Cinco alicientes del fin de semana en el fútbol europeo

Olympiastadion Berlin - Jäger & Sammler bajo licencia Creative Commons 2.0.

Oportunidad de reválida

Friburgo – RB Leipzig (sábado, 20:00)

A dos jornadas del final de la Bundesliga, el Friburgo dependía de sí mismo para entrar en la Champions, sumando dos puntos más que el RB Leipzig. Tras esos dos partidos, que se contaron por derrotas contra el Union Berlin y el Bayer Leverkusen, los de la Selva Negra no han podido cumplir el sueño de disputar la próxima Liga de Campeones debido a que el Leipzig sumó cuatro puntos de seis y les adelantó en la clasificación, pero ahora hay una segunda oportunidad de verse las caras con los toros rojos: la final de la DFB-Pokal. Hasta este año, el mejor resultado del Friburgo en la competición eran las semifinales de 2013 y un puñado de presencias en cuartos de final, pero en la actual temporada el equipo de Christian Streich ha dado un paso adelante en sus ambiciones y sus resultados, completando un camino muy solvente: las cinco eliminatorias que ha disputado el Friburgo, todas ellas a partido único, han sido fuera de casa y se han saldado con triunfo en los campos de Würzburger Kickers, Osnabrück (por penaltis), Hoffenheim, Bochum (en la prórroga) y Hamburgo. Una competición copera a partido único es un campo de minas que esconde trampas en cualquier rincón, pero el Friburgo ha sabido sortearlas todas hasta ahora, donde llega “el malo final”: el RB Leipzig, un club que para la gran mayoría de aficionados en Alemania es el verdadero némesis. Los de Domenico Tedesco ven en esta DFB-Pokal la oportunidad de redimirse, aunque sea un poco, tras quedar fuera de la Europa League en semis. El Leipzig tuvo un camino algo más propicio, con sólo un rival Bundesliga (el Union Berlin en semifinales) y dos de las cinco eliminatorias disputadas en casa, si bien la que les enfrentó al Hansa Rostock fue a puerta cerrada por el empeoramiento de los casos covid en el este de Alemania. Sandhausen, Babelsberg, el propio Hansa, Hannover 96 y Union Berlin han sido los oponentes de este Leipzig que comenzó el curso de forma titubeante con Jesse Marsch y que lo termina en la cresta de la ola con Domenico Tedesco. Como es cada vez más habitual, debería ser un duelo en que se enfrenten dos sistemas similares, respaldados en la presencia de tres centrales: el Friburgo acostumbra a ser un claro 3-4-2-1 (si bien jugó con un 3-5-2 en su último precedente con el RB), mientras que el Leipzig puede matizar algo más su propuesta, hasta el punto de que podríamos ver ese mismo 3-4-2-1, un 3-4-3 o un 3-5-2 con mayor refuerzo del medio campo. El RB Leipzig, que acostumbra a estar arriba desde el primer momento en que pisó la Bundesliga, juega hoy su tercera final copera tras llevarse dos buenos repasos del Bayern (3-0 en 2019) y el Dortmund (4-1 en 2021). Ambos clubes cuentan con 27.000 entradas para la final, si bien Streich se aventuró a decir que en realidad viajan 40.000 hinchas del Friburgo a Berlín. El técnico del Friburgo, que lo es desde hace 11 años, quiere obtener su primera DFB-Pokal tras haber sido campeón de la Copa juvenil hasta en tres ocasiones con la entidad. Streich, eso sí, no quiso decir si este partido era el más importante de la historia del club y se limitó a decir con cara seria que “sería genial” si el Friburgo campeona, apuntillando que “si no ganamos, el mundo tampoco se acabará”. Tedesco, por su lado, alababa al Friburgo y señalando episodios como el regreso de un internacional alemán como Ginter a los de la Selva Negra, decía que ello atestiguaba que el Friburgo ya no es ningún equipo pequeño. Sin esperar grandes cambios ni sorpresas en la alineación hay que destacar que Tedesco llegará al Olympiastadion con todos sus efectivos disponibles. Los toros rojos están invictos ante el Friburgo fuera de la propia Friburgo, ya que suman tres empates y cuatro victorias. Hoy sabremos de qué lado cae la 79ª edición de este torneo. J.N.

