Mané rompe la telaraña de Frank de Boer

El Liverpool arrasó al Sevilla en la primera parte. Foto: Focus Images Ltd

Nada le sienta peor al Liverpool que ver a un rival que le ceda la pelota y le obligue a llevar la iniciativa. Es una situación que los reds se encontrarán a menudo a lo largo de la temporada, pero no por ello deja de ser un escenario que se le atraganta al equipo de Jürgen Klopp, mucho más cómodo cuando el marcador le es favorable y goza de metros para contragolpear. En su estreno en Anfield esta temporada, el Liverpool se topó con un Crystal Palace que se replegó en su propia mitad de campo, renunció a presionar a los centrales locales y puso en serias dificultades a uno de los seis candidatos a alzar la Premier League. Frank de Boer diseñó un sistema defensivo que neutralizó varias de las fortalezas de un Liverpool con cinco cambios respecto al once que ganó al Hoffenheim el pasado martes, aunque al final apareció el futbolista más determinante de los de Klopp para marcar la diferencia.

Liverpool 1 (Mané 73′)
Crystal Palace 0

Liverpool vs C. Palace - Football tactics and formations

A pesar de firmar un choque espeso, por debajo de su media, Sadio Mané volvió a agitar al Liverpool cuando más lo necesitaba. El Crystal Palace le negó a los reds los espacios entre líneas, con un extraordinario Milivojevic achicando agua por delante de los tres centrales de los londinenses. También fue loable el sacrificio de Andros Townsend, que debía perseguir a Henderson para obstruir la construcción del Liverpool desde atrás e impedir que los locales activaran a los jugadores de banda con los desplazamientos en largo del capitán. Asimismo, la presencia de Benteke dotó al Palace de una referencia para salir en largo en los momentos de apuro y un punto de apoyo para proteger el esférico con su corpulencia y dar tiempo a sus compañeros. Tras caer goleado ante el Huddersfield en el debut, el Crystal Palace mejoró sus prestaciones y demostró que cuenta con mimbres para crecer, aunque sus esfuerzos no bastaran para puntuar en Anfield. El Liverpool empujó y a pesar de su lenta circulación encontró varios resquicios en la banda izquierda. Las incorporaciones de Andy Robertson por ese flanco dotaron de profundidad a los locales y sus centros con la zurda fueron tan tensos como peligrosos. En ese perfil, el escocés se juntó con Firmino y Milner para generar situaciones de superioridad frente a Ward, aunque con Sturridge en la delantera al Liverpool le faltó mayor presencia en el área para imponerse a los tres centrales londinenses. Aun así, en uno de los múltiples centros de Robertson, Hennessey estuvo a punto de regalar el 1-0 a Matip. Salió mal y dejó el balón muerto en el área. Sin embargo, el internacional camerunés remató fuera tras el fallo del arquero local.

El Liverpool empujó al Crystal Palace hacia su propio campo y acabó generando ocasiones de gol por pura insistencia. El trabajo de Matip acabó neutralizando a Benteke y negó a los londinenses cualquier opción de contragolpe, mientras los disparos desde lejos se convirtieron en una amenaza para Hennessey, que se convirtió en uno de los jugadores más destacados del partido. En busca de la primera victoria del curso en la Premier tras ver cómo los tres puntos se escapaban en el estadio del Watford con un gol en el descuento, Klopp movió el banquillo y mejoró a su equipo con dos movimientos: primero introdujo a Salah y juntó a Mané con Robertson en el flanco zurdo y luego deshizo la medular con la entrada de Solanke por Wijnaldum. El Liverpool ganó presencia en el área londinense con el ex del Chelsea, Firmino se movió con mayor libertad entre líneas y Robertson y Mané fabricaron la jugada del gol por la banda izquierda.

Liverpool vs C. Palace - Football tactics and formations

La energía de Mané siempre resulta productiva en un Liverpool carente de creatividad en la medular cuando le toca llevar la iniciativa. Con Henderson maniatado, al capitán le faltan apoyos por dentro cuando no es Coutinho quien se acerca a la base de la jugada a echar una mano. Wijnaldum apenas participa en el juego a la hora de construir y Emre Can apunta buenas maneras aunque todavía debe mejorar en esta faceta. Sin embargo, el tanto del senegalés no fue la única nota positiva en un Liverpool que estrena su casillero de victorias esta temporada en la Premier. También mostró motivos para la esperanza Robertson, que compite con Alberto Moreno en el puesto de lateral izquierdo, y sobre todo mejoró el equipo de Klopp en el ámbito defensivo. Tras encajar ante Watford y Hoffenheim, los reds dejaron la portería a cero por primera vez este curso y redujeron sensiblemente la cantidad de ocasiones de gol concedidas. Sobre todo cuando el Palace se volcó, tras el 1-0, en un tramo en el que el canterano Sullay Kaikai dejó un par de detalles interesantes en tres cuartos. Además de mejorar sus resultados ante los equipos de la mitad baja de la tabla, que a menudo se le atragantan, el Liverpool necesita recuperar la consistencia defensiva si quiere estar entre los mejores.

Foto de portada: Focus Images Ltd.

Related posts

Deja un comentario

*