Lo mejor llegó el primer año

Jose Mourinho manager of Manchester United walks into the stadium prior to the Premier League match against Stoke City at the Bet 365 Stadium, Stoke-on-Trent.
Picture by Michael Sedgwick/Focus Images Ltd +44 7900 363072
09/09/2017

Hasta ahora en los proyectos de Jose Mourinho solía haber una línea ascendente según la cual los equipos mejoraban sustancialmente o daban un salto de calidad en la segunda temporada del proyecto. En su segundo curso completo al frente del Oporto fue cuando los lusos sorprendieron a Europa y llegaron a lo más alto de la Champions League. Lo mismo sucedió en el Inter de Milan, mientras que en el Real Madrid y en la segunda etapa en el Chelsea la segunda temporada fue el momento de asaltar el título de liga. Nada que ver con la secuencia que se ha vivido en Old Trafford desde que en mayo de 2016 firmaron a Mou como responsable para dirigir el proyecto desde el banquillo.

Desde la retirada de Sir Alex Ferguson hasta la contratación de Mourinho, el Man United había vivido sus peores temporadas desde la década de los 80. La inversión en fichajes en ese verano del año 2016 se aproximó a los 200 millones de euros: Paul Pogba, Eric Bailly, Henrikh Mkhitaryan y Zlatan Ibrahimovic (libre). Irregular en la Premier (muchísimos empates), pero capaz de vencer la copa de la liga, la Community Shield y la Europa League. Aquel equipo empezaba a ser fiable y se había comenzado a construir a partir de la solidez defensiva. En la primera temporada de Mou en Manchester, el equipo recibió 46 goles en 64 partidos y se preparaba para abordar la contratación de un atacante de clase mundial. Días después de jugar en Estocolmo la final de la Europa League mantuvieron conversaciones con Antoine Griezmann, que entonces tenía una cláusula de rescisión de 100 millones de euros, y en el club eran optimistas respecto a la posibilidad de firmar al delantero francés. Una semana después se confirmó la sanción al Atlético de Madrid sin poder fichar ese verano, algo que alejó a Antoine de Inglaterra.

Manchester United 2016/17: 46 goles encajados en 64 partidos (0,72 goles por partido).

Manchester United 2018/19: 35 goles encajados en 25 partidos (1,4 goles por partido).

Un fichaje de la talla de Griezmann era lo que necesitaba el Manchester United para dar el siguiente salto de calidad. En lugar de Antoine, el verano de 2017 fue el verano de Lindelof, Matic y Lukaku: futbolistas de gran poderío físico para desarrollar un determinado estilo de fútbol. El estilo que deseaba implantar Mourinho en Old Trafford. Los resultados del equipo no mejoraron y la imagen del Manchester United empeoró con el paso de los meses.

Romelu Lukaku of Manchester United celebrates after scoring during the Premier League match at Selhurst Park, London Picture by Simon Dael/Focus Images Ltd 07866 555979 05/03/2018
Victor Lindelof y Romelu Lukaku fueron dos de los refuerzos realizados en 2017 / Foto: Focus Images Ltd

Curiosamente en el último mercado invernal parecía que el club había logrado la contratación de un futbolista de talla mundial: Alexis Sánchez fue durante su etapa en el Arsenal uno de los mejores jugadores de toda la Premier League. Sin embargo, su presencia en el Manchester United ha resultado ser una decepción absoluta hasta la fecha: 4 goles anotados en 30 partidos, bajo rendimiento, problemas físicos en las últimas semanas y fuera de los planes de Mourinho varias veces en estos últimos meses.

Los problemas del Manchester United y su decadencia llegan a partir del pasado mes de enero. La inestabilidad y los problemas internos se acentúan y el equipo da un claro paso atrás sobre el terreno de juego: muy mala imagen en Wembley frente al Tottenham, la eliminación en octavos de final de la Champions frente al Sevilla (en una eliminatoria en la que el United apenas ataca) o una final de FA Cup perdida frente al Chelsea de Conte son algunos de los días que marcan el desenlace de la temporada 2017-18. Mientras que el primer año de Mourinho en Old Trafford se cerró con tres títulos, de ahí en adelante no se lograría ningún otro triunfo.

