La cacofonía de Montella

Montella no estará contento con el desempeño defensivo del Milan. Foto: Focus Images Ltd.

A pesar de la extraordinaria inversión realizada el pasado verano para reforzar todas las líneas del equipo, el nuevo Milan de Montella no arranca. La misma semana en la que el New York Times publicó un artículo durísimo en el que cuestionaba la procedencia del dinero del nuevo propietario del club rossonero, la misma semana en la que Vincenzo Montella regresaba a Nápoles, su tierra natal, el Milan volvió a evidenciar la distancia que separa al conjunto del norte de Italia del resto de proyectos TOP de la Serie A. La volea de Alessio Romagnoli en el tiempo de descuento, uno de los goles del fin de semana, quizás maquille el marcador y las sensaciones de la derrota milanista en San Paolo, pero a pesar de ello la diferencia a día de hoy entre ambos proyectos es abismal. Nápoles, Juventus, Lazio, Sampdoria, Inter y Roma. El Milan ya ha jugado contra los primeros seis clasificados de la Serie A. A veces en casa; otras a domicilio. Son los seis partidos que ha perdido. Los únicos que ha perdido esta temporada, incluso, si sumamos las competiciones europeas. Sin embargo, cada duelo directo no hace otra cosa que devolver a la realidad a los de Vincenzo Montella.

Nápoles 2 (Insigne 33′, Zielinski 72′)
Milan 1 (Romagnoli 92′)

Milan vs Napoles - Football tactics and formations

El partido en Nápoles fue la enésima constatación de que el proyecto rossonero aún está en pañales si se le compara con un equipo estable que juega de memoria como el conjunto de Sarri. No es extraño ver cómo los roles de varios de los futbolistas en el Milan aún no están asimilados por los propios protagonistas. En San Paolo uno de los ejemplos más evidentes fue Fabio Borini, carrilero derecho en fase ofensiva y lateral en línea de cuatro cuando tocaba defender. Si el Milan atacaba con el balón, los de Montella cerraban con Musacchio, Bonucci y Romagnoli, algo habitual a lo largo del curso. Sin embargo, una vez se producía la pérdida, simplemente era Borini quien reculaba para formar una zaga de cuatro efectivos, un mecanismo que también se ha repetido en algunas ocasiones, como con Abate en la banda derecha frente a la Juve. Esto provocó ciertos desajustes en la banda más fuerte del Nápoles que el cuadro partenopeo se encargó de castigar: forzó la tarjeta amarilla de Borini a los 5 minutos y luego Insigne y Mario Rui no se cansaron de ganar la espalda al ex del Chelsea con constantes movimientos de ruptura. La falta de entendimiento entre Musacchio y Borini fue desoladora, a pesar de que el internacional italiano haya tenido que reciclarse como carrilero tras la grave lesión de Andrea Conti, que trastocó los planes de Montella.

Borini fue el punto débil del Milan, aunque no el único jugador que todavía chirría en el esquema de Montella. Uno de los futbolistas que mejor reflejan las dificultades de los rossoneri es Franck Kessié. El costamarfileño arrancó el curso pasado como un avión en el Atalanta, cuando llamó la atención de todo el mundo siendo un futbolista prácticamente desconocido. Atrajo la atención de los gigantes de la Serie A gracias a su despliegue físico y personalidad en sus primeros partidos en la élite. Este curso, no obstante, al centrocampista africano se le nota falto de confianza. Ante el Nápoles firmó una actuación errática, marcada por una toma de decisiones a menudo precipitada. Intentó sorprender a Reina con disparos desde 30 metros sin casi opciones de generar peligro y falló pases a priori fáciles en la medular. Un futbolista de su dinamismo brilla cuando puede abarcar muchos metros, pero sin embargo el africano sufrió para zafarse de la presión del Nápoles, que a menudo empujaba al Milan a jugar en largo. También padeció por esa misma presión Montolivo, lento en el giro y en la ejecución del pase si nota el aliento ajeno en la nuca.

Locatelli.
Locatelli jugó cerca de Kalinic. Foto: MarcadorInt/T.Martínez (Todos los derechos reservados).

Compartió algunos de estos problemas Manuel Locatelli, que actuó en una posición poco habitual para él. Montella alineó al canterano milanista en la zona de tres cuartos. Locatelli a menudo fue el segundo jugador más adelantado del Milan, una especie de mediapunta escorado hacia el flanco izquierdo cuando los norteños atacaban y a medio camino entre mediapunta e interior izquierdo cuando tocaba ponerse el mono de trabajo. Locatelli, mediocentro de formación, es un futbolista de fantástico toque de balón pero más acostumbrado a trabajar cerca de la base de la jugada, y tampoco se trata de una pieza apta para correr al contragolpe para escoltar a Kalinic. Enjaulado entre líneas, Locatelli apenas pudo participar. Un caso más o menos parecido al de Bonaventura, que jugó pegado a la banda izquierda, donde su capacidad para inventar el último pase es menos determinante. En ataque, a menudo todo el peligro milanista se reduce a la inspiración de Suso, que se retiró lesionado en el primer tiempo, o al nervio del jovencísimo Cutrone, en el banquillo en San Paolo, pues cuesta conectar con los puntas (André Silva y/o Kalinic). Montella ha agitado en varias ocasiones a su Milan, pero de momento no acaba de dar con la tecla. Posee uno de los pianos más caros de la Serie A, pero por ahora la música que se escucha cada dos semanas en San Siro resulta estridente para una hinchada que sueña con acercarse a la excelencia de etapas anteriores.

Foto de portada: Focus Images Ltd.

Related posts

4 comments

Este Milan de Montella no tiene identidad de juego alguna. Si encima el técnico napolitano aleja a jugadores clave de su posición natural, los problemas seguramente se agravan. Me pareció especialmente errática la demarcación de Locatelli y de Bonaventura, dos jugadores cuyas mejores cualidades se vieron opacadas por su posición en el campo. Ya lo de Borini a parte…
Con la opción de alinear una defensa de 5 y potenciar el centro del campo con los jugadores de buen toque que tiene, parece que prefiere sentar a hombres como Ricardo Rodríguez y Abate y esperar que sea Suso siempre y si no Cutrone por sorpresa los que ganen todos los partidos.. Cuánto queda por hacer..

De verdad que nunca habia visto un tecnico tan pedante e incompetente , cada que leo sus declaraciones post partido me dan ganas de comprar ticket a Italia y darle una buena tunda a este miserable, pero la culpa no la tiene él si no los que les dejaron en el cargo , no se wue pensaba Fasobelli al dejarle este proyecto a un tipo como Montella

A mí me sorprende los tumbos que ha dado. De inicio a mí no me disgusta tanto Montella, creo que en la Fiorentina lideró un proyecto bonito en un club que necesitaba una regeneración y que a menudo pecó de ingenuo en defensa. Parece que le ha marcado bastante ese paso por Florencia, pues ahora se le ve bastante más contenido. Yo creía que iba a ser más creativo a la hora de armar el equipo para que funcionara del centro del campo hacia delante, pero de momento no da con esa tecla. Le ha afectado la baja de Conti en el carril derecho, pues con Conti y Ricardo Rodríguez podría contar con dos futbolistas de cierta profundidad en las bandas (tanto en línea de cuatro como de cinco) y atrás la inversión por Bonucci y Musacchio hace que no quiera prescindir de ninguno de ellos o de Romagnoli. Y me parece que esos condicionantes determinan luego las dificultades para ordenar todo lo que se mueve por delante.

Deja un comentario

*