Cinco alicientes del fin de semana en el fútbol europeo

El City ya acaricia una nueva Premier League. Foto: edhiggins bajo licencia Creative Commons 3.0.

Momento de recuperar la regularidad perdida

AS Roma – Hellas Verona (sábado, 18:00)

A la Roma de José Mourinho se le empiezan a agotar los cartuchos. El equipo es séptimo, con 40 puntos, tras dos empates en las dos últimas jornadas, y no tiene mayor margen de error si quiere competir la temporada que viene en competición europea. En estos momentos tiene la sexta plaza de la Lazio a tiro (que da acceso a la UEFA Conference League), pues solo son dos puntos de desventaja, pero conociendo el precedente de este curso con esta misma competición no está muy claro que esta sexta posición se considere un buen resultado para la Roma al acabar la temporada. El cuadro de Mourinho encadenó dos triunfos a finales del mes de enero, ante Cagliari y Empoli, y aún no conoce la victoria en liga en febrero. Pensar en la Champions parece algo utópico para esta Roma, pero tampoco se puede relajar a estas alturas porque equipos como la Fiorentina o el propio Verona, su rival esta misma jornada, vienen pisándole los talones. El equipo de Igor Tudor es noveno, solo cuatro puntos por detrás de la propia Roma, y sabe perfectamente que una victoria en el Olímpico puede ser clave a 13 jornadas de finalizar esta campaña. Para este partido, José Mourinho cuenta con las ausencias ya conocidas de futbolistas como Leonardo Spinazzola, Roger Ibañez, Henrij Mkhitaryan, Eldor Shomudorov o Carles Pérez, y hace unos días se ha sumado a esta lista Stephan El Shaarawy. El lateral italiano, por cierto, lesionado en la última Eurocopa de una rotura en el tendón de Aquiles, progresa bien en su recuperación y se cree que ya encara el último mes de este largo proceso antes de poder volver a vestirse de corto. En otro orden de cosas el central Gianluca Mancini está sancionado. En el Hellas Verona todas las miradas estarán puestas en Giovanni Simeone, tercer máximo goleador a estas alturas de la Serie A, con 12 dianas (y dos asistencias) esta temporada con el equipo. A.B.

Guardiola contra Conte, quinto capítulo

Manchester City – Tottenham Hotspur (sábado, 18:30)

Si por algo destaca la Premier League es por contar con la mayor parte de los mejores entrenadores del mundo, y rara es la semana en la que no hay un duelo directo entre dos de ellos. Esta vez, van a ser Pep Guardiola y Antonio Conte los que se crucen en el Etihad Stadium, con un balance totalmente igualado, pues han sumado dos victorias cada uno. Cuatro años después de sus últimos enfrentamientos, el de Santpedor y el de Lecce se enfrentan con dinámicas diametralmente opuestas: mientras el City es el líder indiscutible de la Premier habiendo sumado 43 puntos de los últimos 45, el Tottenham de Conte no termina de arrancar y suma tres derrotas consecutivas, las cuales le han dejado a cinco puntos de la quinta plaza, ocupada por el West Ham. También es justo decir que el Tottenham tiene tres partidos pendientes, así que cuenta con margen para ganar terreno en la tabla si suma en ellos un buen puñado de puntos. La previa ha vuelto a traer a colación el soñado fichaje de un 9 que el City intentó el pasado verano, siendo Harry Kane el escogido. Guardiola, eso sí, ha aclarado que estuvo muy lejos de cerrarse la llegada del delantero de los Spurs, debido a que “el Tottenham dejó claro que no iba a suceder”. Pero si de algo se habla ahora mismo en el Norte de Londres es de la entrevista concedida por Antonio Conte a Sky Italia, en la que el técnico de Lecce dio a entender que se sacaron de contexto algunas de sus declaraciones en relación al mercado invernal del Tottenham: en ella, Conte decía que, sobre el papel (y aquí es donde está la polémica), la plantilla se podía haber debilitado por la marcha de cuatro jugadores y la llegada de dos. Pero él también dejaba claro, y esto es lo que no se ha tenido tanto en cuenta, que le satisfacían las llegadas de Kulusevski y Bentancur. Además, también aseveró que entendía la filosofía del club, consistente en desarrollar a jóvenes talentos y no tanto en traer a jugadores más expertos, que te permiten crecer más rápido. El revuelo ha sido tal que el propio Conte desveló que en el club no quieren que hable más con medios italianos. En cuanto al partido en sí, lo que hace pensar en el favoritismo del City es la diferencia obvia en lo que se refiere a la implantación de la idea del entrenador en cada equipo: mientras en el Tottenham casi no se aprecian rasgos de la filosofía Conte, el City de Pep es un auténtico equipazo que ya ha cogido la velocidad de crucero necesaria para liderar la Premier con mucha tranquilidad, además de ser claramente uno de los favoritos para ganar la Champions. Los citizens mantienen de cara a este partido la ausencia de Jack Grealish por un problema en la tibia, al igual que las de Gabriel Jesus y Cole Palmer. En el caso del Tottenham, Conte recupera a Eric Dier, que se había perdido siete de los últimos ocho partidos por un problema en el muslo. Bergwijn también regresa de una lesión en el gemelo, mientras que Oliver Skipp y Japhet Tanganga están lesionados. Cierra la lista de bajas un jugador que ha dado positivo en covid y cuyo nombre no ha sido revelado. El Tottenham viaja a Manchester en medio de una situación climatológica realmente adversa, pues estos días la tormenta Eunice está azotando las islas británicas y ha tenido que desplazarse por carretera hasta Manchester (y no en avión) por motivos de seguridad. J.N.