El City quiere asegurar su octava liga

Manchester City – Aston Villa (domingo, 17:00)

Hace una semana se cumplieron 10 años del imborrable gol de Agüero que le dio la primera Premier al Manchester City, el título que encarnó el comienzo de una época gloriosa para el club.  Respaldado en los miles de millones de euros procedentes de Abu Dhabi, la historia moderna del City daba su pistoletazo de salida ganándole el título al United… al estilo United: de forma épica y en el tiempo de descuento. Desde ese 13 de mayo de 2012, llegaron cinco ligas (tres de ellas bajo el mandato de Pep Guardiola y una batiendo el récord histórico de puntos), una FA Cup, seis Copas de la Liga y la primera final de Champions. El City tiene una hegemonía que consolidar ante el Liverpool de Klopp, el rival más duro y constante que ha tenido enfrente en esta era, y este domingo asegurará un nuevo título de Premier si obtiene una victoria ante el Aston Villa de Gerrard y Coutinho, dos figuras realmente amadas por la grada de Anfield. El brasileño, que hace poco más de una semana fichó en propiedad por el equipo de Birmingham, ha querido desmarcarse de estos deseos de la afición del Liverpool diciendo que “quiere jugar lo mejor posible en este partido pensando únicamente en el Aston Villa”, y es que tanto Philippe como Steven no se cansan de recibir mensajes de aficionados reds pidiéndoles que le echen una mano al Liverpool. Los de Jürgen Klopp están a un punto del City y la diferencia de goles general es el primer criterio de desempate (con un +72 del City y un +66 del Liverpool), así que necesitan vencer al Wolverhampton y que los mancunianos no ganen. Ya no quedan más partidos en esta temporada, así que en el City todos tratan de hacer un esfuerzo extra por estar en el día definitivo. Si bien Rúben Dias va a ser baja segura por su lesión en los isquios, tanto Stones como Walker tienen opciones de llegar al partido tras salir de sus respectivas lesiones. Por su lado, Ezri Konsa y Kortney Hause son bajas seguras y Leon Bailey tiene alguna mínima opción de llegar. Tras haber perdido a Jack Grealish y haber acometido un cambio de entrenador, esta ha sido una temporada de consolidación para el Aston Villa en la Premier, siendo capaz de atraer buenos refuerzos (robándoselos incluso a equipos del top 6) y de salvarse con total tranquilidad, si bien en ningún momento ha sido capaz de mirar hacia arriba. Guardiola hacía un llamamiento en la previa del partido a sus jugadores, diciendo que esto “es sólo un partido de fútbol” y que “no hay motivo para estar nerviosos o ansiosos”, por mucho que reconozca que sus jugadores sienten esos nervios en los días previos a la decisión del título. Los registros del City ante el Aston Villa en los últimos años son aplastantes: el equipo skyblue suman ocho victorias consecutivas ante los villanos contando partidos tanto en casa como fuera, y si nos fijamos en duelos ligueros en el Etihad, la cifra de victorias del City asciende a once consecutivas. J.N.

El City ya acaricia una nueva Premier League. Foto: edhiggins bajo licencia Creative Commons 3.0.
El City ya acaricia una nueva Premier League. Foto: edhiggins bajo licencia Creative Commons 3.0.

