El primer parón invernal en el fútbol inglés

A general view of Molineux Stadium, home of Wolverhampton Wanderers prior to the Premier League match at Molineux, Wolverhampton
Picture by Martyn Haworth/Focus Images Ltd 07463250714
27/12/2019

El martes por la noche, el Liverpool recibió la visita del Shrewsbury Town en el replay de la cuarta ronda de la FA Cup. El once de los reds estaba repleto de jóvenes: su media de edad era de 19 años. En el partido en Shrewsbury, que terminó en empate, y en la tercera ronda, en la que vencieron al Everton, el Liverpool ya había presentado múltiples rotaciones. Pero en este nuevo encuentro, el cambio fue mucho más drástico. Los jugadores del primer equipo estaban de vacaciones, así que el Liverpool jugó con jugadores de su equipo sub-23. No era una sorpresa. Jürgen Klopp ya había avisado que afrontarían el replay de esta forma. El técnico alemán tampoco acudió a Anfield. Klopp siguió el partido de forma remota con su ordenador y el banquillo lo ocupó el entrenador del filial Neil Critchley (como ya había sucedido en diciembre, cuando al Liverpool le coincidió su eliminatoria de Copa de la Liga ante el Aston Villa con el Mundial de Clubes). El único futbolista del primer equipo en hacer acto de presencia fue James Milner, que acudió como espectador para apoyar a sus jóvenes compañeros. El Liverpool ganó por 1-0.

La decisión de Klopp de no presentar al primer equipo para esta eliminatoria generó cierta controversia, pues se podría considerar que ayudaba a desprestigiar la ya deteriorada imagen de la FA Cup. Se trata del torneo con más historia que conoce el mundo del fútbol, pero en los últimos años ha ido perdiendo importancia. Como la Premier League y la Champions League les aportan mayores ingresos, los clubes grandes priorizan su presencia en esas otras dos competiciones. Aunque Klopp ya había utilizado la FA Cup para hacer rotaciones, en este caso dejó claro que la ausencia de su primer equipo tenía una explicación clara: querían respetar el parón invernal de la Premier League.

Jürgen Klopp es uno de los entrenadores más críticos con el calendario del fútbol inglés. Foto: Michael Sedgwick/Focus Images Ltd.
Jürgen Klopp es uno de los entrenadores más críticos con el calendario del fútbol inglés. Foto: Michael Sedgwick/Focus Images Ltd.

Este es el primer año en el que la liga inglesa tiene un parón invernal. Mientras que en el resto de ligas europeas se descansa durante las fechas navideñas, en Inglaterra el fútbol no para. Esta peculiaridad era uno de los factores que se solían señalar a la hora de explicar el pobre rendimiento de los equipos ingleses en competiciones europeas: ¿lo harían mejor si tuviesen un calendario menos intenso a nivel doméstico? Que el Liverpool y el Tottenham protagonizaran la final de Madrid del año pasado podría desmontar esa teoría. De todas formas, existía unanimidad entre los clubes: era necesario un parón a mitad de temporada.

“Tenemos que respetar el bienestar de los jugadores. Necesitan descansar a nivel mental y físico, por eso ahora tenemos un parón invernal”, se justificó Klopp después de anunciar su decisión. El parón invernal tenía en cuenta la Premier y la Champions, pero no consideraba un escenario como este, en el que los replays de FA Cup coincidiesen con los días de descanso de algunos equipos. Más cuestionada que la ausencia del primer equipo del Liverpool fue la no aparición del propio Klopp. “Claro que podría acudir al partido, pero sería confuso. No se trata de entrenar un par de días al equipo [filial] y darles instrucciones. Necesitan a su entrenador y por eso él es el que estará ahí”, explicó en la previa del replay. Después del encuentro, su sustituto Critchley reveló que Klopp les había mandado un mensaje al descanso y al final del partido.

La idea de implementar un parón invernal en la Premier llevaba varios años en el aire. En junio de 2018 finalmente se convirtió en una realidad: la liga anunció que habían firmado un acuerdo para que se implementase por primera vez en esta temporada 2019/20. No sería un parón navideño que afectase tradiciones como el Boxing Day, sino que tendría lugar en febrero. Los grandes perjudicados por un fin de semana sin fútbol de primera división serían las televisiones, así que se acordó que el parón dividiría una jornada en dos. Por eso cuatro partidos de esta 26ª fecha de la Premier se disputarán este fin de semana (Everton-Crystal Palace, Brighton-Watford, Sheffield United-Bournemouth y Manchester City-West Ham) y seis se jugarán la semana siguiente (Wolverhampton-Leicester City, Southampton-Burnley, Norwich-Liverpool, Aston Villa-Tottenham, Arsenal-Newcastle y Chelsea-Manchester United, aunque este último se disputará el lunes 17). Este parón garantiza que todos los clubes descansen un mínimo de 13 días entre partidos.

El parón invernal se ha organizado de tal forma que las televisiones no tengan un fin de semana sin partidos que emitir. Foto: Jeremy Landey/Focus Images Ltd.
El parón invernal se ha organizado de tal forma que las televisiones no tengan un fin de semana sin partidos que emitir. Foto: Jeremy Landey/Focus Images Ltd.