Dortmund y Leverkusen se miden en el Signal Iduna Park. Foto: Arne Müseler bajo licencia Creative Commons 3.0.
Dortmund y Mönchengladbach se miden en el Signal Iduna Park. Foto: Arne Müseler bajo licencia Creative Commons 3.0.

Los objetivos se empiezan a ganar ahora

Fiorentina – Atalanta (domingo, 12:30)

Ha llegado el momento de la verdad para todos los equipos. De febrero a mayo los clubes deben hacer buenos los resultados que han ido cosechando en los seis meses anteriores y en esas se encuentran Fiorentina y Atalanta. Los de Vincenzo Italiano están rozando los puestos europeos. La temporada en el Artemio Franchi está siendo muy ilusionante. El equipo es octavo, con 39 puntos, solo un punto por detrás de la Roma de José Mourinho, y todavía tiene un partido pendiente por recuperar que podría acabar siendo clave en caso de sumar los tres puntos. Después de tres temporadas consecutivas en las que la Fiorentina no ha superado la décima posición al acabar el curso, la presente 2021/22 podría ser la del regreso a Europa del equipo toscano. Para ello sería crucial que el equipo recuperase la regularidad en el Artemio Franchi, empezando por este fin de semana. Como local, la Fiorentina ha sumado solo una victoria en sus últimos tres partidos y recuperar la buena dinámica en casa que tuvo entre los meses de octubre y diciembre, con cinco triunfos en la Serie A, podría ser un elemento decisivo en su pugna por los puestos europeos. Krzysztof Piatek y Arthur Cabral han sido los elegidos para dar relevo a Dusan Vlahovic en la punta de ataque y ambos deberían empezar a sumar goles cuanto antes para mantener vivo el sueño de la quinta o sexta plaza. Para este partido ante la Atalanta se espera que el polaco vuelva a ser titular por delante del brasileño, pues de momento Italiano está jugando con un delantero, mientras que Nico González y Riccardo Sottil serán los extremos. La Atalanta, por su parte, llega muy mermada a este partido. Ganó en Europa a Olympiacos en Bérgamo, gracias al doblete de Berat Djimsiti, pero pierde por lesión al único delantero que tenía sano tras el infortunio de Duván Zapata, Luis Muriel. El primero va a estar de baja cerca de tres meses y el segundo estará alejado de los terrenos de juego hasta bien entrado el próximo mes de marzo. Dos lesiones muy sensibles para las aspiraciones de una Atalanta que no vence en la Serie A desde el pasado 9 de enero. Ahora mismo es quinta, fuera de los puestos de acceso a Champions, y desde entonces acumula tres empates y una derrota de manera consecutiva. Una racha que, por otro lado, ha coincidido con los rumores de una posible compra del club por parte de un grupo norteamericano. Demasiadas turbulencias en 2022 para la Dea. A.B.

El Manchester United quiere asentarse en la cuarta plaza

Leeds United – Manchester United (domingo, 15:00)

