Una actualización necesaria

Giorgio Chiellini of Juventus and Franck Kessie of AC Milan during the Italian Super Cup match at King Abdullah Sports City, Jeddah
Picture by Stefano Gnech/Focus Images Ltd +39 333 1641678
16/01/2019

La derrota en el Derby della Madonnina dejará un regusto amargo al Milan de cara al parón de selecciones, pero no debe ocultar la mejoría del cuadro de Gennaro Gattuso en las últimas semanas. El equipo rossonero ha sumado 20 de los 27 puntos en juego en la Serie A en 2019 y pelea por regresar a la final de la Coppa en una edición en la que la Juventus ya ha sido apeada. Su buen rendimiento liguero le ha permitido colarse en el TOP4, que da acceso a la Champions, e incluso ostentar la tercera posición antes de perder contra el Inter. Por otro lado, las semifinales de Coppa pueden convertirse en el camino más rápido para tocar metal: el Milan no conquista un título largo desde que celebró la liga en 2011, si quitamos de la ecuación la Supercoppa que le ganó a la Juventus en 2016 tras el doblete bianconero.

Ocho años sin alzar títulos y cinco años desde el último partido de Champions contra el Atlético de Madrid. El Milan se debate entre los dos frentes abiertos que tiene en este tramo final de temporada después de caer en la fase de grupos de la Europa League contra todo pronóstico. La eliminación en la segunda competición continental supuso una decepción terrible, pero no hay mal que por bien no venga, pensará Gattuso. El Milan se ha centrado en los torneos domésticos, ha rebajado una carga de partidos para la que su plantilla seguramente no estaba todavía preparada y ha mejorado en el mercado de invierno dos posiciones en las que necesitaba una actualización. Para resolver los problemas de un equipo plano con la pelota, aterrizó el centrocampista brasileño Lucas Paquetá, de 21 años, tras brillar en Flamengo. Y ante el decreciente rendimiento de Gonzalo Higuaín, que tras marcar en cinco partidos seguidos entre septiembre y octubre desapareció (solo anotó dos goles desde entonces), el club invirtió en Krzysztof Piatek, delantero de moda en el Calcio tras su sorprendente irrupción en el Genoa. Entre ambos han acabado de cambiarle la cara al Milan de Gattuso.

Artículo relacionado: Así juega Piatek

Piatek.
Piatek sigue marcando goles en el Milan. Foto: MarcadorInt/T. Martínez (Todos los derechos reservados).

En apenas 10 partidos, Piatek ya ha igualado las cifras de Gonzalo Higuaín (8 goles) entre todas las competiciones. El impacto del delantero polaco ha sido muy parecido al que tuvo en el Genoa, sin el componente de sorpresa. El ariete fichado del club de la Liguria promedia un tanto cada 92 minutos de juego con el club rossonero, que ahora vuelve a intimidar en el área contraria. Piatek necesita muy poco para marcar un gol y menos aún para generarse una oportunidad dentro del área. Remata lo que sea, como sea, desde cualquier posición, sabe usar el cuerpo para abrirse un espacio que le permita llegar antes que su marcador y también juega con sentido de espaldas a portería siempre que pueda combinar a un toque. Sus dos primeros goles permitieron ganar al Nápoles en los cuartos de la Coppa y cuatro de sus dianas han abierto la cuenta anotadora de los rossoneri. El último gol del polaco, ante el Chievo, selló el triunfo (1-2) en Verona. Su racha realizadora le sitúa como el segundo delantero con más goles en la Serie A, empatado con Cristiano Ronaldo y únicamente superado por Quagliarella.

Si la valía de Piatek en el fútbol italiano había quedado testada con su impacto en el Genoa, más dudas podía generar el aterrizaje de Lucas Paquetá. El centrocampista brasileño movía los hilos de la medular de Flamengo, equipo que se quedó a las puertas de ganar el Brasileirao, pero el salto a la Serie A eran palabras mayores. No tanto por su calidad técnica, demostrada ampliamente en el fútbol brasileño, como por su capacidad para sostener sus prestaciones en choques de ritmo superior y ante rivales que cedían menos espacios y facilidades. En Milán, Paquetá ha exhibido la madurez que ya mostró en sus últimos meses en Flamengo, cuando dejó de ser un mediapunta enfocado al último gesto y se convirtió en un centrocampista con mayor peso en la distribución, Esa evolución ha continuado en el fútbol italiano, donde también ha lucido por su predisposición al trabajo defensivo. Paquetá no escatima esfuerzos, sobre todo en las primeras partes, cubre la espalda del extremo izquierdo, va al choque cuando la jugada lo pide y en ocasiones sale vencedor de las disputas. Estas virtudes le han convertido en una pieza preparada para jugar de titular en el Milan, pues atesora lo que más falta hacía en el equipo de Gattuso: creatividad con la pelota. Desde el interior izquierdo, la posición menos definida en el primer tramo de curso rossonero, Paquetá pide la pelota, la lleva a campo contrario, y la mueve con fluidez. Agiliza la circulación, traza sociedades con Piatek, Çalhanoglu y Ricardo Rodriguez, y también sabe usar muy bien el cuerpo para proteger la posesión. Sabe interponerse entre la pelota y el rival, usa los brazos al límite del reglamento y fuerza faltas con relativa facilidad.