Verano de 2018: desencuentros en Estados Unidos

El 28 de julio, en pleno verano, Mourinho estalló. “Le di una lista con 5 nombres [para fichar] al club hace unos meses. Espero que al menos uno sea posible antes del cierre del mercado”, declaró el técnico portugués, que ya no escondía su desencanto con algunos mandamases de la entidad ni tampoco su distanciamiento en lo que se refiere a la política de fichajes. Las declaraciones tienen lugar unos minutos después de que el Manchester United pierda por 4-1 un partido amistoso frente al Liverpool en Michigan. Pese a la insistencia de Mourinho para incorporar refuerzos en el centro de la defensa y en ataque, las dos únicas contrataciones veraniegas del conjunto inglés seguían siendo el brasileño Fred y el portugués Diogo Dalot.

Según testigos presentes en la gira de pretemporada del Manchester United por Estados Unidos, el distanciamiento entre Mourinho y Ed Woodward se hizo más visible que nunca en los primeros días de agosto. Ed Woodward es el director ejecutivo del Manchester United, la persona con más peso y con la última palabra en el área deportiva y ejecutiva del club. Los futbolistas y los trabajadores del club presenciaron en Estados Unidos escenas en las que Mourinho no le dirigía la palabra a Woodward.

Manchester United director Sir Bobby Charlton speaks to Chief Exec Officer Ed Woodward during the Barclays Premier League match at the Etihad Stadium, Manchester Picture by John Rainford/Focus Images Ltd +44 7506 538356 02/11/2014
Ed Woodward, en la imagen junto a Bobby Charlton, es el director ejecutivo del Manchester United / Foto: Focus Images Ltd

El vuelo de regreso desde Estados Unidos hasta Inglaterra era el preludio de la Premier League que estaba a punto de iniciarse. “Será una temporada difícil para todos. Será difícil porque yo tenía mis planes pero ahora me encuentro en una situación en la que no pensé que estaría”, expresó Jose Mourinho tras vencer al Leicester City en la primera jornada de la liga inglesa. Pronto llegaron derrotas frente al Brighton y ante el Tottenham (0-3 en Old Trafford), seguidas por la eliminación en la copa de la liga en Old Trafford contra el Derby County.

La renovación firmada tan solo unos meses atrás (en enero) dejaba al club en una situación comprometida si se planteaba prescindir del entrenador: con contrato hasta el año 2020 y con un salario muy elevado. Destituir a Mourinho supondría una decisión tremendamente costosa. Sin embargo, la pésima imagen ofrecida por el equipo el pasado domingo en Anfield y las deterioradas relaciones con gran parte de la plantilla provocaron este martes la destitución del técnico luso. De dominio público era el distanciamiento entre Paul Pogba, campeón del mundo y el fichaje más caro de la historia del Manchester United, y su entrenador. En sus últimos meses al frente de los ‘red devils’, Mou perdió todo tipo de crédito. Es difícil permanecer en un cargo de entrenador cuando los resultados son tan pobres (a 19 puntos del líder y a 11 de la cuarta plaza), el juego del equipo es tan malo, la relación con buena parte de la plantilla es inexistente y estás enfrentado con los responsables del club.

Paul Pogba of Manchester United warming up before the Premier League match at the American Express Community Stadium, Brighton and Hove Picture by Simon Dael/Focus Images Ltd 07866 555979 19/08/2018
Paul Pogba, el fichaje más caro de la historia del Manchester United, fue uno de los primeros refuerzos de la era Mourinho / Foto: Focus Images Ltd
Foto de portada: Focus Images Ltd

Related posts

7 comments

Morros con jugadores, directiva, prensa, ex jugadores de peso… Si los resultados no te avalan, es el final. Me cuesta imaginar a Mourinho renunciando a los 25 kilos del despido (para él y para su equipo de trabajo), así que supongo que habrá sido un acuerdo velado por una cantidad intermedia.
Hay que reconocerle que cogió a un United roto y al menos ganó un par de copas Danone y una Europa League.
Pero claro, con esa plantilla no hacer más… Rashford, Martial, Mata, Pogba… Son de una calidad enorme.
Candidatos al trono?
Altas y bajas?
Renovaciones?
Se abre un mes muy, muy, muy movido.

Aparte de los resultados y salidas de tono,que a dia de hoy son más que suficientes para un cese a estos niveles de exigencia,tengo entendido que Ed Woodward ha hecho números y salía más barata la destitución que el valor de mercado que estan perdiendo Pogba o Alexis Sanchez.

