Un invitado sorpresa en la lucha por Europa

Radja Nainggolan of Belgium in action during the UEFA Euro 2016 quarter final match at Stade Pierre-Mauroy, Lille
Picture by Paul Chesterton/Focus Images Ltd +44 7904 640267
01/07/2016

Superado el primer tercio de temporada, el Cagliari ha presentado su candidatura a equipo revelación de la Serie A 2019-20. El combinado sardo ocupa la cuarta posición en la tabla, con 28 puntos, y mantiene un ritmo parecido al de Lazio o Roma, claros aspirantes a terminar en los puestos de acceso a la Champions. Supera a entidades como Nápoles, Milan, Fiorentina o Atalanta, más exitosas en los últimos tiempos, e incluso ha logrado un colchón de ocho unidades de distancia respecto al cuadro de Ancelotti, séptimo en la frontera entre los equipos que jugarán en Europa el próximo curso y los que no. Tras dos campañas seguidas jugando con fuego, particularmente cerca del descenso, el Cagliari ha armado una de las plantillas más competitivas que se le recuerdan en años a partir de una serie de aciertos en la planificación deportiva. A diferencia de lo que en ocasiones ocurre en clubes que pierden a su mayor estrella, su capitán y buque insignia, el Cagliari ha aprovechado la salida de Nicolò Barella al Inter para reforzar todas las líneas con nombres que han elevado el nivel del elenco sardo hasta puntos insospechados hace apenas unos meses.

Artículo relacionado: Hiperactividad al servicio de Conte, así juega Nicolò Barella

El campeón de la Serie A en 1970 contaba con uno de los jóvenes valores más codiciados en el mercado italiano. Nicolò Barella se había convertido en la gran referencia del Cagliari a pesar de su corta edad. Con 22 años era el capitán del equipo y su mejor futbolista, energético en la presión, agresivo sin el balón, fino en la asociación y hambriento para pisar el área contraria y buscar engrasar sus cifras goleadoras desde el centro del campo. Al final el Inter se llevó al canterano sardo en una operación compleja para equilibrar las cuentas del club nerazzurro: cesión con obligación de compra, con un primer pago de 12 millones por el préstamo, 25 millones más por el traspaso que se realizará el próximo verano y una serie de variables que pueden elevar unos 13 millones más la operación a medio y largo plazo. El Cagliari se aseguró 37 millones a corto plazo, un tercio para usar directamente, y podría ingresar 50 si se cumplieran todos los parámetros. El refuerzo para la economía de la institución sarda fue mayúsculo, y el incremento de recursos del club repercutió en su política en el mercado veraniego. El Cagliari se hizo con los servicios de Nahitán Nández por 18 millones de euros, un internacional uruguayo, con experiencia en el Mundial con la selección charrúa y con una final de la Copa Libertadores a sus espaldas con Boca Juniors. También amortiguó el impacto de la inversión de nueve millones realizada por Alberto Cerri, que llegó cedido con una obligación de compra en el verano de 2018 y al que compró de forma definitiva en febrero de 2019. Christian Oliva, mediocentro uruguayo de Nacional, fue otra apuesta importante del club, que abonó 5 millones de euros más, mientras otra parte del presupuesto del club se destinó a incorporar a jugadores relativamente contrastados en la Serie A en base a cesiones. Giovani Simeone (3 millones y lo que corresponda del sueldo), Marko Rog (2 millones y lo que corresponda del sueldo), Robin Olsen procedente de la Roma, Luca Pellegrini prestado de vuelta por la Juventus o Radja Nainggolan, que desembarcó en la Serie A a través del Cagliari y que todavía pertenece al Inter.

Barella.
El dinero que ha dejado Barella ha servido para reconstruir al Cagliari. Foto: MarcadorInt/T. Martínez (Todos los derechos reservados).

