Tanguy Ndombele: una actualización para el engranaje de Pochettino

Bernardo Silva of Manchester City (right) scores his team's 1st goal to make it 1-2 in favour of Lyon during the UEFA Champions League match at the Etihad Stadium, Manchester
Picture by Russell Hart/Focus Images Ltd 07791 688 420
19/09/2018

Tanguy Ndombele se adaptó al Olympique de Lyon como si hubiese jugado toda la vida a la orilla del Ródano contra rivales de exigencia. El OL fichó a Ndombele después de que fuera una de las estrellas del Amiens en su temporada de ascenso a la Ligue 1, en su primer año completo como profesional, y nada más aterrizar en Lyon ya se convirtió en titular. Su primera toma de contacto con la élite del fútbol galo llegó aún en el Amiens, donde jugó tres partidos mientras se cerraba su traspaso a uno de los clubes más importantes del país, y en su primera actuación liguera con su nueva camiseta causó sensación. El OL perdió en París, pero el despliegue de Ndombele impresionó a todos aquellos quienes no le conocíamos.

Apoya los contenidos en MarcadorInt y conviértete en un mecenas del proyecto a través de Patreon. Puedes apuntarte aquí.

Dos años después, el subcampeón de la Champions ha pagado 60 millones de euros por Tanguy Ndombele, de quien ansían una adaptación igual de rápida a la Premier League. A priori el fútbol inglés parece encajar como un guante en las virtudes del exuberante centrocampista galo, un jugador de enorme recorrido y capacidad para repetir esfuerzos. Su físico privilegiado le convierte en un futbolista muy atractivo en un equipo que le permita un gran despliegue y le libere para incorporarse a campo contrario. Porque Ndombele, sobre todo, es un gran activo cuando goza de libertad para pisar la frontal del área. El centrocampista fichado procedente del OL destaca por su capacidad para eliminar rivales en conducción, que inicia gracias a precisos controles orientados que le permiten burlar al primer obstáculo con suficiencia, y al mismo tiempo atesora un disparo bestial desde la media distancia. Si se le deja armar la pierna, suelta latigazos peligrosísimos por colocación y potencia. En una liga donde los partidos se rompen con frecuencia y que brinda espacio a este tipo de futbolistas, Ndombele puede brillar.

Tottenham Hotspur manager Mauricio Pochettino before the Premier League match at Turf Moor, Burnley Picture by Russell Hart/Focus Images Ltd 07791 688 420 23/02/2019
Pochettino mejora al Tottenham con el fichaje de Ndombele. Foto: Focus Images Ltd.

Por otra parte, Ndombele es un futbolista impetuoso. Intuitivo. Es un jugador que improvisa y asume riesgos, pero también desordenado. Pese a su despligue físico, que le permite recuperar balones cuando choca, es un centrocampista que expone su espalda. Salta a por la pelota muy a menudo y eso desprotege la medular de su equipo. Este defecto se ha notado especialmente cuando ha jugado en el doble pivote del Olympique de Lyon junto a Aouar en algunos tramos de la temporada en los que Bruno Genesio ha apostado por alineaciones particularmente ofensivas, sin ningún especialista defensivo. Colectivamente esa carencia queda diluida cuando Ndombele actúa en un 4-3-3 o al menos le escolta un futbolista más riguroso a la hora de guardar la posición. Ese ímpetu también se hace patente cuando tiene la pelota, pues en ocasiones la arriesga en zonas comprometidas o confía tanto en su habilidad para conducir el balón por el carril central que su equipo puede quedar muy debilitado en caso de producirse una pérdida.

Sin embargo, Ndombele corresponde a un perfil necesario para mejorar la plantilla del Tottenham en una temporada particularmente difícil para el equipo de Mauricio Pochettino. Tras cuatro años clasificando al elenco londinense para la Champions, mejorar el desempeño del curso pasado roza la utopía después de perder la final de la Copa de Europa en el Metropolitano. Aun así, los spurs se han mostrado como un club ambicioso y ese es el mensaje que manda el club inglés con la incorporación de un futbolista de la talla de Ndombele, mucho mejor que Sissoko en lo que mejor se le da al futbolista titular en la última final de la Champions y con más registros para ayudar a su equipo. Ndombele puede equiparar el despliegue físico de Sissoko, aunque todavía no sea un futbolista tan altruista o capacitado para echar un cable en otras demarcaciones (como la banda derecha o incluso de lateral), y al mismo tiempo aporta una serie de virtudes con la pelota únicas en la plantilla londinense. Tras la salida de Mousa Dembélé al fútbol chino, Pochettino perdió la figura del centrocampista que regateaba y avanzaba en conducción por dentro con calidad para asociarse en espacios reducidos. Ni Winks ni Dier corresponden a ese retrato robot, Eriksen y Alli suelen jugar más arriba y Sissoko no es tan bueno en la combinación. Con Ndombele, el Tottenham recupera una figura vital en su fútbol.

Douglas Costa of Juventus and Mousa Dembele of Tottenham Hotspur in action during the UEFA Champions League match at Wembley Stadium, London Picture by Paul Chesterton/Focus Images Ltd +44 7904 640267 06/03/2018
La ausencia de Mousa Dembélé ha pesado en el Tottenham. Foto: Focus Images Ltd.
Foto de portada: Focus Images Ltd.

Related posts

3 comments

Es bueno Ndombele, muy joven y con margen de sobra para hacerse top mundial como box to box, pero también Naby Keita llegó al Liverpool con un cartel similar y el primer año en la Premier ha sido bastante decepcionante. Veremos que tal se adapta a la liga y al equipo.
También se está hablando del fichaje de Dybala, pero desde mi humilde punto de vista creo que sería más acertado ir a por Lo Celso. ¿Que opinas Tomás?

Si finalmente se marcha Eriksen se está hablando de Coutinho y Dybala. Si firman a ambos, perfecto, plantilla tremenda, pero no creo que a día de hoy Dybala esté para quitarle el sitio a Son como atacante libre o para jugar como segunda punta mientras Pochetino tenga a Dele Allí, mucho más útil en la Premier.

Está bien tirada la comparación con Naby Keita. Aunque creo que la adaptación al Liverpool es algo más difícil, porque aunque es un equipo igualmente muy rodado juega de una forma muy particular, a un ritmo altísimo, y las piezas vienen jugando juntas en un rol muy específico. A Naby Keita le costó más de lo que esperaba la adaptación, pero también padeció algunas lesiones que no le permitieron jugar con continuidad cuando parecía que asomaba la cabeza.

Deja un comentario

*