Timo Werner, el deseado, en su nuevo imperio

Tomas Kalas of Czech Republic and Timo Werner of Germany during the 2018 FIFA World Cup Qualifying match at Eden Arena, Prague
Picture by EXPA Pictures/Focus Images Ltd 07814482222
01/09/2017
*** UK & IRELAND ONLY ***

EXPA-EIB-170901-0098.jpg

Timo Werner es un tipo especial. Un jugador capaz de producir más de un gol por partido sin ser estrictamente un goleador. Sí, lleva el arte de marcar en la sangre, pero si algo hace destacar a Timo Werner en el panorama europeo es, precisamente, todo lo demás. En la eterna batalla cíclica de estilos que mueve al fútbol, entre los que protegen y ocupan los espacios y los que los explotan, Werner permite hacer casi de todo. No es un jugador perfecto, tiene aún muchas limitaciones, pero sus virtudes son tan potentes y tienen tan poco parangón en la élite que lo convertían en uno de los jugadores más codiciados del mercado. Si el Real Madrid, el FC Barcelona, el Liverpool o el Bayern hubieran acometido su fichaje no sólo no habría extrañado, si no que hablaríamos de una incorporación acertadísima y difícil de superar. Werner habría sido el complemento perfecto para cualquier delantera de élite, pero ha decidido ser la estrella. Está por ver si eso le beneficia.

Timo Werner ha explotado en las filas del RB Leipzig. Foto: Focus Images Ltd
Timo Werner ha explotado en las filas del RB Leipzig. Foto: Focus Images Ltd

Timo Werner tiene 24 años. Su juego evolucionará, y tiene que evolucionar por fuerza. La explosividad de sus movimientos es algo difícil de sostener en el tiempo, pero ahora mismo lo convierten en un filón. El ex del RB Leipzig no es un delantero de área. No vive en el punto de penalti, bregando con los centrales, aguardando un centro. Tampoco es exactamente el más asociativo de los puntas, aunque sí tiene calidad para bajar a recibir y le gusta hacerlo. Es decir, es perfectamente capaz de oxigenar la posesión de su equipo participando de la misma, pero no es esa la cualidad que le destaca entre la élite. Su principal virtud es su capacidad de atacar el área sin estar en ella.

En el Leipzig, Nagelsmann le acompañó siempre con un nueve más referencial: a elegir entre los gigantones Yussuf Poulsen y Patrick Shick. Aun estando siempre más lejos de la portería, Timo marcaba más goles. De hecho, es habitual verle directamente actuar como extremo, tanto en el Leipzig como en la selección Alemana. La velocidad de sus piernas y su inteligente lectura del juego lo convierten en un maestro del desmarque de ruptura. Y no es poca cosa esto, porque ahora mismo hay muy pocos delanteros del más alto nivel que destaquen en esta faceta. Una de las facetas más necesitadas en los equipos grandes, por otro lado. Los conjuntos que tienden a aglutinar más la posesión encuentran en numerosas ocasiones que la propia ocupación de espacios de sus jugadores les impide tanto progresar como la de los rivales. Werner no espera a recibir al pie, es constante movimiento en el eje vertical, casi diagonal hacia al área. En un equipo que exige la constante permuta de sus jugadores y la repetición de movimientos mecánicos como es el Leipzig, es una bendición. Pero también lo sería en un equipo dominante desde el balón con un ritmo más bajo (FC Barcelona o Real Madrid) o capaz de explotar los espacios tras presión (Liverpool).

Chelsea manager Frank Lampard during the UEFA Champions League match at Stamford Bridge, London Picture by Daniel Hambury/Focus Images Ltd 07813022858 17/09/2019
Frank Lampard encontrará en Werner un delantero de élite y un comodín en cualquier situación. Daniel Hambury/Focus Images Ltd

¿Qué tipo de equipo encontrará en el Chelsea? Esa es la gran pregunta. El conjunto de Lampard ha sido este curso un equipo maleable, capaz de adaptarse a distintos discursos y formaciones. Por la composición del resto de la plantilla, parece que veremos un 4-3-3 en el que los londinenses tendrán protagonismo con la pelota, sin ser un equipo excesivamente asociativo. Como ya hemos dicho, Werner es tan versátil como lo es su nuevo equipo, por lo que su rol quedará casi más marcado por las figuras que lo acompañen en el frente de ataque.