Algunas de las cesiones del Caglari vienen acompañadas de obligaciones de compra al término del curso (Rog y Simeone, principalmente), pero al fin y al cabo la política de fichajes del club está clara. Futbolistas curtidos, con experiencias de calidad en un nivel superior. Marko Rog y Robin Olsen han jugado torneos de exigencia con sus respectivas selecciones, con el sueco como una de las estrellas del combinado nórdico que alcanzó los cuartos del pasado Mundial a pesar de que el salto a la Roma le quedara grande. Nainggolan también regresa a un club que conoce con el bagaje de quien ha disputado unas semifinales de la Eurocopa con Bélgica y otras de la Champions con la Roma. Simeone tuvo un buen rendimiento en sus dos primeros cursos en el Genoa y la Fiorentina. Incluso Ragnar Klavan, incorporado unos meses antes, responde a ese perfil tras su sorprendente fichaje por el Liverpool. Todos mejoran lo que había y aportan un poso que el Cagliari ha agradecido en algunos momentos delicados. Perdieron los dos primeros partidos del curso y cayó lesionado de gravedad su delantero estrella Pavoletti, autor de 16 goles la temporada anterior. Sin embargo, el Cagliari se levantó después de conocer que Pavoletti se había roto el cruzado y ahora encadena doce partidos sin conocer la derrota. Ha sumado 17 de los últimos 21 puntos en juego, una racha tan positiva que le ha elevado hasta los puestos de acceso a la Champions y le ha permitido aprovechar el mal momento de clubes como Milan y Nápoles. La confianza del elenco sardo también se ha visto apuntalada por algunos resultados de prestigio en algunos de los estadios de mayor dificultad de la Serie A. El Cagliari sacó un empate de su visita a la Roma, ganó en San Paolo contra el Nápoles gracias a una exhibición casi milagrosa de Robin Olsen bajo palos y también sumó los tres puntos en Bérgamo ante un Atalanta que jugó todo el segundo tiempo con un hombre menos por una expulsión infantil de Josip Ilicic.

Cagliari - Football tactics and formations
Alineación que ganó a la Fiorentina por 5-2 antes del parón de selecciones, en un once cercano al ideal en el Cagliari.

A pesar de lo que pueda parecer por la confección de su plantilla o lo que ha sido durante las últimas temporadas, el Cagliari no es un equipo particularmente fuerte a nivel defensivo. Sus cifras de goles encajados no son negativas, pero sí superan la media del tanto recibido por encuentro y solo han dejado la portería a cero en tres partidos (SPAL, Nápoles y Atalanta). En Bérgamo contribuyó la citada expulsión de Ilicic y en Nápoles se aliaron tanto los palos como el acierto de Olsen, en una noche en la que resultó prácticamente incomprensible que el cuadro partenopeo no perforara la meta sarda. El Cagliari cuenta con centrocampistas agresivos sin la pelota, que abarcan muchos metros, y a los que les gusta presionar. El cuadro sardo es feliz cuando puede adelantar el bloque, soltar a varios futbolistas a incomodar los primeros pases de los rivales y provocar pérdidas que le permitan desplegarse a la contra. Ahí es un equipo letal con la potencia de Joao Pegro, la pegada de Nainggolan, el despliegue de sus interiores o los movimientos de Gio Simeone para detectar los espacios o arrastrar a los defensas. Si fuerza el pelotazo largo, Klavan y Pisacane también pueden imponerse en el juego aéreo. Rog y Nández encajan como un guante con lo que se le pide a los centrocampistas azulgrana y el croata viene rindiendo a un nivel muy alto recientemente.

Apoya los contenidos en MarcadorInt y conviértete en un mecenas del proyecto a través de Patreon. Puedes apuntarte aquí.

