Handanovic evita una semana redonda de la Juve

Mandzukic anotó un doblete. Foto: Focus Images Ltd

En poco más de una semana, la Juve ha podido dar un estruendoso golpe de autoridad en la pelea por el título en Italia. Si hace escasos ochos días el conjunto bianconero rompió la imbatibilidad liguera del fulgurante Napoli y le venció en su propio campo, anoche en el Juventus Stadium estuvo a punto de hacer lo propio con el equipo que cogió el testigo en la cabeza de la escuadra de Maurizio Sarri, el también invicto Inter de Spalletti. Sólo una brillante actuación de Samir Handanovic evitó que una Vecchia Signora que remató ocho veces más a puerta que los neroazurri se marchara del encuentro con el liderato bajo el brazo. Sí se llevaron la sensación general de que, a la hora de la verdad, en Italia siguen mandando ellos.

Tras ganar en San Paolo, Allegri fue duramente acusado de especulador por la crítica. Ese día, es verdad, su equipo renunció prácticamente a atacar después de que Higuaín los adelantara en un contraataque antes de que hubiera transcurrido el primer cuarto de hora. Sin embargo, en la cita de ayer, la Juve se volcó con todo en busca de la victoria y embotelló hasta el final a un Inter que fue incapaz de deshacerse del intenso asedio bianconero. El campeón italiano posee una plantilla tan amplia que permite a su entrenador mostrar caras muy dispares dependiendo de la situación y eso, en una liga habitada por equipos de tan diversa factura táctica como la italiana, es un preciadísimo atributo del que solo ellos pueden presumir. Si en Nápoles el conjunto bianconero atascó la mágica agilidad con la pelota del conjunto celeste, ayer la gran amenaza del Inter, el temible Mauro Icardi, apenas la tocó en campo rival. Por detalles como esos siguen siendo los grandes favoritos al título.

Juventus 0
Inter 0

juve vs inter - Football tactics and formations
Formaciones iniciales. Foto:sharemytactics.

Allegri alineó una formación de un perfil eminentemente físico con la aparente intención de impedir que las artesanales posesiones del Inter pudieran profundizar en campo rival. El conjunto neroazurri es un colectivo muy paciente, que cuida mucho que sus primeros pases sean limpios, y la Juve fue agresivamente a evitar que el conjunto de Spalletti pueda desplegarse como les gusta. Es verdad que, en términos de ocasiones,  el Inter apenas intimidó la meta de Szczesny, pero si se encontró cómoda con la pelota fue gracias a un Borja Valero al que es un auténtico regalo ver jugar al fútbol en esta etapa de su carrera. El centrocampista madrileño, ayer en el doble pivote, marcó los tiempos del juego del Inter con maestría. Con jerarquía, con naturalidad, con clarividencia. Buscaba la pelota, la escondía y la llevaba donde no había atención rival, permitiendo así que, en un principio, su equipo superara el acoso en primera línea.

Pero el encendido ritmo que le metió la Juve al encuentro provocó que poco a poco la presencia de Valero se fuera apagando. La Vecchia Signora buscaba la meta rival de forma mucho menos sofisticada que el Inter; más directa, más rudimentaria, pero también más demoledora. Un descomunal Juan Guillermo Cuadrado fue creciendo en el partido y convirtió su banda derecha en un verdadera autopista. La Juve empezó a asediar a centros el área pequeña interista, buscando sobre todo la cabeza de Mandzukic, y gobernaba la segunda jugada gracias a la exuberante fiereza en lo físico de Matuidi y Khedira. El campeón italiano atacaba con tanto peligro que ni siquiera nos acordamos de que Dybala no estaba en el campo. Allegri lo introdujo a falta de 15 minutos para el final por Khedira, en un cambio de una naturaleza ofensiva inequívoca, pero lo cierto es que no le dio tiempo a tener demasiado peso en el encuentro. El Inter aguantó la tormenta y logró in extremis un empate que, visto el desarrollo del partido, debe saberle a miel, pero al mismo tiempo es un resultado que le hará perder su efímero liderato si el Nápoles gana hoy a la Fiorentina.

Foto de portada: Focus Images Ltd

Related posts

3 comments

Que habilidad tiene Max Allegri para desactivar las principales virtudes de los rivales.

Contra el Napoli consiguió anular la fluidez ofensiva del conjunto de Sarri con su eficiente repliegue y se llevó los tres puntos.

Ayer, plantea un equipo muy físico (sin Dybala y con dos interiores de trabajo) y logra que el Inter no consiguiera sacar el balón limpiamente (excepto cuando aparecía Borja Valero). También acierta al incluir a Cuadrado en la derecha, pues Perisic estuvo más pendiente de defender sus arrancadas que de pisar área.
De no ser por Handanovic, habrían ganado de nuevo los tres puntos.

Por cierto, siempre que sale su nombre lo comento, para mí el meta esloveno está muy infravalorado. Quizás las causas sean el no jugar Champions y el ser suplente en una selección poco mediática (lo siento Axel xD). Yo lo veo como uno de los tres mejores porteros de la Serie A (o incluso el mejor) y Top15 mundial.

Deja un comentario

*