Sterling rescata un punto en la primera gran noche de Calvert-Lewin

Manchester City manager Pep Guardiola questions a decision by referee Andre Marriner during the Premier League match at the Etihad Stadium, Manchester
Picture by Russell Hart/Focus Images Ltd 07791 688 420
28/08/2016

Un tanto de Sterling en la recta final rescató un punto para el Manchester City en el primer partido de los citizens en casa en la Premier League 2017-18. Los de Pep Guardiola habían derrotado al Brighton en la jornada inaugural, batiendo a base de paciencia a un rival que se replegó de forma compacta y esperó muy atrás para luego salir al contragolpe, y se encontró con un Everton que adoptó una actitud similar. Koeman apostó por un sistema con una actitud muy defensiva, con tres centrales y dos carrileros que negaban los espacios interiores al Manchester City, protegidos por un doble pivote de presencia física conformado por Gana Gueye y Morgan Schneiderlin, mientras arriba la velocidad de Calvert-Lewin permitió a los toffees desplegarse con peligro al contragolpe. Entre la rapidez del joven talento de 20 años nacido en Sheffield y la calidad de Rooney para dirigir las transiciones, Koeman siempre atesoraba de armas para dañar a un Manchester City al que le gusta instalarse en campo rival, atacar espacios reducidos y defender parcelas de terreno extensas a la espalda de sus centrales.

Manchester City 1 (Sterling 82′)
Everton 1 (Rooney 35′)

Everton vs ManCity - Football tactics and formations

El Manchester City se atascó ante el rocoso sistema defensivo del Everton, que enjauló a Agüero y Gabriel Jesus e impidió que De Bruyne y Silva jugaran con demasiada comodidad. La pelota era local, pero al City le costaba generar un flujo notable de ocasiones de gol. Además, el Everton cedía espacios en los flancos, donde Walker todavía se siente algo incómodo cuando la dinámica del juego le obliga a esperar el balón en lugar de atacar en velocidad el espacio libre. Ni el exlateral del Tottenham en la derecha ni Sané en la izquierda ganaron su duelo individual a Holgate y Baines, por lo que las opciones del City pasaban por acelerar la circulación del cuero por dentro e inventarse alguna combinación de pases tan rápida como brillante que pudiera dejar a Agüero o Gabriel Jesus solos ante Pickford.

Por su parte, el plan del Everton era evidente: la velocidad y los movimientos de Calvert-Lewin causaron estragos en el que seguramente sea la mejor actuación del chico campeón del último Mundial sub-20 con Inglaterra. El ayer delantero de los toffees atacó la espalda de Otamendi y Kompany con rupturas agresivas que estiraban al Everton y le permitían sacudirse las fases de dominio del Manchester City. Y en una de las pocas ocasiones de gol que generaron los de Koeman, llegó el 0-1: Sané intentó evitar un saque de banda y acabó regalando el esférico al Everton, que inició un contragolpe fulgurante. Calvert-Lewin recibió el balón en el sector derecho, se frenó un segundo para dejar a un oponente atrás y esperó el momento oportuno para asistir a Rooney, que marcó su segundo gol con el Everton desde que regresó al club en el que se formó. De golpe, el Manchester City se reencontró con el esquema de partido que tanta factura le pasó el curso pasado: a pesar de acumular más tramos de dominio del balón, su menor contundencia en el área le volvía a poner por detrás en el marcador. Y para más inri, Walker vio dos tarjetas amarillas en pocos minutos antes del descanso.

Everton vs ManCity - Football tactics and formations

Pep Guardiola recompuso el equipo al descanso dando entrada a Raheem Sterling, que ocupó la misma posición que Walker. El City prescindió de Gabriel Jesus para dejar solo al Kun Agüero en punta e insistió en su plan inicial con la complicidad de un Everton que reculó en exceso, como si fueran los de Guardiola el equipo con un hombre más sobre el terreno de juego. Así el Manchester City encerró a los toffees en su área y a base de insistencia inclinaron el campo hacia la portería de Pickford, obligado a intervenir en varias oportunidades. Con una dinámica desfavorable que insinuaba que el tanto del empate estaba a punto de caer, Koeman agitó el banquillo con una doble sustitución con la que reforzó la medular para controlar un poco más el ritmo del juego. El técnico neerlandés quitó a Tom Davies y a Ashley Williams para dar entrada a Davy Klaassen y hacer debutar a Gylfi Sigurdsson. Pocos minutos después, el Manchester City daría entrada a Danilo. Así quedaron ambos equipos.

Everton vs ManCity - Football tactics and formations

El cambio de Koeman tuvo una incidencia inmediata en el desarrrollo del choque. El Everton jugó sus mejores minutos y permitió a Calvert-Lewin correr con cierta frecuencia. Los toffees se desplegaron con peligro, obligaron al Manchester City a recular y recuperaron parte del control perdido en el arranque del segundo tiempo. Con Rooney y Sigurdsson abiertos en las bandas pero con tendencia interior, el Everton gozaba de más futbolistas de carácter asociativo, aunque seguramente el futbolista más beneficiado por la nueva disposición táctica fue Klaassen, que supo aprovechar los huecos que abría Calvert-Lewin para aparecer por sorpresa donde menos se le esperaba. Por su parte, el Manchester City empezaba a partirse con más facilidad, si bien con el paso de los minutos ganó profundidad por el sector derecho, una zona en la que Danilo causó bastantes problemas con sus internadas en ataque.

Everton vs ManCity - Football tactics and formations

Bernardo Silva fue el último cartucho de Pep Guardiola, que gastó la tercera sustitución en el minuto 69. Con la entrada del luso el City frenó la mejor fase del partido del Everton y recuperó el control en la medular con la acumulación de De Bruyne, Sterling y los dos Silva por dentro. El ex del Mónaco se situó en el perfil derecho del centro del campo local y dejó varias pinceladas de su calidad, con conducciones que permitían eliminar a varios rivales en zonas repletas de futbolistas vestidos de negro. Por otra parte, el progresivo desgaste de Calvert-Lewin y la falta de velocidad del resto de integrantes del Everton restó veneno a sus contragolpes. Este factor, unido a la necesidad de un Manchester City que se volcó en busca del empate, inclinó de nuevo la balanza hacia los mancunianos, que atacaron con muchos efectivos. Jagielka y Keane despejaron una docena de centros laterales, aunque al final en uno de ellos Holgate dejó el balón muerto en el área para que lo cazara Raheem Sterling, que igualó un partido que sirvió para demostrar el abanico de recursos del que disponen tanto Manchester City como Everton para afrontar la temporada. Ambos cuentan con más herramientas que el curso pasado para ir esculpiendo a sus respectivos equipos con el avance de la liga.

Foto de portada: Focus Images Ltd.

Related posts

1 comments

El cambio que ha tenido Danilo con Guardiola es sorpresivo y fantástico. Arranques desde la banda derecha interiorizando al área. Me agrada.

Deja un comentario

*