Klopp es uno de los entrenadores más vocales a la hora de protestar por lo saturado que está el calendario del fútbol inglés. “La gente puede decir que yo no respeto las copas; aunque no sea así, cada uno es libre de tener su opinión. Pero mi labor principal es respetar a los jugadores. Esa es mi mayor prioridad”, afirmó en una rueda de prensa a principios de enero. Klopp hizo hincapié en que no protestaba porque el calendario perjudicase solo al Liverpool; también habló de cómo afectaba al resto de equipos: “El Newcastle perdió cuatro jugadores en un mismo partido. Eso no debería pasar. El Bournemouth también sufrió muchas lesiones y perdió a dos jugadores contra el Arsenal. La ciencia deportiva puede ayudar, pero no hace milagros. Y tampoco podemos tener plantillas de 30 jugadores”.

Un argumento un tanto nostálgico que se utiliza para contrarrestar opiniones como la de Klopp es que los equipos antes hacían menos rotaciones. Si durante tantos años el fútbol inglés ha funcionado con un calendario similar, con una liga y dos copas por jugar y para algunos equipos también competiciones europeas, ¿por qué ahora que los clubes tienen más recursos que nunca existe la necesidad de reducir el número de partidos? Klopp relevó que había tenido una conversación al respecto con Chris Wilder, entrenador del Sheffield United, después de que sus equipos se enfrentaran el pasado 2 de enero, y los dos coincidieron en que la clave es que el fútbol ha cambiado. “Es más rápido, es más físico y, en definitiva, es más exigente. Pero el calendario es el mismo”, lamentó Klopp.

Se espera que este parón invernal ayude a reducir el número de lesiones por sobrecarga de partidos. Foto: Jeremy Landey/Focus Images Ltd.
Se espera que este parón invernal ayude a reducir el número de lesiones por sobrecarga de partidos. Foto: Jeremy Landey/Focus Images Ltd.

“Se dice que no ingresaríamos tanto dinero de las televisiones si jugásemos menos. Pero yo no creo que sea así. Como todo en la vida, se trata de calidad y no de cantidad. Si tienes un buen amigo y lo ves un par de veces al año, genial, te lo pasas de maravilla. Si lo ves todos los días, al quinto podrías pensar ‘¿qué narices?’. Ahora estamos haciendo eso con el fútbol, se lo estamos lanzando a la gente. ¿Cuántos partidos se jugaron en el Boxing Day? Probablemente algunas personas los vieron todos, pero no creo que eso fuese bueno para sus respectivas relaciones”, bromeó Klopp, y concluyó diciendo: “Cuando se tomen decisiones, se tiene que intentar tener en cuenta a los jugadores. Eso es todo. Sin el dinero, esto por supuesto que no funcionaría. Pero sin ellos [los jugadores], tampoco”.

Pep Guardiola también ha sido criticado por exponer sus ideas sobre cómo se podría modificar el calendario futbolístico en Inglaterra. En rueda de prensa a finales de enero, el técnico del Manchester City sugirió que se podrían eliminar la Copa de la Liga o los replay de FA Cup para reducir el número de partidos. “Lo bonito de este país es que mantenéis vuestras tradiciones y yo admiro eso”, dijo Guardiola, antes de añadir: “Pero para mí no es normal jugar un partido un día 27 y otro un día 29. Los expertos aseguran que se necesitan cuatro días para recuperar el 80% del esfuerzo que hayas gastado en un partido. Imagínate en dos días. Y después otro partido en tres días, y después otro en cuatro días… es demasiado. Pero sé que no lo van a cambiar. Jugaremos la temporada que viene el mismo número de partidos y se darán en el mismo número de lesiones”.

Pep Guardiola expresó con cierta resignación que no espera que se produzcan más cambios. Foto: Matt Wilkinson/Focus Images Ltd.
Pep Guardiola expresó con cierta resignación que no espera más cambios. Foto: Matt Wilkinson/Focus Images Ltd.

Aunque entrenadores como Klopp y Guardiola crean que todavía hay mucho por hacer, este primer parón invernal es un paso muy importante en el fútbol inglés para proteger a sus jugadores y garantizar que la Premier League se mantenga a un alto nivel en el tramo final de la temporada, que sus equipos compitan en igualdad de condiciones en la Champions, y que su selección tenga menos riesgo de perder a jugadores importantes por lesión (como Harry Kane y Marcus Rashford, ambos fuera hasta finales de temporada).

Apoya los contenidos en MarcadorInt y conviértete en un mecenas del proyecto a través de Patreon. Puedes apuntarte aquí.

Foto de portada: Martyn Haworth/Focus Images Ltd

Related posts

4 comments

Más allá de la polémica me quedo con la presencia de Milner como espectador. Es una muestra de respeto que más de un jugador debería haber copiado, al final los chavales del sub 23 están sacando adelante la faena del equipo profesional, y qué menos que mostrar interés y darles algo de apoyo.
En cuanto al parón, se venía argumentando que el calendario inglés perjudicaba al rendimiento en competiciones europeas y lastraba a la selección. No recuerdo que fuera así, por ejemplo, cuando Chelsea, Liverpool, United y Arsenal estaban entre los top en Champions, ni creo que afectase para nada al Liverpool campeón de la pasada temporada o al rendimiento de las selecciones sub inglesas. Más bien tiene que ver con el nivel de los equipos, sin más.

