Recuperar las piezas infrautilizadas

Arsenal's Mesut Ozil during the Premier League match at the London Stadium, Stratford
Picture by Daniel Hambury/Focus Images Ltd 07813022858
09/12/2019

Todavía no ha terminado 2019 y cuatro equipos de la Premier ya han cambiado de entrenador. De hecho, se han producido hasta cinco destituciones si tenemos en cuenta que el Watford ya ha despedido a Javi Gracia y Quique Sánchez Flores en los primeros meses de temporada. Aunque el mercado de invierno que se asoma en enero pueda propiciar entradas y salidas en sus respectivas plantillas para adaptar los equipos al gusto del nuevo entrenador, en ocasiones adalid de un estilo de juego opuesto a su predecesor, una de las mejores maneras de agitar el árbol cuando las urgencias apremian y el tiempo escasea es recurrir a piezas infrautilizadas a lo largo de la temporada. Ya no solo se trata de renovar la energía de un grupo de futbolistas quizás acomodado, tapar los agujeros de la defensa o mejorar la fluidez del ataque, sino de exprimir recursos que puedan elevar el nivel exhibido por la plantilla hasta ese momento. Pensar en cómo reordenar las mismas piezas para que, juntas, incrementen las prestaciones sin que les atenace el temor al primer revés en la visión más cortoplacista.

Mikel Arteta, nuevo entrenador del Arsenal, mandó un mensaje con su primera alineación en la visita al Bournemouth. El técnico vasco había avisado que el contador de oportunidades se pondría a cero para todo el mundo, sin importar los servicios ofrecidos en el pasado -para bien o para mal, como reza el tópico de los entrenadores que aterrizan a media campaña- y cumplió con su promesa. Como ya ocurrió en un buen puñado de partidos con Ljungberg, Granit Xhaka volvió a ser titular, sin el brazalete de capitán como consecuencia de su disputa con la afición. También jugó de inicio Mesut Özil tras unos días en los que se convirtió en protagonista fuera del césped por su mensaje de apoyo a la comunidad uigur china, perseguida en el noroeste del país asiático. La reivindicación de Özil le ha convertido en persona non grata en China, donde se han dejado de retransmitir provisionalmente los partidos del Arsenal e incluso se ha borrado al futbolista alemán de los videojuegos.

Arsenal Head Coach Mikel Arteta during the Premier League match at the Vitality Stadium, Bournemouth Picture by Jeremy Landey/Focus Images Ltd 07747773987 26/12/2019
Mikel Arteta se estrenó como técnico del Arsenal en el campo del Bournemouth. Foto: Focus Images Ltd.

Mesut Özil no solo jugó de titular ante el Bournemouth, sino que fue uno de los mejores del conjunto gunner en su empate en el sur de Inglaterra en el enésimo recordatorio de lo que puede ofrecer el talentoso mediapunta alemán cuando participa con regularidad en el juego de su equipo. Arteta dio la alternativa a Bukayo Saka en el lateral izquierdo, situó a Aubameyang por delante para que luego cargara el área cuando el internacional inglés en categorías inferiores se asomara en ataque, Reiss Nelson esperaba más abierto en el flanco opuesto y Xhaka bajaba un peldaño su posición para recibir de cara y distribuir con todo el panorama por delante en un encuentro en el que Maitland-Niles, lateral derecho, centraba a menudo su posición. En una estructura bastante definida con el balón, Özil fue el elemento al que se brindó mayor libertad para que se moviera a la espalda de las filas rivales, recibiera la pelota y combinara a pocos toques. “Para ser justos, su actitud en los entrenamientos desde el día que empecé ha sido increíble. Dije que íbamos a empezar desde cero con todo el mundo y era justo darle esa oportunidad. Cuando preparamos el partido y observamos a nuestro adversario, dónde podíamos hacerle daño, creía que él podía ser una pieza clave. Preparamos el partido así con él. Ha respondido, ha hecho lo que tenía que hacer y podríamos haber marcado dos o tres goles gracias a él”, declaró Arteta después del 1-1 cuando se le preguntó por el rendimiento del ‘10’ gunner.