Ordenado de forma habitual en una especie de 4-3-2-1, con Joao Pedro y Nainggolan bastante centrados por detrás de Simeone, el Cagliari acumula muchos efectivos por dentro que le permiten ofuscar la salida de balón de los rivales y aglutinar muchos futbolistas cerca del cuero cuando roba y ataca. Ante la Fiorentina, incluso, la saturación del carril central permitió a varios de estos futbolistas combinar en acciones muy rápidas, verticales y precisas que desarbolaron a la defensa viola. Sin embargo, el Cagliari suele dejar libres los carriles para que se sumen los laterales. Cuando toca elaborar el juego desde atrás, el Cagliari necesita de la profundidad de sus jugadores exteriores y del criterio de Luca Cigarini. Si el ex del Atalanta no organiza los ataques, todo se atasca. Los sardos no son una plantilla particularmente dotada para sacar la pelota desde atrás ni asumir riesgos con el cuero, por lo que cualquier presión bien organizada les obliga a rifar el balón y buscar las segundas jugadas en campo contrario. Pavoletti es un maestro en esta faceta, por ejemplo. Sin embargo, muchas de las acciones de peligro del Cagliari se gestan en centros laterales. El combinado sardo es el equipo que más centra de la Serie A, ligeramente por encima del Inter, y también lidera la clasificación de los goles anotados de cabeza este curso, con seis dianas, las mismas que el cuadro de Antonio Conte. Cuando se asoma al área contraria, el Cagliari es un equipo efectivo: no es uno de los equipos que más dispara a portería, pero sí se trata de uno de los que más goles marca (4º) en la liga. Ha anotado 29 dianas en apenas 68 disparos dirigidos entre los tres palos.

Cerri. Foto: Marcaodrint
Alberto Cerri anotó el gol de la victoria ante la Sampdoria en el último minuto del descuento. De cabeza, claro. Foto: MarcadoInt/T. Martínez (Todos los derechos reservados).

La dinámica positiva del primer tercio de curso hace soñar a los pupilos de Rolando Maran con regresar a Europa, escenario en el que no juegan desde que alcanzaron las semifinales de la UEFA en la temporada 1993-94. Se han convertido en un equipo incluso divertido de ver -sus últimos cinco partidos han promediado cinco goles de media entre lo que anotan y lo que encajan- y su fútbol cada vez es más reconocible. Sin embargo, la capacidad para mantener a su columna vertebral sana y regularidad a lo largo de la campaña es lo que marcará las aspiraciones de un conjunto que tarde o temprano debería afrontar una racha algo más negativa. Ha democratizado el gol, por lo que no depende únicamente del acierto de Joao Pedro (9 dianas), pero defensivamente concede bastantes facilidades empezando por Robin Olsen, ágil bajo palos pero con dificultades para blocar el balón de primeras. Concede bastantes remates, los interiores no siempre pueden llegar a abarcar todas las ayudas ni recuperar la posición y les cuesta cerrar las bandas cuando los adversarios atacan por fuera. La plantilla rossoblu es bastante completa, pero tampoco excesivamente amplia. Cerri es el delantero suplente, Castro y Nández suelen pelear por completar el elenco de centrocampistas, Oliva es un mediocentro interesante para la rotación aunque responda a un corte muy distinto al de Cigarini y Rafael debe demostrar que todavía puede ser un guardameta de garantías tras la suspensión de cuatro partidos que le ha caído a Olsen por una agresión en el Lecce 2-2 Cagliari de finales de noviembre. Sin embargo, el descenso ya no es una amenaza para un Cagliari que ha vuelto a ilusionarse como hacía tiempo que no se recordaba en Cerdeña.

Foto de portada: Focus Images Ltd.

Related posts

2 comments

La gran revelación del curso en la temporada de su centenario y 50 años de su único Scudetto (69/70).
Muy buen momento de João Pedro que le ha sentado muy bien la suspensión por dopaje y Pellegrini ofensivamente ha dado un paso adelante.
Si Pavoletti vuelve en condiciones para final de campaña puede ser su mejor fichaje.

Coincido, sí. A ver si dura toda la temporada lo de Joao Pedro, que además es muy importante para que el equipo pueda hacer daño en transición, pero me gusta su agresividad para atacar los centros laterales. Están optimizadas las mejores piezas de la plantilla y eso que hay ya buenos mimbres.

Deja un comentario

*