La nueva joya del Liverpool

captura-de-pantalla-2017-08-30-a-las-5-16-00

No sólo en España se maldicen las cláusulas de rescisión. También en Alemania son muchos los clubes que se ven obligados a adoptar involuntarias posiciones negociadoras debido a las cantidades que se estipulan en los contratos para liberarlos. El RB Leipzig se ha encargado de repetir por activa y por pasiva que es un club que no vende. Que no tiene ninguna necesidad de dinero y que no hay cantidad, por delirante que sea, que les vaya a hacer cambiar de opinión. No quieren de ninguna manera debilitar un proyecto que va en fulgurante progresión, ni crear un precedente que sirva a sus futbolistas más cotizados para declararse en rebeldía. No es no. Ni nos sentamos a negociar. Sin embargo, muy a su pesar, han tenido que claudicar ante uno de sus tres jugadores más importantes. El conjunto sajón anunció ayer la venta de Naby Keita al Liverpool a partir de la 2018/2019. ¿El motivo? La cláusula de rescisión de 55 millones de euros que se especifica en su contrato y que se activa a partir del próximo verano. En su momento parecía desorbitada, pero pocos contaban con semejante escalada de precios en el mercado y con tan atronador desempeño de su futbolista simultáneamente. A cambio de evitar especulaciones que descentren a una de sus estrellas durante toda la temporada y, por qué no decirlo, de engordar un poco más una cifra que el conjunto red paga gustosamente con tal de asegurarse su incorporación, el Leipzig vende ya a un futbolista que, a poco que la Champions le otorgue un mínimo escaparate (y el sorteo del pasado jueves es muy favorable a que eso se dé), hubiera vendido por una cantidad sensiblemente mayor de no existir este asterisco. Aún con todo, se va a convertir en el fichaje más caro de la historia del Liverpool. ¿Quién es el centrocampista de 22 años que ha hecho a Jürgen Klopp perder la cabeza?

“Tiene nivel para jugar en el Barça. Le veo perfectamente ejerciendo el rol de Iniesta en unos años.” Esto me lo dijo alguien que conoce bien a Naby Keita y también lo que es el FC Barcelona. Fue Oscar García Junyent, actual entrenador del Saint Etienne, quien dirigió al jugador guineano durante su etapa en el Red Bull Salzburg. Bajo sus órdenes, Naby ganó el doblete local y fue galardonado como el mejor futbolista de la liga austriaca. Sirva la contundencia del contenido de sus palabras para alejar al flamante fichaje red de todo prejuicio que le pueda acompañar por ser un centrocampista africano de esa tipología. Keita no es un jugador de perfil defensivo. Ni muchísimo menos. Es un interior de buena visión de juego, gran manejo de balón, virtuosa técnica en espacios reducidos y, sobre todo, una prodigiosa capacidad para penetrar en bloques rivales con el balón controlado.

Keita no es un gestor de juego. Quizá algún día lo pueda llegar a ser. Tiene una refinada técnica pasadora con las dos piernas y es clarividente con el balón en los pies. Mas, a día de hoy, su juego está más relacionado con la aceleración que con la organización. Pese a que en el doble pivote del cuadro de Hassenhüttl es muchas veces el encargado de los primeros pases y tiene lucidez para hacerlo, lo que le gusta es descolgarse él más que servir de punto de apoyo para dirigir. El 8 del Leipzig disfruta cuando puede arrancar con el balón y dejar atrás rivales con su conducción. Alberga un rompedor primer paso, conduce el balón cosido a su pierna diestra a altísima velocidad y tiene un sobrenatural manejo de su privilegiado físico que le permite meter el cuerpo ante los encimes contrarios y protegerse mientras avanza. Es, de verdad, muy dominante cómo hace uso de su envergadura para interponerse entre el defensor y la pelota y convertir las entradas de sus rivales en faltas al borde de la frontal. Es capaz de frenar, rectificar y girarse sobre sí mismo con el balón controlado para cambiar de dirección en plena carrera. Tiene buena lectura para leer los desequilibrios que genera: es agudo a la hora de hacer una pared o ejecutar el último pase. Y, sin ser un killer, es certero de cara a puerta cuando pisa área. 16 goles producidos en Bundesliga (8 goles y 8 asistencias) lo contemplan. Nada mal para un centrocampista.