Recuperar una buena versión de Özil aumenta las opciones del Arsenal de encontrar soluciones imaginativas en el último tercio, aunque cuando el alemán no está involucrado en el juego de su equipo también implica un elevado peaje que a menudo le ha costado caro al cuadro londinense. Irregular en su participación a lo largo de un mismo partido, Özil necesita de la mediapunta para exhibir su mejor versión y desplaza al resto de piezas a otras zonas del campo. Los mismos términos se pueden aplicar a Granit Xhaka, un futbolista muy preciso en la distribución del balón con la pierna izquierda pero que necesita metros para armar los pases, sufre cuando recibe de cara, no siempre es consistente en las tareas de contención por su carácter impetuoso y en ocasiones compromete a su equipo con cartulinas ingenuas. El alemán y el suizo son futbolistas que definen el carácter del Arsenal en las últimas temporadas: brillantes en su punto álgido, pero intermitentes en su rutilancia y con grandes valles en su rendimiento.

Granit Xhaka of Arsenal shoots during the Premier League match at the Vitality Stadium, Bournemouth Picture by Jeremy Landey/Focus Images Ltd 07747773987 26/12/2019
Granit Xhaka se ha convertido en uno de los grandes protagonistas de la temporada en el Arsenal, aunque no siempre por su rendimiento sobre el campo. Foto: Focus Images Ltd.

Un efecto parecido ha buscado José Mourinho en sus primeras cinco semanas en el banquillo del gran rival del Arsenal en el norte de Londres. El sucesor de Mauricio Pochettino en el Tottenham ha apostado por algunos futbolistas que habían perdido peso en el cuadro spur en la etapa final del argentino en la capital inglesa. El caso más evidente es el de Dele Alli, el futbolista por el que más esfuerzos ha realizado el técnico portugués. El mediapunta formado en el Milton Keynes Dons se ha acercado a su mejor versión con el aterrizaje de Mourinho, que lo ha ubicado de forma reiterada como mediapunta por detrás de Harry Kane, y ha respondido con cinco goles en el último mes. Alli ha vuelto a centrar su fútbol en su capacidad para llegar por sorpresa a zona de remate tras un inicio de curso en el que había partido desde posiciones algo más retrasadas y había alternado la titularidad con la suplencia. Solo había jugado de inicio en cuatro ocasiones en la Premier antes de que llegara Mourinho, que lo ha convertido en indiscutible en sus planes. Un cambio radical en la jerarquía parecido al que ha vivido Lucas Moura, asiduo en la posición de extremo derecho en las últimas semanas. El brasileño solo había jugado de inicio en cuatro ocasiones en la Premier (con 8 encuentros relegado al rol de revulsivo) y otra en la Champions. Incluso Eric Dier ha ganado protagonismo en la medular. En cambio, Christian Eriksen solo ha sido titular una vez con José Mourinho, en el sexto partido de la fase de grupos de la Champions, en un rol muy secundario a falta de lo que suceda con su incierta relación contractual con el Tottenham. El contrato del danés caduca el próximo mes de junio y su rendimiento dista de ser el óptimo.

Artículo relacionado: ¿Qué dijo el barbero?

Tottenham Hotspur's Dele Alli applauds the home fans as he leaves the pitch during the UEFA Champions League match at Tottenham Hotspur Stadium, London Picture by Daniel Hambury/Focus Images Ltd 07813022858 26/11/2019
El nivel de Dele Alli ha incrementado de la mano de José Mourinho. Foto: Focus Images Ltd.

