Karanka rebaja la euforia en casa de Guardiola

Middlesbrough manager Aitor Karanka during the Sky Bet Championship match at the Riverside Stadium, Middlesbrough
Picture by Simon Moore/Focus Images Ltd 07807 671782
08/11/2014

Por si Pep Guardiola necesitaba una nueva advertencia -una que llegara después de esa victoria ante el Barcelona que volvió a catapultar a su Manchester City a las altas esferas europeas según la mayoría de análisis-, el Middlesbrough de Aitor Karanka se encargó de proporcionársela. Un recordatorio sobre algo que parece particularmente importante en Inglaterra y que el propio técnico catalán ya se ha encargado de resaltar cuando le ha tocado analizar lo que se está encontrando en la Premier en comparación con los escenarios más habituales en La Liga o la Bundesliga: por muy controlado que parezca un partido, por muy superior que seas, los cambios de guión se producen a menudo de manera inexplicable y ya es muy difícil luego remar contra la corriente de la vorágine ambiental en la que se instala un choque tras la tormenta que le modificó el rumbo.

Manchester City 1 (Agüero 43′)
Middlesbrough 1 (De Roon 91′)

Manchester City vs Middlesbrough - Football tactics and formations

Guardiola dio descanso a dos titulares habituales pese a que la próxima semana serán las selecciones y no los clubes los que disputen compromisos importantes (en realidad, quizá su decisión se debió precisamente a eso: Raheem Sterling y Nicolás Otamendi, los dos hombres descartados, tendrán partidos de una gran exigencia mediática como son dos de los mayores clásicos del fútbol mundial, el Inglaterra-Escocia y el Brasil-Argentina). Llamó la atención que, ante la decisión de prescindir de Otamendi, no fuera Vincent Kompany el que acompañara a John Stones en el eje de la zaga, prefiriendo el técnico catalán de nuevo mover a Aleksandr Kolarov al medio y dándole el lateral a Gaël Clichy. Silva empezó esta vez desde el costado izquierdo y De Bruyne se movió por todas partes con la idea de generar desconcierto en una zaga muy replegada y que estaba integrada por nueve cuerpos muy cerca de Víctor Valdés. Sólo Álvaro Negredo aparecía como amenaza ofensiva real, aunque estaba tan separado del resto del equipo que se adivinaba imposible que pudiera hacer daño al contragolpe. Y así fue: el primer tiempo se jugó sólo en un terreno y hacia una dirección, con Valdés como único responsable de que el marcador al descanso no reflejara una goleada que diera por finiquitada la emoción.

Raheem Sterling, reservado tras su gran partido ante el Barcelona, había sido titular en todos los partidos de la presente Premier League hasta este sábado (Focus Images Ltd).
Raheem Sterling, reservado tras su gran actuación ante el Barcelona, había sido titular en todos los partidos de la presente Premier League hasta este sábado (Focus Images Ltd).

Aitor Karanka tenía dos bajas sensibles, y una de ellas la “aprovechó” para diseñar un planteamiento más conservador. El uruguayo Gastón Ramírez, probablemente el futbolista más desequilibrante y con más capacidad para generar ocasiones del que dispone en la plantilla, estaba sancionado, por lo que su habitual 4-2-3-1 se convirtió en un 4-5-1 en el que el ex canterano del Manchester City Adam Clayton (que nunca llegó a debutar con el primer equipo y que hasta esta temporada ya con 27 años no había jugado en la Premier League) se incrustaba entre los dos medios centros Adam Forshaw y Marten de Roon. El central español Dani Ayala, lesionado en el tobillo, era su otra ausencia notable, obligándole a confiar en un Calum Chambers al que el Arsenal mandó cedido al Middlesbrough tras su esperpéntica actuación en ese 3-4 contra el Liverpool en la jornada inaugural. En un contexto con menos espacios a su espalda y defendiendo cerca de su portero arropado por muchos compañeros, Chambers no desentonó, pese a que quizá pudo reaccionar antes en el centro de De Bruyne que se convirtió en el 1-0 de Agüero.

Marten de Roon logró en el campo del Manchester City su primer gol en Inglaterra
Marten de Roon logró en el campo del Manchester City su primer gol en Inglaterra tras llegar procedente del Atalanta italiano este último verano (Focus Images Ltd).

La segunda parte parecía predestinada a una sentencia rápida, pero el guión cambió por completo. Tras una pérdida de Fernandinho, Álvaro Negredo disparó desde el centro del campo y estuvo a punto de sorprender a un Claudio Bravo que reaccionó a tiempo para mandar el balón a córner. En la jugada siguiente, el chileno le sacó un mano a mano a Forshaw. Y como tantas veces ocurre en Inglaterra, esa doble ocasión sirvió para alterar los estados de ánimo (los del campo y los de la grada, que tanto contagian, y esa es quizá la razón por la que esta cuestión se da más en la Premier que en cualquier otra liga). Karanka ya había ordenado a su Middlesbrough no replegarse tanto en el segundo tiempo (de lo contrario no habría tenido ninguna opción de empatar el partido) y el equipo se lo creyó de verdad al ver que tuvo el 1-1 en esa doble oportunidad nada más salir del vestuario. De repente, el Boro se encontró jugando en campo contrario y el City se dio cuenta de que su superioridad ya no era tan evidente. Y aunque hasta el tramo final no se produjo ninguna ocasión tan clara, sobrevolaba la inquietud en el ambiente al ver que el segundo gol no llegaba (Agüero tuvo una clarísima para conseguirlo pero la mandó fuera). Guardiola buscó recuperar el control mandando a Silva al medio y luego introduciendo al joven Aleix García, pero el partido ya había entrado en esa ruleta rusa que son los últimos minutos con marcadores inciertos. El Middlesbrough cargó el área con cuatro hombres y el lateral izquierdo George Friend mandó un centro al segundo palo. Negredo, listo, se ubicó más cerca de Clichy que de los centrales, obligando al francés a estar pendiente de su marca… y haciéndole perder de vista su espalda. Por allí entró De Roon e igualó el encuentro en el descuento. El City ha empatado 1-1 sus tres últimos partidos de liga en casa y ha sumado sólo seis de los últimos quince puntos en disputa. Ya no es el líder.

Foto de portada: Focus Images Ltd.

Related posts

Deja un comentario

*