Si Lampard alineara a su delantera de mayor calidad individual, los dos acompañantes serían Christian Pulisic y Hakim Ziyech, cada uno desde un costado. Ambos sin ser exclusicvamente extremos “puros” de centro y regate, sí se caracterizan por recibir abiertos y buscar el área desde el desborde y el golpeo.  Werner quedaría como principal referencia ofensiva en el área. Para lo que, como decimos, está perfectamente capacitado, sin ser eso lo que le ha hecho brillar en el fútbol europeo. Su olfato en el desmarque le permite encontrar zonas de remate liberado, y su golpeo es siempre venenosos. Pulisic y Ziyech, no obstante, son jugadores muy móviles, tendientes a pisar varios carriles del ataque, algo que Werner agradece para liberarse del yugo de los centrales rivales.

La baja de Christian Pulisic le resta mucha mordiente al ataque del Chelsea. Foto: Michael Sedgwick/Focus Images Ltd
Lo lógico es que Pulisic y Ziyech acompañen a Werner en la delantera. Foto: Michael Sedgwick/Focus Images Ltd

En la plantilla del Chelsea, hay varios jugadores con los que el alemán podría trenzar sociedades muy golosas. La que parece un “match” instantáneo es aquella con Olivier Giroud. Un nueve asociativo y que permite jugar siempre de cara, al que, no obstante, le gusta poner la espalda para chocar con el central rival. Un escenario en el que Werner parta desde la izquierda o en una doble punta augura multitud de espacios y momentos para que haga de las suyas. No hay que olvidar, que aparte de su lectura y golpeo, Timo tiene un notable desborde para generar peligro aun recibiendo el balón al pie. También podría entenderse bien con Tammy Abraham, que a buen seguro le libera espacio y balones en la frontal, y con Mason Mount, cuya capacidad asociativa y su movilidad entre carriles le dan mucho potencial a la relación.

En definitiva, Timo Werner viene de producir 47 tantos (34 goles y 13 asistencias) en 45 partidos. Es un fichaje que, en sí mismo, supone un salto de nivel para el Chelsea. Tanto si Lampard decide explotar sus virtudes para compensar a su equipo como si decide construirle un ataque en torno a él, Werner implica estar siempre más cerca de la portería rival, y por tanto de la victoria. Timo da un paso más en una carrera peculiar: pocos niños sueñan con fichar por Leipzig y Chelsea. En su caso, denota reflexión para un jugador que podría estar en cualquier equipo del mundo. Solo el tiempo dirá si fue el paso acertado.

Foto de Portada: EXPA Pictures/Focus Images Ltd 

Related posts

2 comments

Excelente análisis Enrique, es un placer leerte.
Muchas ganas de ver este Chelsea, ya esté año ha jugado un fútbol muy vistoso y, fichajes como este, junto al talento ya existente, seguro que nos harán mirar a Stanford Bridge con ilusión. Esperemos que los blues den otro saltito, si bien es cierto que su defensa deja más dudas. También tengo ganas de ver más a Gilmour.

Este es el delantero que tenía que haber fichado el city para ganar efectividad en ataque, el Madrid en lugar de Jovic, el Barcelona en lugar de Grizmann, el United para dar el salto a pelear por el título,…
Vamos todos los equipos grandes tendrían que haber peleado por su fichaje desde el año pasado.
Por edad y condiciones solo veo a Mbappe mejor que él.
P. D. : ahora es cuando fracasa en la premier y no vuelve a marcar ningún gol en lo que le resta de vida deportiva y me tengo que tragar este mensaje

Deja un comentario

*