Los cambios de nombre en el Tottenham son también producto de la aplicación de un estilo de fútbol más directo y vertical, que ha ido acompañado en varias ocasiones de un cambio de esquema (se vuelve a recurrir a la defensa de tres centrales con mayor asiduidad) y la búsqueda de balones largos de Alderweireld para que jugadores como Son, Alli o Lucas Moura rompan con mayor asiduidad a la espalda de las defensas rivales. El aterrizaje de un entrenador estilísticamente distinto también propicia la irrupción de futbolistas de un corte distinto, lo que puede ayudar a intentar modificar el rumbo del equipo de turno, como en ocasiones también se espera que la nacionalidad del nuevo técnico impulse a algunos de sus compatriotas. Puede ser este el caso de Moise Kean bajo la batuta de Carlo Ancelotti. El delantero italiano ha gozado de muy pocos minutos en sus primeros meses de adaptación a la Premier League. Fue una apuesta de mercado importante del Everton, pero también una inversión a medio y largo plazo por un ariete de todavía 19 años que debe asentarse en un país con una cultura y un idioma distinto.

Apoya los contenidos en MarcadorInt y conviértete en un mecenas del proyecto a través de Patreon. Puedes apuntarte aquí.

El timing del salto a la Premier puede no haber resultado idóneo teniendo en cuenta que Moise Kean partía esta campaña con opciones de acudir a la Eurocopa con Italia tras su irrupción de la temporada pasada, pero en la orilla toffee de Liverpool confían en que se convierta en un recurso más en la plantilla para competir con Richarlison, Cenk Tosun o Calvert-Lewin en los puestos de ataque. Más todavía después del revés que sufrió contra el Manchester United, cuando Duncan Ferguson lo introdujo en el partido en el minuto 70 para luego sacarlo del campo en el 89’. “Tenía que hacer una sustitución para perder tiempo y teníamos a muchos delanteros en el banquillo, así que decidí hacer ese cambio. No era nada personal contra Moise Kean”, declaró el entonces técnico interino del Everton, que también comentó que buscaba “piernas frescas” para el descuento a pesar de que el delantero italiano acababa de entrar. Cuando se le cuestionó esto último, Ferguson se limitó a comentar que Kean “sufrió para adaptarse al alto ritmo del partido” en Old Trafford. Más amables han sido las primeras palabras de Ancelotti respecto a su compatriota. El extécnico del Nápoles explicó que había intentado fichar a Kean para el Nápoles el mismo verano que decidió marcharse al Everton. “Es un jugador de una calidad fantástica y estoy seguro que será un talento top, pero todavía tiene 19 años y todo es nuevo para él aquí. Me pasó lo mismo con Hirving Lozano cuando llegó al Nápoles y él es unos años mayor que él. Cuando era jugador me acuerdo de cuando Platini llegó a la Juventus desde el Saint-Étienne. Tardó unos seis meses en adaptarse y eso que era Platini. Debemos ser siempre pacientes con los jugadores jóvenes”, concedió Ancelotti sobre un futbolista por el que la dirección deportiva del Everton invirtió 27,5 millones de euros que pueden subir hasta los 30 en función de las variables acordadas con la Juventus.

Artículo relacionado: El mes de Moise Kean

Charlie Taylor of Burnley and Moise Kean of Everton in action during the Premier League match at Turf Moor, Burnley. Picture by Michael Sedgwick/Focus Images Ltd +44 7900 363072 05/10/2019
La adaptación de Moise Kean al Everton no está siendo fácil. Foto: Focus Images Ltd.
Foto de portada: Focus Images Ltd.

Related posts

1 comments

Me resulta curioso que justamente estos 3 entrenadores están intentando conseguir cosas muy parecidas desde el punto de vista táctico, basado en imitar el modelo de juego de Guardiola de estos 2 o 3 últimos años.
Independientemente de las formaciones con las que arranquen el equipo buscan colocándose asimétricamente en una especie 3-2-4-1 tan de moda actualmente (también lo usan Bosz, Fonseca, Vieira, etc).
Veremos si es una moda como tal o quieren quedarse con esto, pero es una forma de jugar muy arriesgada que requiere mucho trabajo y perfiles concretos (al fin y al cabo busca practicar un juego de posición) y me llama mucho la atención que precisamente lo busquen entrenadores que acaban de caer sin más en un equipo.

Deja un comentario

*