Estuve dándole vueltas ayer a la etapa de Mourinho en el Manchester United y tras pensarlo bastante dio con que el partido más representativo de la era del portugués en Old Trafford es la final de la Europa League de 2017. Lo que me parece bastante llamativo por varios motivos. Sobre todo por el escenario, pues no ha tenido una noche similar de eliminatorias en Champions, o en partidos decisivos por el título, como mucho el día que pospone la celebración del City remontando en el Etihad en una Premier en la que ya no tenía opciones. Y luego por la forma como se jugó esa final: la muestra de lo que mejor se le ha dado al United en los últimos dos años y medio, que es neutralizar al rival y castigar sus defectos. Muy acusados en el caso del Ajax, pero es evidente que el planteamiento de ese día surtió efecto con los marcajes individuales, la idea de flotar a Davinson Sánchez para que perdiera el balón al verse sin opción de pase, etc. El United sufrió muchísimo ante Celta (ay, la ocasión en el último minuto), el Anderlecht (lo elimina en la prórroga) o incluso el Rostov (con una oportunidad al final para provocar la prórroga en Old Trafford), pero en la final supo jugar muy bien sus cartas.

En ese momento parecía que podía ser el primer paso de un proyecto distinto, como comenta Santomé. La segunda temporada de Mourinho, donde sus equipos suelen despegar, y más todavía tras recuperar la autoestima a base de algún que otro título. Pese al revés de no fichar a Griezmann, en los pronósticos de esta misma web estaba bastante repartido el favoritismo a la Premier entre los dos equipos de Manchester, para ponerlo en contexto. Y empezó bien, atacando de forma fluida, potenciando el despliegue de Pogba, activando los remates de Lukaku, cargando área con mucha gente… pero se diluyó. Y a partir del fichaje de Alexis, la eliminación ante el Sevilla, los problemas crónicos con los centrales, etc. la situación ya degenera.

A mí lo que más me sorprende es que tras tanto tiempo en el club el Manchester United no haya logrado diseñar un ecosistema para que sus mejores futbolistas luzcan más en partidos en los que debe llevar la iniciativa. O en los que necesite algo más que la velocidad de los Martial, Rashford o Lukaku a la contra. Parecía que lo estaba construyendo al inicio del segundo año, pero no terminó de cuajar o de asentarse la idea con el paso de los meses. Es evidente que el United arrastra una serie de defectos difíciles de corregir (el nivel de los centrales, por debajo de las expectativas incluso después de gastarse dinero en fichajes; o la falta de laterales de primer nivel, sobre todo en ataque), pero la plantilla actual puede dar para mucho más. A ver hacia dónde se dirge el equipo en las próximas semanas, con quién y con qué ideas. Que es algo que no ha quedado demasiado claro en el Manchester United últimamente.

Mourinho siempre ha sido un auténtico resultadista, así que todos sus ecosistemas se pierden en el momento en el que no consigue victorias.
Su primera temporada fue muy inteligente porque no lucho por títulos mayores, solo se planteó los trofeos donde el United era claramente superior. A partir de ahí su juego siempre fue algo obsoleto.
Para mí sería clave conocer cuáles fueron esos 5 fichajes que pidió, para saber si su plan seguía basándose en juego defensivo y especulativo o quería relanzar un Manchester United con jugadores que pudieran dominar el campo.
Coincido con Tomás en la final de la Europa league. Los red fueron dominados por el Ajax, pero éstos formaban un grupo inmaduro y los ingleses supieron sacar rédito a sus fallos.

