Sarri y Emery miden sus proyectos en un gran encuentro

Maurizio Sarri of Chelsea during the Premier League match at the John Smiths Stadium, Huddersfield
Picture by James Wilson/Focus Images Ltd 07522 978714‬‬
11/08/2018

Los dos equipos londinenses del top-6 que se quedaron sin Champions se midieron hoy en Stamford Bridge. Chelsea y Arsenal cuentan con entrenadores nuevos que despiertan ilusión pero que necesitarán tiempo para consolidar sus respectivos proyectos. Ni el hincha medio del Chelsea ni el del Arsenal esperan grandes triunfos esta temporada, pero son conscientes de que les depara un curso que promote ser emocionante. Los blues disponen de un entrenador fascinante que trae desde el sur de Italia una de las propuestas futbolísticas más cautivadoras del panorama europeo; los gunners se acaban de adentrar en un mundo desconocido después de más de dos décadas de relación con el mismo técnico.

Los dos conjuntos ya se habían enfrentado al equipo más potente del país, el Manchester City. El Chelsea lo hizo en la Community Shield y el Arsenal en la pasada jornada. La conclusión que se pudo extraer de ambos encuentros no sorprendió a nadie: el equipo de Pep Guardiola demostró estar mucho más trabajado que el de Sarri y el de Emery. El Chelsea sí que sumó tres puntos en liga al vencer por 0-3 en Huddersfield. Pero el partido de hoy parecía ofrecer una medición más precisa del progreso de ambos proyectos, por supuesto teniendo en cuenta que todavía es agosto.

Chelsea 3 (Pedro 9′, Morata 20′, Alonso 81′)
Arsenal 2 (Mkhitaryan 37′, Iwobi 41′)

Chelsea vs Arsenal - Football tactics and formations

Se vieron pinceladas de sarrismo en el Chelsea que a los 20 minutos ya estaba dos goles por delante. El Arsenal temblaba. ‘¿No será usted Wenger disfrazado?’, le cantaba la afición del Chelsea a Unai Emery. Pero entonces entró en escena una versión mucho más brillante del Arsenal en ataque, acompañada por la actitud defensiva más endeble del Chelsea. Y al descanso al partido ya lo llamaban partidazo; 2-2, decía el marcador. Más sensato en fase defensiva fue el Arsenal del segundo tiempo, aunque le cedió el protagonismo del balón a un Chelsea de nuevo al alza, y probablemente lo acabó lamentando el equipo del norte de Londres cuando los locales volvieron ponerse por delante, esta vez de forma definitiva, ya en la recta final.

La imagen del lanzado comienzo del Chelsea es el pase en profundidad de Jorginho que dio lugar al gol de Pedro. Si no lo ha visto, por favor dese el gusto. El mediocentro que se trajo Sarri de Nápoles ya prometía en pretemporada y no ha defraudado en sus dos primeras apariciones en la Premier League. Distinto barco pero mismo capitán. Jorginho conoce el fútbol de Sarri y lo aplica sobre el verde a las mil maravillas. Jugando como pivote, escoltado por Kanté y Barkley, y más tarde por Kovacic, cuando el todoterreno croata entró por el 8 inglés, el regista firmó una gran actuación. Desde los pases cortos hasta los que rompen líneas, Jorginho determina el ritmo del juego de su equipo.

Joringho estuvo cerca de firmar por el Manchester City, pero acabó llegando a Londres de la mano de Sarri. Foto: Focus Images Ltd.
Joringho estuvo cerca de firmar por el Manchester City, pero acabó llegando a Londres de la mano de Sarri. Foto: Focus Images Ltd.

Después del tanto de Pedro, el Arsenal tuvo algunas oportunidades claras de gol. Los augurios de un empate perdieron credibilidad cuando Álvaro Morata marcó el segundo del Chelsea al aprovechar un balón largo de Azpilicueta que castigó las adelantadas líneas del Arsenal. Pero ese 2-0 no cementó la sensación de superioridad del Chelsea. Su zaga lejos estaba de ser igual de férrea que la que llegaba a plantear el equipo de Conte cuando acumulaba cinco hombres atrás en repliegue. El Arsenal pronto se convenció a sí mismo de que la remontada estaba en sus manos. Movían el balón de un lado a otro, haciendo el campo ancho, aprovechando al máximo las bandas, y era entonces cuando un pase a la espalda era suficiente para sembrar el pánico en al área local. Se adelantaron con un tanto de Mhkitaryan, que se encontró en la frontal un balón rechazado tras una peligrosa internada de Alex Iwobi. Apenas cuatro minutos después de marcar su primer tanto, lograron concluir una circulación de balón con un centro raso al área desde la línea de fondo que supuso el empate. Emery y su asistente Carcedo lo celebraron con rabia. Sarri parecía maldecir la norma que prohíbe fumar en los estadios. Pronto el banquero italiano en chándal holgado empezó a ponerse filtros de cigarrillos en la boca para calmar el mono.

