritu. Fantástico artículo

Deja un comentario

*