Wan-Bissaka, el extremo al que le gustaba defender

Aaron Wan-Bissaka of England Under 21's at the England Media Day at St Georges Park, Burton upon Trent
Picture by Martyn Haworth/Focus Images Ltd 07463250714
28/05/2019

Este verano, Aaron Wan-Bissaka se ha convertido en el futbolista inglés más caro entre los que nunca han jugado con la selección. Es un reflejo de la extraña carrera del nuevo lateral derecho del Manchester United, que ha pagado 45 millones de libras (pueden subir a 50 con las variables) por un futbolista que lleva poco más de un año en la élite. Su explosión fue tan llamativa como feroz, pues sorprendió que un futbolista de 20 años sin recorrido en las categorías inferiores (ni con la selección ni a través de cesiones) se convirtiera de un día para otro en el amo de la banda derecha de un club de la Premier, donde apuestas de estas características suelen ser poco habituales.

Como poco habitual es el fútbol de Wan-Bissaka, un extremo reconvertido a lateral en una etapa bastante avanzada de su formación. Wan-Bissaka fue, durante muchos años, un extremo explosivo al que le gustaba contribuir en defensa. Entendía que una de sus obligaciones era echar un cable al lateral, pero sobre todo era un futbolista de banda que debía atacar los espacios y regatear. No fue hasta que pasó a integrar el equipo sub-23 del Palace que empezó a entrenar como lateral, en un rol que pronto le sentó bien. No solo porque su potencia le permite sorprender cuando se incorpora en carrera, sino porque también demostró una fortaleza extraordinaria en los duelos individuales. Wan-Bissaka puede ser un defensa relativamente desordenado, pero se suele mantener concentrado en el partido, atesora una velocidad punta que le permite recuperar la posición fácilmente y esa misma potencia en los primeros metros de carrera le convierte en un defensa muy difícil de rebasar en el uno contra uno. Es fuerte en los choques y va al suelo con mucha contundencia.

Aaron Wan-Bissaka of Crystal Palace during the Premier League match at Stamford Bridge, London Picture by Martyn Haworth/Focus Images Ltd 07463250714 04/11/2018
El tackle es una de las especialidades de Aaron Wan-Bissaka. Foto: Focus Images Ltd.

Pese a que ahora el Manchester United ha pagado un traspaso millonario, Wan-Bissaka no sabía lo que era estrenarse en el fútbol profesional hasta febrero de 2018, cuando una plaga de lesiones en el Crystal Palace allanó su camino hacia el debut con el primer equipo. En enero, de hecho, había pedido salir cedido a la League Two, pero Roy Hodgson prefirió quedárselo. “Vino y me dijo que creía que no me beneficiaría el tipo de fútbol que jugaría en ese nivel, así que debía quedarme y aprender. Estaba un poco preocupado porque realmente me quería ir [cedido]. No me veía jugando pronto”, confesó Wan-Bissaka en su momento en una entrevista con The Guardian.

Sin embargo, cuando Wan-Bissaka empezó a entrenar con el primer equipo demostró sus virtudes. “Entrenar contra Zaha y Bolasie me curtió. Como un antiguo extremo, puedes percibir qué es lo que van a intentar: hacia qué dirección se irán, qué están pensando. Te puedes anticipar fácilmente. Cuando Hodgson cambió mis horarios al entrenamiento a tiempo completo con el primer equipo sabía que mejoraría incluso si nunca jugaba“, explicó el ahora lateral del Manchester United en esa misma entrevista. Sus exhibiciones en los entrenamientos reforzaron la confianza de Roy Hodgson, que una vez lo alineó como titular ya no dudó de la valía del canterano del Crystal Palace.

Aaron Wan-Bissaka of Crystal Palace during the Premier League match at Selhurst Park, London Picture by Martyn Haworth/Focus Images Ltd 07463250714 01/12/2018
Aaron Wan-Bissaka se asentó en la posición de lateral derecho del Crystal Palace. Foto: Focus Images Ltd.

Su fortaleza a nivel defensivo, especialmente en el tackle, siempre tan valorado en el fútbol británico, es la principal virtud de un futbolista que deberá pulir su fútbol a nivel ofensivo. Pese a que se tratara de un extremo en sus años de formación, Wan-Bissaka debe ganar en precisión y finura en sus toques de balón en campo contrario. Defensivamente ha sido una roca, pero cuando se ha incorporado al ataque ha hecho daño por su potencia en carrera y no tanto por su calidad en la asociación o la precisión de sus centros. En un equipo que debe atacar y llevar la iniciativa durante la mayoría de partidos de la temporada, ese defecto puede convertirse en una debilidad que dificulte su adaptación al Manchester United junto a la dimensión del salto que ha emprendido este verano. Aunque a sus 21 años Wan-Bissaka ha demostrado una gran capacidad para amoldarse a nuevos entornos y una enorme voluntad por aprender, su experiencia a nivel internacional es escasa. Pero se trata de una apuesta firme, muy firme y decidida, del Manchester United para rejuvenecer una plantilla envejecida con uno de los mejores futbolistas jóvenes de la Premier que militan fuera del TOP6.

Aaron Wan-Bissaka of Crystal Palace during the Premier League match at the Cardiff City Stadium, Cardiff Picture by Matthew Lofthouse/Focus Images Ltd 07703 390510 04/05/2019
Aaron Wan-Bissaka es algo más limitado a nivel ofensivo. Foto: Focus Images Ltd.
Foto de portada: Focus Images Ltd.

Related posts

1 comments

Curioso, a Wan Bissaka le falta precisión en el juego ofensivo pese a ser un extremo convertido en lateral, y a Sessegnon le falta contundencia en defensa pese a ser un lateral convertido en extremo.

Deja un comentario

*