Se miraron a los ojos

fil-juventus-inter-08

Juventus y Napoli jugaron una final en Turín, o al menos esa sensación percibe uno tras analizar en frío lo visto sobre el césped del líder del fútbol italiano. Los del Sur de Italia eran conscientes de la importancia de sumar en el Juventus Stadium para mantenerse como mínimo a dos partidos de la primera plaza, y la ocasión invitaba a ello pese a que el coliseo juventino se había mostrado inexpugnable en las últimas 21 jornadas ligueras. Los bianconeri venían de dejarse puntos ante rivales de relumbrón tanto en Champions como en Serie A (pinchazos ante Sevilla, Inter y Milan) y la baja por lesión de Dybala menguaba a priori su potencial ofensivo. En el Napoli, Sarri apostó por Mertens como futbolista más adelantado, Chiriches acompañó a Koulibaly en el centro de la zaga y Diawara ejerció de mediocentro, cubriendo las espaldas de Hamsik y Allan.

El choque arrancó con ritmo: choques disputados, una sucesión interminable de faltas y la intervención continuada del colegiado tratando de manejar la dureza con la que se empleaban los dos conjuntos. Con el 1-3-5-2 de las grandes citas, la Juventus no logró desplegarse con comodidad en ataque, como detallaría Allegri en la sala de prensa. La ausencia de un enganche al uso y la presencia del omnipresente Diawara como ancla dificultaron el trabajo de los centrocampistas locales, sobre todo de un Hernanes bastante dibujado. Mención especial merece el mediocentro guineano del Napoli, impecable no solo en la brega y el trabajo oscuro sino también en la distribución de la pelota. Diawara ocupa metros a lo ancho y a lo largo, y le cuesta frenar su deseo de participar en todo momento: va y viene, y siempre se acerca al poseedor del esférico, un pecado de juventud. No tiene el dinamismo con balón de Jorginho, pero sí algo distinto que llama poderosamente la atención: un pase vertical tenso y preciso capaz de girar a la línea de medios del rival. Es tan arriesgado como productivo, aunque quizá influya que ante la Juventus siempre tomó la decisión correcta.

Massimiliano Allegri: “El Napoli ha jugado muy bien, es un equipo que practica un fútbol muy bonito. El partido cambió en la segunda parte, elevamos el ritmo, y a la vez cayó un poco el suyo. También asumimos riesgos, si bien el gol que concedimos fue evitable”.

Kalidou Koulibaly: “Perder así da rabia, hemos jugado mejor que la Juventus. Hemos hecho un buen partido, jugando con personalidad. No era fácil en este estadio, creo que merecíamos más. No es fácil contrarrestar aquí a la Juve y yo creo que hemos estado mejor. Pero ellos han tenido más puntería. Si seguimos jugando así, podemos ganar a cualquiera. Es una pena haber perdido, da rabia. Pero hay que seguir trabajando así, es el camino correcto”.

Juventus 2 (Bonucci 50′, Higuaín 71′)

Napoli 1 (Callejón 54′)

Juventus vs Napoli - Football tactics and formations

Ghoulam salió retratado en las fotos de los dos goles, en sendas acciones defensivas deficitarias que facilitaron el trabajo de Bonucci e Higuaín. Dos despejes defectuosos del internacional argelino acabaron costándole a los hombres de Sarri el empate, puesto que entre el primer y el segundo gol de la Vecchia Singora llegó el tanto de la igualada. Un balón picado de Insigne a la espalda de Álex Sandro que Callejón aprovechó con mucha clase. Poco se puede criticar de un Napoli mejor plantado y más ambicioso que en anteriores visitas a Turín, pues la imagen fue la adecuada y el equipo no se achicó en ningún momento. La Juventus celebra el triunfo, pero los partenopeos solo pueden estar decepcionados por el marcador, como es lógico, porque el camino actual sí es el correcto.

fil-juventus-napoli-33
Aficionados de la Juventus. Foto: Focus Images Ltd.
Foto de portada: Focus Images Ltd.

Related posts

Deja un comentario

*