Me parece descarado que José Mourinho lleva ya muchos años viviendo de las rentas. Igual de claro está que en el pasado llegó a ser un gran técnico, uno de los mejores del mundo incluso, como que lleva más de un lustro asentado en la más absoluta mediocridad. Sus mayores simpatizantes se aferran desesperadamente a la liga que consiguió con el Madrid, a la que consiguió con el Chelsea y la UEL que ganó con el MU para defenderlo, pero la realidad es que esos títulos no tienen el mismo valor en todos los casos; hay que contextualizar. Y es que no tiene el mismo valor una UEL conseguida por el Sevilla, un equipo realmente pobre a nivel internacional(hablando meramente del apartado económico), que una conseguida después de invertir más de 100 millones de euros en un solo jugador. Lo mismo ocurre con las dos ligas logradas “recientemente”. No están exentas de mérito, pero la que ganó con el Chelsea llegaba después de más de mil millones de euros invertidos en una década por Abramovich. Y más de lo mismo en la que alzó con el Madrid, en la que además solo tenía un rival por el título. Mourinho además de usar unos métodos totalmente obsoletos, no parece realmente un entrenador para equipos grandes. Me explico. Cuando eres el entrenador del Leganés(sin intención alguna de menospreciar al equipo pepinero) da exactamente igual como ganes, lo importante es el resultado. Objetivo lograr la salvación. Si en Mayo la has logrado, el cómo lo has logrado es que no es ni secundario, es absolutamente irrelevante. En cambio, cuando entrenas a uno de los equipos más ricos del mundo, como ha sido el caso de Mou desde que saliera del Oporto, no puedes quedarte en el ganar(algo que ya ni siquiera hacía tanto como antaño), sino también en el cómo ganas. Y un equipo que ha invertido un verano más de 200 millones de euros tiene que dominar de principio a fin al 95% de sus rivales, exceptuando a aquellos que estén en un escalón económico similar. Quien haya seguido al MU estos últimos años habrá comprobado como hasta el Crystal Palace de turno era capaz de dominar al United, y eso en un equipo que tiene el dinero por castigo da una imagen paupérrima.
Por eso, bajo mi humilde opinión, en estos últimos años a Mourinho no solo lo han matado sus lamentables resultados, sino también sus planteamientos ultradefensivos estando al mando de auténticos trasatlánticos del fútbol europeo.

Si algo destacaba Mourinho en sus buenos momentos es que estudiaba al rival, sabía colocarle trampas, tenía ideas que aplicar salieran bien o mal y mejoraba enormemente a jugadores que no eran tan buenos. Curiosamente en sus ultimas etapas eso no se ha visto, no se vio en el Chelsea y no se ha visto en el United donde todo jugador que ha jugado allí ha sido peor de lo que había sido antes de ficharlo o en su carrera anterior. Además, una cosa es ceder la iniciativa que gustará más o menos pero es un estilo valido (el mismo Liverpool lo hace a veces para poder robar en la presión y salir con ventaja) pero una cosa es ceder la iniciativa con algún plan desarrollado y otra meter dos lineas de 5 delante del portero como el otro día y ver pasar los minutos a ver si suena la flauta. Eso te puede pasar algún momento puntual, pero no ser ya el único plan cada vez que juegas con un grande. Y luego no puedes pedir a tu club, con el Fair Play financiero y demás que gaste 200 millones cada año fichando 5 tios que además en cuanto los entrenas los devaluas a todo. Vease Lukaku, Pogba, Alexis, Lidelöf, Bailly…

Yo lo comentaba en el artículo de su último partido al mando de los red devils. Me parece que Mourinho se ha quedado anticuado en sus métodos de trabajo y en sus planteamientos tácticos. Hay que darle todo el mérito del mundo a su carrera por lo realizado hasta el año 2011 labrándose un nombre en mayúsculas en este mundo y llegando a ser considerado incluso como uno de los mejores estrategas (sino el mejor). Me pareció muy meritorio competir con aquel Real Madrid
(aunque fuera a su estilo) al mejor Barcelona de todos los tiempos. Pero desde entonces creo que su método está en decadencia. Entrenadores como Guardiola o Klopp han propuesto nuevas, y más atractivas, ideas de juego, y las están haciendo progresar año tras año. Tenía cierta habilidad también para adaptarse a los grandes partidos y conseguir frenar las virtudes rivales. Nombráis el tema de Davinson Sánchez en la final de la Europa League por ejemplo, y yo también recuerdo un marcaje individual sublime también de Ander Herrera sobre Hazard entre otros.
Igual que antes sacaba el 120% de todos los jugadores (quizás por eso también los quemaba en tan solo tres temporadas), ahora prácticamente no estaba haciendo progresar a ninguno. No creo que Rashford o Martial por ejemplo, sean jugadores jóvenes que hayan avanzado como de ellos se podía esperar. Y si a eso le sumamos la personalidad conflictiva del portugués que choca con pesos pesados del vestuario como Pogba o Alexis Sánchez, pues apaga y vámonos.
Como último aspecto, destacar también sus continuas disputas con los dirigentes del club por los fallidos fichajes de jugadores como Alderweireld o Maguire, haciéndolo público en las ruedas de prensa y luego en la cancha, con las sorprendentes alineaciones en el centro de la defensa de McTominay como llamada de atención.
Por el bien del United, creo que la directiva tomó la mejor decisión para el futuro del club. Tanto económica como deportivamante.

Responder a Pit Cancelar respuesta

*