Ramsey y Xhaka para cambiar las tornas

Alexis Sánchez era la única esperanza del Arsenal. Foto: Liam McAvoy/Focus Images Ltd.

Los aficionados del Arsenal por fin disfrutaron de una alegría en una temporada que no está siendo especialmente propensa a ellas. Obligados a ver la Champions League por televisión tras más de 20 años de asistencia ininterrumpida, sus duelos ante equipos del TOP 6 se habían saldado de forma tan decepcionante que quizá le habían podido llevar a pensar que ya no son capaces de competir frente a miembros de esa esfera. Sin embargo, su orgullo se vio reforzado de forma superlativa tras superar ayer con contundencia al Tottenham en el derbi londinense. Quizá las cosas no han cambiado tanto, pensará algún aficionado gunner, tras volver a vencer a ese vecino de exitoso presente al que antaño miraban con cierto paternalismo.

Arsenal 2 (Mustafi 36′, Alexis Sánchez 41′)
Tottenham 0 

Tottenham vs Arsenal - Football tactics and formations
Disposiciones iniciales. Foto:sharemytactics

Es importante para el Arsenal sentir que sigue siendo capaz de reinar en encuentros al más puro ritmo Premier League. El conjunto gunner supo neutralizar con éxito las altas revoluciones con las que acostumbra a salir el Tottenham a este tipo de encuentros. Su 5-4-1 fue valientemente a encimar los primeros pases del cuadro del cuadro de Pochettino y, pese a tener que ceder espacios a su espalda, también fue capaz de contener la exuberancia ofensiva de los Spurs. Gracias, en buena medida, a la magnífica labor defensiva que realizó el combativo doble pivote formado por Aaron Ramsey y Granit Xhaka, muy encima de los centrocampistas del Tottenham. Si para dominar un partido hay que dominar el centro del campo como reza el dicho, Wenger ha encontrado hace unos meses una pareja que tiene mucha capacidad de hacerlo. Son sacrificados e intensos sin balón, y muy complementarios con él.

El Tottenham defendía con fiereza como mandan los cánones de esta liga, por lo que tampoco el Arsenal, de inicio, encontró una soltura extraordinaria con la pelota. Aunque en medio del desenfrenado ritmo al que transcurría el partido, la habilidad de Alexis, los toques de Özil y los profundos movimientos de Lacazette le hicieron mostrarse más intimidante con ella. Cuando en la segunda parte, ya por detrás en el marcador, el cuadro de Pochettino trató de acosar a su vecino londinense, el Arsenal resistió defensivamente y apareció la clase de Mesut Özil para dar pausa a su equipo, gobernar las transiciones y entenderse de forma maravillosa con Bellerín por la banda derecha. Con esta victoria, los gunners se sitúan a tan solo un punto de la cuarta plaza de Champions League que ahora mismo ostenta el propio Tottenham. Veremos si supone un punto de inflexión.

Foto de portada: Focus Images Ltd

Related posts

8 comments

¿Son Xhaka y Ramsey, a su mejor nivel, una pareja suficiente para poder dominar partidos de alto nivel? Personalmente he tenido muchas dudas al respecto, pensando muchas veces que en un 4-3-3 (es decir, quitando a un central) Xhaka no se sentiría tan solo al defender y Ramsey tendría más vuelo para atacar. Pero ayer, ante un equipo tan trabajado como los Spurs de Pochetino, demostraron poder presionar alto y dominar sobre un medio de 3. Además de que esto reafirma a Wenger en su decisión de no romper la defensa de 3 (hasta ahora innegociable) con Monreal, Mustafi/Mertesacker y Koscielny.

Yo creo que es una pareja muy versátil, que puede manejarse en distintos escenarios de partidos. Tanto encuentros de ida y vuelta como el de ayer, como partidos donde tengan que llevar la iniciativa. Son futbolistas complementarios (Xhaka más posicional, Ramsey con más vuelo) con recorrido y sacrificados sin balón, pero también con mucha calidad con él. Dependerá del colectivo si dominan partidos o no, pero por condiciones están perfectamente capacitados para hacerlo.

A mí es que Xhaka me deja muchas dudas defensivamente, aparte de que de vez en cuando se le va la pinza y tiene un exceso de agresividad en momentos que no tocan. Ayer por ejemplo pudo ver perfectamente dos amarillas y no acabar el encuentro.
De todas formas, ayer bastante bien la pareja de mediocentros gunners, claramente superando a Dembelé y Sissoko.

Y en líneas generales, la buena versión del Arsenal de ayer me recordó al partido contra el Everton. Da gusto cuando los tres de arriba están enchufados, pero claro, sabemos que en el caso de Özil sobre todo, la irregularidad es la principal característica del genio alemán.

No cabe duda de que es un buen 11 el del Arsenal, pero lo sigo viendo demasiado frágil para aspirar a algo importante. Coincido contigo, a mi Xhaka tampoco me convence, no lo veo nada fiable aunque ayer estuviera muy bien. Y habrá que ver que pasa en invierno porque ese tridente de ataque tiene fecha de caducidad…

Lo de la irregularidad de Özil es un mantra que le ha acompañado toda su carrera y que yo nunca he terminado de compartir.

Decir que Ozil es irregular, en mi opinión, es hacer un análisis muy superficial. Ozil tiene algo en común con Giroud: dependen mucho del colectivo y del contexto. En el caso de Ozil tampoco lo ayuda la expresión corporal que tiene muchas veces. Pero lo cierto es que las estadísticas objetivamente muestran que Ozil en el Arsenal es uno de los que más km recorre y el que más chances ha creado en el equipo.

Lo que sucede con Ozil es que necesita, en 1er lugar, que el balón le llegue lo más limpio posible y con una frecuencia alta, porque si él tiene que buscarlo constantemente a la base de la jugada se desaprovecha parte de su calidad (por eso su mejor socio en este aspecto ha sido Cazorla). Y en 2do lugar, Ozil necesita que sus compañeros atacantes se muevan y que aprovechen lo que él genera con su visión. Ozil tiene la calidad para dominar un partido, pero no es un De Bruyne que puede ser autosuficiente; Mesut se pone a disposición del colectivo pero también necesita que el colectivo lo acompañe.

Pues coincido contigo en el caso de Giroud, depende completamente de sus compañeros.
Pero en el caso del alemán yo no comparto la misma opinión que vosotros. Cuando se levanta inspirado y quiere, no me cabe duda que es un auténtico crack (20% de los encuentros). Pero en el resto, no da el nivel que se sabe que tiene en sus piernas, y sobre todo, en su cabeza. ¿Que no llegan balones porque el partido se está disputando en el barro y en el centro del campo? Pues yo no vengo a pedir el balón y liderar al equipo (como sí por ejemplo hace Isco en el Real Madrid en la presente temporada). Me desentiendo de la construcción de juego. Ídem cuando el partido está decantado del otro lado.
Y su gran determinación en metros finales asistiendo sí que es sin duda una de sus grandes virtudes y lo hacen determinante, pero no tantas veces como se le presupondría por ser uno de los mejores tresquartista del mundo. Quizás se trate más de las expectativas que uno tiene sobre él, que el puro término de “regularidad”.

Responder a Guillermo Valverde Cancelar respuesta

*