El Tottenham quiere volver a ser equipo de Champions 

Norwich City – Tottenham Hotspur (domingo, 17:00)

El Tottenham de Antonio Conte lo tiene en su mano. Ganando este fin de semana al Norwich City en su estadio, un equipo descendido hace ya unas cuantas semanas a la Championship, o mejorando al menos el resultado del Arsenal ante el Everton, sellará su billete a la próxima UEFA Champions League 2022/23. Un logro fundamental para la continuidad, la estabilidad y en definitiva el proyecto del técnico italiano en el banquillo del Tottenham Hotspur Stadium. El cuadro ‘Spur’ ha sido mucho más regular que los de Mikel Arteta en el tramo más decisivo de la temporada. La aplastante victoria por tres a cero en el último derbi del norte de Londres celebrado hace un par semanas y el triunfo del pasado domingo ante el Burnley en casa, gracias a un solitario tanto de Harry Kane, le han dado la vuelta a una situación que parecía muy de cara para el Arsenal. El equipo de Antonio Conte llega muy entero al partido más importante de la temporada, tanto a nivel físico como mental. El equipo cuenta con varios lesionados de larga duración que no volverán a vestirse de corto hasta la próxima temporada, como es el caso de Sergio Reguilón, Oliver Skipp y Matt Doherty, además de Cristian Romero y Japhet Tanganga, que están descartados hasta el próximo mes de junio. En las últimas horas ha saltado la alarma con Harry Kane, que lleva unos días indispuesto debido a una gastroenteritis, pero todo hace indicar que no se perderá el encuentro de este domingo ante el Norwich. Otra temporada más la conexión entre Harry Kane y Son Heung-Min ha funcionado a las mil maravillas. El futbolista surcoreano, de hecho, es el segundo máximo goleador del campeonato inglés, con 21 dianas y siete asistencias, solo un gol menos que Mohamed Salah; mientras que Harry Kane es el cuarto, con 16 tantos y ocho asistencias. Es decir, ambos han vuelto a ser el motor creativo y ofensivo de un equipo que, a estas alturas de la temporada, ha marcado 10 goles menos que el Chelsea, tercer clasificado, pero ocho más que el propio Arsenal, quinto, que en estos momentos sería equipo de la próxima Europa League 2022/23. Si lo consiguiese este fin de semana, el Tottenham regresaría a la Champions tras dos temporadas de ausencia. El último partido de los londinenses en la máxima competición continental fue una contundente derrota ante el RB Leipzig en los octavos de final de la 2019/20, por tres a cero, aún con José Mourinho en el banquillo. A.B.

El Burnley se lo juega todo a la última carta

Burnley – Newcastle (domingo, 17:00)

Solo puede quedar uno. Burnley y Leeds United se jugarán este domingo vivir o morir en una última jornada de infarto para ambos. Los dos equipos llegan al partido número 38 de la Premier League empatados a puntos, con 35, es decir, poco más de un punto de media por encuentro disputado, pero en situaciones muy diferentes: el Burnley se estaría salvando, pues es 17º en la clasificación, y el Leeds estaría bajando de nuevo a la Championship siendo el 18º clasificado. Las cuentas, por tanto, son claras. El Burnley se quedará otra temporada más en la Premier League ganando o empatando su partido ante el Newcastle, salvado de manera matemática de manera muy holgada hace ya unas cuantas semanas, puesto que en caso de igualdad de puntos prevalece la diferencia general de goles, y esta favorece claramente al Burnley, con un diferencial negativo de -18 en comparación al -38 que tiene el Leeds United en su casillero. Son 20 goles de diferencia. Una desventaja insalvable para un partido. El Burnley, como decimos, recibe en su estadio a un Newcastle que atraviesa una racha irregular de resultados. Viene de ganar al Arsenal por dos goles a cero el pasado lunes, un partido que ha acabado de dilapidar las opciones de los gunners de entrar en la Champions League 2022/23, pero antes de ese partido encadenó dos tropiezos consecutivos ante los dos grandes cocos de la competición, Liverpool y Manchester City. De hecho, lejos de su estadio, el equipo de Eddie Howe solo ha ganado uno de sus últimos cinco encuentros. Fue ante el Norwich City, ya descendido a la Championship; los otros cuatro partidos fueron cuatro derrotas. El Burnley, por su parte, no gana en Premier desde el pasado 30 de abril, cuando asaltó Vicarage Road por un gol a dos, y encadena dos derrotas y un empate en los últimos tres partidos. No obstante, la racha de resultados del Leeds United es tan negativa que a pesar de ello continúa fuera de los puestos de descenso. El equipo de Jesse Marsch visita este fin de semana al Brentford, que está en una situación idéntica a la del Newcastle: mitad de tabla, con 46 puntos, aunque su racha de resultados es algo más positiva. Todo se va a decidir en esta última jornada, pero el Burnley llega como favorito sobre el Leeds a la jornada más importante para ambos en sus últimos años de historia. A.B.