A Emery no le gustó que su equipo estuviese tan atrás en el segundo tiempo. Foto: EXPA Pictures/Focus Images Ltd.
A Emery no le gustó que su equipo estuviese tan atrás en el segundo tiempo. Foto: EXPA Pictures/Focus Images Ltd.

El Arsenal vivió en campo propio durante el segundo tiempo y acabó desistiendo a falta de diez para el final: Hazard, entrado desde el banquillo, desbordó en la banda izquierda y le puso un centro raso a Marcos Alonso en el área. “Tuvimos menos presencia en el segundo tiempo y le dimos al Chelsea más momentos para poder marcar”, comentó Emery tras el encuentro. “Perdimos nuestro control del primer tiempo y estuvimos un poco atrasados”. Pero no todo fueron lamentos para el técnico vasco, que tuvo palabras de aprecio hacia el espíritu competitivo de su equipo. También apeló a la fortaleza mental de los suyos Maurizio Sarri: “Creo que los jugadores lo hicieron muy bien en el segundo tiempo porque no era fácil levantarse después de cómo había terminado la primera parte”. Ese tramo final del primer tiempo fue la parte que más sufrió: “Disfruté del partido durante 75 minutos (los primeros 30 y los segundos 45), pero para los otros 15 necesitaba un cigarrillo”. Su principal aspecto a trabajar lo tiene claro: “Tenemos que mejorar en el plano defensivo. No hablo solo de los defensas, sino de toda la estructura defensiva del equipo. Si presionamos muy arriba podemos hacerlo muy bien, pero si no logramos presionar con éxito en campo rival sufrimos mucho”. Sarri concluyó poniéndose un plazo de dos meses a la implementación de su idea de juego: “Espero que seamos capaces de jugar 90 minutos como los primeros 25 dentro de dos meses”.

Foto de portada: James Wilson/Focus Images Ltd

Related posts

2 comments

He visto los dos primeros partidos del Arsenal, y pese a las dos derrotas y a una fragilidad defensiva, creo que Emery puede volver a hacer competitivo a este Arsenal, con tiempo y paciencia.

Lo de Xhaka y Ozil me cuesta de entender, y en ambos partidos un Aubameyang nulo y un Lacazette mucho mas conminativo, incisivo y peligroso. Creo que la presencia de Ramsey y Torreira le aportaría mas equilibrio y pegada al equipo.

PD: Este Guendouzi apunta maneras, perdidas de balon, errores tontos…. pero fruto de la inexperiencia, tiene personalidad y calidad, le auguro un buen futuro.

Los próximos partidos serán un mejor termómetro de lo que puede ser la temporada del Arsenal. Tuvo momentos realmente buenos ante el Chelsea, pero la falta de puntería de Aubameyang costó bastante caro. En la segunda parte, Emery optó por una versión más comedida -la primera parte fue una locura- pero no funcionó. Y los cambios parecieron lógicos pero tampoco funcionaron. Torreira no hizo buen partido, no llegó a interceptar balones y no ayudó apenas con la salida de balón. Ramsey por Ozil parecía otro cambio cantado, porque el alemán era un alma en pena, pero bueno, la mejoría fue mínima. Y ya para rematar la faena salió Lacazette y cometió un error brutal con un pase atrás espantoso, al que siguió una defensa súper pasiva en la continuación de la jugada. Demasiadas concesiones al final del día. Los mejores gunners, Cech y Guendouzi.

El Chelsea mostró defectos y virtudes similares a su rival. Concedió una cantidad de ocasiones claras en contra impensable en otras temporadas, con un agujero importante por las bandas. Sin embargo, con el repliegue del rival mostró buenas maneras con la batuta de un muy buen Jorginho. Además, cuenta con la ventaja de disponer de un estilete como Hazard. Tampoco los veo en la pomada salvo que el belga haga un temporadón interestelar, pero será un equipo más agradable de ver que la versión 17-18 de Conte.

Deja un comentario

*