Anfield será la nueva casa de Naby Keita. Foto: Focus Images Ltd
Anfield será la nueva casa de Naby Keita. Foto: Focus Images Ltd

A nivel defensivo, sus virtudes están muy relacionadas con la comentada capacidad para imponer su físico. No es particularmente alto, pero es poderoso en el juego aéreo. Su evidente superioridad en los cuerpeos le lleva a ser un excelente recurso en la presión, capaz de rebañar balones de forma recurrente. Fruto de la particular filosofía del RB Leipzig, similar a la que practica el Liverpool de Jürgen Klopp, es un futbolista agresivo que casi siempre va a meter el pie, trata de recuperar el balón en cada acción antes que priorizar proteger el espacio. Eso le lleva a lograr intercepciones que le dan lugar a lanzar contragolpes, pero también a provocar desequilibrios defensivos cuando es superado. Se sabe tan pletórico que en ocasiones es demasiado precipitado buscando el robo. Por eso es en el juego sin balón donde Naby Keita presenta más margen de mejora. También cuando es su equipo el que tiene la pelota. Le falta algo de sensibilidad para buscar posiciones intermedias para recibir, para alejarse del balón y situarse entre líneas. Muchas veces sus recepciones son de espaldas al arco rival. Ahí se le nota aún algo verde. Tiene 22 años.

Naby Keita es una rarísima mezcla de exuberante físico y delicada técnica. Aterriza en una liga que pone en alza sus condiciones y ante un entrenador que las valora y que le va a presentar un escenario muy similar al que le hizo brillar en la Bundesliga. Su fichaje por el Liverpool es de esos que se tendrían que pasar cosas muy raras para que no fuera catalogado como un auténtico y unánime éxito.

Foto de portada: Focus Images Ltd

Related posts

7 comments

Venga otro talento desperdiciado en la PL… de verdad que es una desgracia para el fútbol que esta gente tenga tanta pasta.

Pues en cualquiera que no sea esa liga… por mí que se hubiera quedado en un equipo en crecimiento como el Red Bull. Estoy harto de ver jugadores bastante interesantes dilapidando su talento en equipos mediocres de esa liga: Shaqiri, Krichowiak, Rondón, son tatos los ejemplos…Aunque el Liverpool es una de las excepciones, la forma de desaprovechar recursos que tienen en la PL es directamente proporcional al dopaje financiero que reciben sus equipos de las TV.

Hay más equipos que el Madrid y el Barça. Hacer una carrera formidable para el Liverpool, que fue un histórico también llama mucho la atención. El Barça además no parece haberse enterado de la existencia de este jugador. La dirección deportiva es nefasta. Y al madrid ahora no querría ir.
Lo que está claro es que si el Madrid y Barça no fichan a las promesas y éstas ya salen por 55M, ficharlos ya consagrados a equipos de la Premier costará (para cuando se consagren y hay evolucionado más el mercado) unos 300M.

Totalmente de acuerdooooooo!!!! Este verano se podría haber fichado a Dahoud, Lobotka y Naby Keita, por un total de aproximadamente 100 millones. Pero como tú dices, el Barça parece que sólo conoce a los jugadores que salen en los periódicos, lamentable, nefasta, y así cualquier adjetivo que se ocurra para definir a esta directiva.

Y Justin Kluivert para ir dándole minutos arriba por cualquiera de las dos bandas, que hay que aprovechar que el padre seguro querrá que vaya al Barça!!!!

Deja un comentario

*