El Burnley quiere quedarse una temporada más en la Premier. Foto: Jameboy bajo licencia Creative Commons
El Burnley quiere quedarse una temporada más en la Premier. Foto: Jameboy bajo licencia Creative Commons

El Milan puede volver a ser campeón… ¡11 años después! 

US Sassuolo – AC Milan (domingo, 18:00)

El Milan está más que nunca de volver a levantar un Scudetto. La última vez que el Milan salió campeón de Italia fue en la temporada 2010/11, con Massimiliano Allegri sentado en el banquillo rossonero, y en aquella ocasión se impuso con una ventaja de seis puntos sobre su perseguir más cercano, el Inter, que hoy está tan solo dos puntos por debajo. De hecho, el flamante campeón de la Coppa Italia y vigente campeón de la Serie A aún tiene opciones de conquistar este Scudetto, pero para ello necesita que el Milan caiga ante el Sassuolo y ganar en su caso ante una Sampdoria ya salvada por las matemáticas. El Milan ganó aquella liga en la 2010/11 con 82 puntos (en 38 jornadas), un punto menos de los 83 que ya ha sumado a estas alturas de la temporada, por 81 que tiene el Inter en su casillero. El Milan es el equipo más regular del Calcio, con cinco victorias consecutivas en las últimas cinco jornadas, y de ahí que haya llegado al tramo decisivo del curso con la opción de ganar el Scudetto en su propia mano. En estos cinco últimos encuentros el equipo rossonero ha hecho 10 goles y ha encajado dos. Datos que avalan una entereza futbolística y emocional que Stefano Pioli ensalzó el fin de semana pasado en rueda de prensa tras derrotar por dos goles a cero a la Atalanta. “Lo que el equipo está haciendo desde el punto de vista mental es increíble. Pase lo que pase hemos crecido y ganar un partido así a estas alturas, en un momento tan importante de la temporada, es difícil. Lo cual significa que a nivel mental estamos fuertes y tenemos futbolistas con talento y calidad que pueden resolver en cualquier momento un encuentro”, reconoció un Pioli que, para muchos, sigue siendo una figura muy infravalorada dentro del fútbol europeo. En el aspecto deportivo el Milan llega con todo el equipo disponible para el partido de este domingo a excepción del lesionado Simon Kjaer, que continúa recuperándose de su grave lesión de rodilla. Por tanto, Stefano Pioli podrá volver a alinear el once titular de gala con Rafael Leao y Olivier Giroud en punta, con el portugués acostado a la banda izquierda y el francés como referencia más adelantada, aunque será duda hasta última hora el futbolista que ocupe la mediapunta del 4-2-3-1. Pioli maneja hasta tres opciones diferentes para esta posición: Rade Krunic, Frank Kessié (que disputará su último partido oficial con el Milan antes de fichar por el FC Barcelona) o Brahim Díaz. El Mapei Stadium de Reggio Emilia estará lleno hasta la bandera con una invasión total de los aficionados del Milan que se desplazarán en masa para presenciar este partido, en el que el cuadro rossonero puede volver a ser campeón de Italia once años después, ante un rival, eso sí, que en los últimos años le ha amargado varias veces la existencia al Milan. Esta misma temporada, en noviembre, sin ir más lejos, el Sassuolo ganó en San Siro por uno a tres. A.B.

Apoya los contenidos en MarcadorInt y conviértete en un mecenas del proyecto a través de Patreon. Puedes apuntarte aquí.

Textos de Jaume Naveira (J.N.) y Adrián Blanco (A.B.). Foto de portada: Jäger & Sammler bajo licencia Creative Commons 2.0.

Related posts

Deja un comentario

*