El Manchester United de Rangnick ya está puestos Champions. El equipo es cuarto, tras derrotar el pasado martes al Btighton en Old Trafford y aprovechar el tropiezo del West Ham en campo del Leicester City, y ahora es cuando debería consolidarse en los puestos Champions. Este domingo visita Ellan Road, la casa de un Leeds United al que goleó en el partido de la primera vuelta (5-1) con una gran exhibición de Paul Pogba, que acabó aquel encuentro con un tanto y un hat-trick de asistencias en la primera jornada de liga. La temporada del Leeds United no está siendo buena, pues apenas ha ganado nueve de los 33 puntos que ha disputado en la Premier League como local, y, aunque en principio está fuera de todo peligro, con un margen de seis puntos por encima del descenso, ahí es donde querrá meter mano un Manchester United que, eso sí, no ha ganado en este escenario desde el regreso del Leeds a la máxima élite del fútbol inglés. La temporada pasada el Leeds-Manchester United de liga acabó empate a cero. Para este partido, el cuadro de Marcelo Bielsa llega con las ausencias ya conocidas de Kalvin Phillips, Liam Cooper y Patrick Bamford, y las dudas de Stuart Dallas y Junior Firpo. Salvo sorpresa, Daniel James será la referencia más adelantada del equipo y Raphinha y Jack Harrison, en derecha e izquierda respectivamente, los dos extremos. El Manchester United, por su parte, llega a Yorkshire con las ausencias de Edinson Cavani y Tom Heaton, al margen del asunto Mason Greenwood, apartado hasta nuevo aviso de la dinámica del equipo. Se cree que Cristiano Ronaldo volverá a ser el ‘9’ del equipo, mientras que Jadon Sancho y Marcus Rashford actuarán desde los costados. En el centro del campo, salvo sorpresa, también estará Paul Pogba, que, como decíamos unas líneas más arriba, sabe bien cómo castigar al Leeds de Marcelo Bielsa. A.B.

Leeds y Manchester United se miden en Ellan Road. Foto: dom fellowes bajo licencia Creative Commons 2.5
Leeds y Manchester United se miden en Ellan Road. Foto: dom fellowes bajo licencia Creative Commons 2.5

Un Borussenderby entre dos pacientes enfermos

Borussia Dortmund – Borussia Mönchengladbach (domingo, 17:30)

Viendo que el Borussia Dortmund se encuentra a seis puntos del Bayern, quizá a alguien le suene exagerado hablar de crisis. Pero lo cierto es que no hay exceso alguno en utilizar esa palabra, básicamente porque el Dortmund ha completado en cuestión de once días dos actuaciones realmente lamentables, como la derrota por 2-5 ante el Leverkusen en Bundesliga hace dos jornadas y el 2-4 que le endosó el Rangers anteayer en el playoff de Europa League. Tampoco ayuda demasiado que un mes atrás el BVB se quedase fuera de la DFB-Pokal ante un St. Pauli de 2. Bundesliga. En las últimas horas han sucedido dos cosas preocupantes: la primera, que Michael Zorc ha ratificado a Marco Rose, situación que deja claro que el entrenador está muy cuestionado. Y la segunda, que todo un estandarte del equipo como Mats Hummels dijo al acabar el partido ante el Rangers que “el equipo juega un fútbol demasiado complicado y sin sentido”, incidiendo en que “el primero, el segundo y el cuarto gol vienen tras pérdidas de balón innecesarias” y que el equipo no es capaz de solucionar sus problemas “a pesar de que el entrenador incida mucho en ellos”. Queda claro que el BVB está perdido y que ciertas soluciones defensivas, como ubicar a Akanji de lateral derecho o el regreso de Witsel al medio campo tras el 2-5 contra el Leverkusen no dan resultado, por no hablar de errores groseros e inadmisibles como los que comete Dan-Axel Zagadou partido tras partido. Por supuesto, la baja de Haaland complica todo un poco más, porque su presencia lo sostiene casi todo, por mal que funcione el equipo. Tras recibir nueve goles en los últimos dos partidos como local, el Dortmund y Rose se enfrentan nuevamente al escrutinio del Westfalenstadion, y lo van a hacer jugando ante el Gladbach, ex equipo del entrenador borusser. El partido, eso sí, supone una gran oportunidad para el equipo schwarzgelb, que si gana pondrá tierra de por medio con un Leverkusen que perdió ayer ante el Mainz, pudiendo ampliar el margen de puntos con la tercera plaza a ocho si gana. Por su lado, los potros, que llevaban cinco partidos sin ganar tras la victoria sumada en el Allianz ante el Bayern, se reencontraron con el triunfo el pasado fin de semana ante otro equipo bávaro, el Augsburgo. Bensebaïni, con gol y asistencia, y Manu Koné (que suma dos goles en los últimos tres partidos) fueron de lo más destacado en el Borussia Mönchengladbach, en el que está costando implantar con éxito el sistema de tres centrales de Adi Hütter. Una vez que venció en la última jornada, es probable que el técnico austríaco no toque el once que funcionó, mientras que en el Dortmund se sigue con atención la recuperación de Erling Haaland, cuya evolución día a día marca su disponibilidad. Los precedentes son halagüeños para el Borussia Dortmund, que suma ocho victorias consecutivas en casa ante el Borussia Mönchengladbach. J.N.

Apoya los contenidos en MarcadorInt y conviértete en un mecenas del proyecto a través de Patreon. Puedes apuntarte aquí.

Textos de Adrián Blanco (A.B.) y Jaume Naveira (J.N.). Foto de portada: edhiggins bajo licencia Creative Commons 3.0.

Related posts

Deja un comentario

*