Realmente lo del “parón invernal” es una gran cortina de humo para ocultar que el problema reside en que ahora hay muchos jugadores y entrenadores extranjeros en la Premier y estos están, naturalmente, más apegados a las vacaciones de navidad en su casa que a las tradiciones futbolísticas inglesas por esas fechas.
Lo de este “semiparón invernal” me parece una mala idea y la corriente debería ser la inversa, que ligas como la española jugasen en Navidad y no que los ingleses se adhieran a las costumbres continentales en este aspecto. Recordemos que el maratón navideño del fútbol inglés, cuando todas las demás ligas importantes paran, es un escaparate mediático extraordinario para la expansión internacional de la competición.

¿Pero y los jugadores? Ahí está la clave. Los jugadores pueden descansar, sus equipos no. Pero quizás el error está en desplazar y concentrar a 23 jugadores para un partido del Mundial de Clubes cuando como máximo pueden jugar 14. ¿No podían media docena de jugadores de la primera plantilla haberse quedado a jugar el partido de Copa de la Liga y luego viajar a Doha? Tampoco es de recibo que sólo un miembro del primer equipo estuviera en el replay de FA Cup y en la grada. ¿Dónde están todos esos que reclaman minutos en las plantillas de los equipos grandes?
Pero esa es la tendencia. Antes se convocaba a 16 jugadores para cada partido (de sobra), ahora en los choques mundialistas hay 23. Siempre me pregunto cómo se vendará un tercer portero de una selección cuando sabe que sus posibilidades de participar en el partido son nulas. Yo creo que alguno se deja los guantes en el hotel.

Guardiola es otro que se queja continuamente del calendario. Como se señala en el artículo, los clubes tienen ahora más recursos que nunca, y el de Sampedor siempre tiene en su plantilla jugadores de gran calidad que están infrautilizados. Y es que los “grandes” tienen jugadorazos que podían ser titulares en otros equipos y que se pasan las temporadas viendo los partidos desde el banquillo e incluso desde la grada. Y cuando tienen la posibilidad de jugar… se van de vacaciones.

Personalmente, cuando oigo a Guardiola, Klopp y compañía hablar de “proteger a los jugadores” pienso que están insultando la inteligencia de los aficionados. Ellos tienen sobrados recursos para afrontar los partidos con las rotaciones adecuadas. Otra cosa es que los medios, directivos y aficionados pretendan que los suplentes también ganen todos los partidos…

Yo creo que el asunto de la carga de partidos por Navidad no está tan asociada tanto a las fechas (y la influencia de los extranjeros, que ya saben lo que se encuentran cuando van a la Premier) como en el tiempo de descanso entre partidos. Hay algunos temas que deberían acabar de ajustarse.

Tomemos el ejemplo del City, que juega el día 27 y el 29 con apenas 48 horas de diferencia. Y luego otra vez el día 1 y el 4. Lo mismo con el Wolverhampton, que jugó ante el City el 27, contra el Liverpool el 29, contra el Watford el día 1 y contra el Manchester United en la FA Cup el día 4. Cuatro partidos en 8 días, lo que expone a los futbolistas a lesiones. Aquí no creo que sea tanto un asunto de “grandes y pequeños”, como que existe una paradoja en cómo se mira a los equipos de élite: queremos que jueguen siempre al 100%, que los buenos jueguen siempre y que cada día muestren su mejor versión. Se prima la cantidad a la calidad. Lo padecen más los equipos medios, como el Bournemouth que ha arrastrado a unos cuantos lesionados, porque es absolutamente cierto que si hay alguien preparado para afrontar un calendario tan cargado es el TOP6.

Yo oigo principalmente quejarse al TOP6. Que precisamente tienen recursos sobrados para enfrentar esos retos.
Pero, por curiosidad, he mirado la plantilla del colista. El Norwich City cuenta con 28 jugadores en su primera plantilla (al menos en la web, supongo que serán 25 en realidad). En otros deportes como baloncesto, tenis… juegan en días consecutivos competiciones de máxima importancia, por no hablar de juveniles en fútbol, que juegan torneos internacionales con muy pocas horas de descanso entre partidos. Y sí, los esfuerzos son distintos, pero también lo son los de cada jugador de un equipo profesional de la Premier. Hay jugadores que recuperan en pocas horas y los hay que en febrero ya no recuperan ni en una semana. Precisamente ese es el trabajo del cuerpo técnico. Conocer a sus jugadores y rotarlos adecuadamente para afrontar todos los retos competitivos que tenga el club. Y sí, no pueden estar siempre al 100%, pero tus rivales tampoco. La gestión de una plantilla completa y no de un reducido número de jugadores es precisamente uno de los apartados en el que un entrenador puede marcar la diferencia.

Deja un comentario

*