Artículo relacionado: Así juega Paquetá

Lucas Paquetá - Brasil Sub 20 - Agencia de noticias Andes
Lucas Paquetá ha entrado con buen pie en el Milan. Foto: Agencia de noticias Andes.

La mejoría ofensiva del Milan a través de Paquetá y Piatek ha permitido a los de Gattuso escalar posiciones en la tabla, pero también merece un apunte su seguridad en la faceta defensiva. El Milan solo ha encajado tres goles en tres partidos este curso: en la primera jornada de liga contra el Nápoles, en la dolorosa derrota ante Olympiacos que les apeó de la Europa League y este fin de semana ante el Inter. Donnarumma está recuperando un buen tono tras un año y medio demasiado irregular a tenor con las expectativas levantadas con su aparición en el club y Musacchio se ha asentado como pareja de Romagnoli en el eje de la retaguardia. El argentino, sobrio, se ha afianzado al lado de un central con personalidad y contundencia a la hora de defender, pero también con calidad para sacar la pelota jugada sin excesivos apuros. Musacchio tiende menos a caer en el error no forzado que Zapata mientras Caldara se lesionó al poco tiempo de llegar y solo ha podido disputar un choque de la Europa League. La pareja Musacchio-Romagnoli, además, está protegida por Tiémoué Bakayoko, cada vez más importante en el esquema del Milan. El centrocampista internacional con Francia es fijo en los onces de Gattuso desde noviembre, ha mejorado las bajas prestaciones ofrecidas al Chelsea -club al que todavía pertenece-, y se acerca a la versión que parecía inabordable en el Mónaco. Su exuberancia física libera a los laterales, a Kessié y a Paquetá, que pueden incorporarse con la certeza de que alguien les guardará las espaldas, y es un plus en las acciones de juego aéreo. Así, poco a poco, Gattuso ha ido consolidando su once alrededor de un 4-3-3 que los hinchas milanistas empiezan a recitar de memoria. Buena señal en un club que aspira a volver a la Champions. Ahora mismo ocupa la cuarta posición, con cuatro puntos más que la Roma, que acaba de cambiar de entrenador.

Tiemoue Bakayoko of Chelsea prior to the Premier League match against Stoke City at the Bet 365 Stadium, Stoke-on-Trent. Picture by Michael Sedgwick/Focus Images Ltd +44 7900 363072 23/09/2017
Tiémoué Bakayoko llegó al Milan cedido por el Chelsea. Foto: Focus Images Ltd.
Foto de portada: Focus Images Ltd.

Related posts

6 comments

El Milán debe de seguir creciendo hasta convertirse en el contrapunto de la juventus. Si la Serie A quiere volver a su antiguo esplendor, la competencia por el título debe existir. Los pasos de los milanistas son lentos pero firmes. En Piatek pueden encontrar la estrella que los catapulte al próximo nivel.

Pero para eso no basta con tener un XI (o 13/14 jugadores) de nivel, sino plantilla, que año tras año haya continuidad de proyecto y concepto aunque cambien jugadores y ocupante del banquillo… Aparte de eso, institucionalmente el fútbol italiano se ha quedado anquilosado en estructuras y (quién lo iba a decir), incluso en asistencia de público. Los clubes no poseen sus estadios, y mientras en Europa se están remodelando y construyendo estadios nuevos, en Italia este asunto tampoco despega ya que las trabas burocráticas hacen que todo resulte poco menos que imposible. Sólo parece que el proyecto de nuevo estadio de la Roma vaya a despegar (casi más a medio plazo que corto), mientras que los de los equipos de Milan (ahora se empieza a hablar de nuevo estadio compartido), la Lazio o Fiorentina van lentos lentos, o se quedan en la mesa de proyectos… San Paolo parece que tiene partes que se medio caen. No veo futuro brillante en Italia a corto plazo salvo por momentos puntuales de algún club.

La verdad es que les hace falta mucho trabajo. La Juventus le lleva tanta ventaja que les va a costar quitarle algún campeonato.

Sí señor están dando buenos pasos. A ver si en verano mantienen el bloque y pueden cerrar 2-3 fichajes que suban el nivel.

Tanto tiempo de ausencia del Milan en Europa y sigue siendo el segundo maximo ganador de Champions, ojala el gigante regrese algun dia

Bueno, el RM nunca dejó de ser el máximo ganador histórico de Champions League/Copa de Europa a pesar de 30 años durante los cuales solo ganó dos copas de la UEFA y bastante al final de ese periodo. Esto solo demuestra lo difícil que es ganar en Europa, y si no que se lo digan a la Juve, que es el equipo con más finales perdidas.

Dicho esto, ya va siendo hora de que el Milán vuelva a la Champions como ese equipo contra el que nadie se quiere cruzar, y no solo por el nombre y la historia que tiene detrás.

Deja un comentario

*