Nuevo entrenador, mismos problemas

Giorgio Chiellini of Juventus and Franck Kessie of AC Milan during the Italian Super Cup match at King Abdullah Sports City, Jeddah
Picture by Stefano Gnech/Focus Images Ltd +39 333 1641678
16/01/2019

Después de nueve jornadas de Serie A, el Milan ocupa el 12º lugar en la clasificación. El conjunto rossonero, ambicioso en sus fichajes de verano al incorporar a futbolistas como Ante Rebic, Rafael Leao o Ismaël Bennacer, ha iniciado con mal pie la nueva temporada y se encuentra a solo tres puntos de la zona de descenso que marca el Brescia, con un choque todavía pendiente. La entidad lombarda ya ha cambiado de entrenador, pues aprovechó el parón de selecciones para destituir a Marco Giampaolo y abogó por Stefano Pioli tras no poder contratar a Luciano Spalletti, que se barruntaba como opción preferente de la directiva del club siete veces campeón de Europa. Todo son malas noticias en un Milan que solo ha ganado tres partidos de nueve, los tres por un gol de diferencia, y que en ningún encuentro ha anotado más de dos dianas.

El reto de Stefano Pioli es mayúsculo vista la dinámica de la temporada y los primeros pasos del nuevo entrenador tampoco dan pie al optimismo. En el estreno ante el Lecce, Pioli agitó un equipo que padecía de una circulación de balón muy lenta, pesada y previsible, aunque le costó transformar sus oportunidades en goles y sufrió de una endeblez en defensa que ya no es noticia en esta temporada. Con Biglia de pivote, Paquetá de interior derecho, Çalhanoglu con la posición de extremo izquierdo como punto de partida y Leao en punta para romper con asiduidad hacia la banda izquierda, el Milan logró combinar con mayor fluidez por el carril central. El internacional turco disputó uno de sus mejores encuentros desde su aterrizaje al Calcio e incluso marcó un buen gol, y además potenció las incorporaciones de Theo Hernández por el perfil zurdo. Jugó los mejores 60 minutos de la temporada. Un espejismo: el Milan, necesitado de puntos y confianza, dejó escapar la victoria en el descuento cuando un zapatazo lejano de Calderoni batió a Gianluigi Donnarumma.

Luciano Spalletti, head coach of Inter Milan (left) and Stefano Pioli, head coach of ACF Fiorentina, during the Serie A match at San Siro, Milan Picture by Antonio Polia/Focus Images Ltd +393473147935 25/09/2018
El Milan intentó fichar a Luciano Spalletti, pero acabó apostando por Stefano Pioli (izquierda de la imagen). Foto: Focus Images Ltd.

Los brotes verdes que podían asomar según la perspectiva de los más optimistas se marchitaron en el segundo encuentro de Pioli al frente del Milan. En un escenario de mayor exigencia, lejos de su estadio, una Roma mermada por las bajas de varios de sus mejores futbolistas expuso de nuevo los defectos que arrastra el Milan en los últimos tiempos. Pioli quiso dar continuidad al once del debut, insistiendo en los aspectos de mayor rédito, pero en esta ocasión tampoco surtió el efecto deseado. Ni a nivel de resultado ni a nivel de juego. El Milan concedió oportunidades de gol con relativa facilidad, la Roma pudo transitar sin demasiados apuros y tanto Dzeko como Zaniolo marcaron goles plácidos para futbolistas de su calidad. El bosnio remató a la salida de un córner absolutamente solo en el segundo palo y el internacional transalpino castigó una pérdida del Milan en la salida desde atrás. En Roma, Çalhanoglu se movió con libertad por dentro pero participó menos. La salida de balón fue mucho más espesa, Paquetá apenas participó para crear, Suso intervino con cuentagotas en la banda derecha y Theo Hernández volvió a erigirse como la nota más positiva. El lateral galo se volvió a reivindicar en un sistema que le demanda profundidad a nivel ofensivo. En este contexto, se siente cómodo. Pisa línea de fondo, con todo el carril libre para volar, entra en carrera en el último tercio e incluso marcó el gol del empate al inicio del segundo tiempo, pese a que la alegría fue efímera en el cuadro lombardo porque Zaniolo anotó el 2-1 un par de minutos más tarde.

Milan - Football tactics and formations
Alineación titular del Milan en los dos primeros partidos de Stefano Pioli.

Ni el ingreso de Piatek en el segundo tiempo y su convivencia con Leao -el portugués se escoró a la banda izquierda y Çalhanoglu centró su posición- reanimó a un equipo alicaído, que cuenta con una plantilla sensiblemente inferior a la de Juventus, Nápoles e Inter pero goza de futbolistas de calidad para competir por los puestos de acceso a Europa. Quizás no valgan para pelear por los títulos, pero el Milan dispone del portero titular con la Azzurra, el tercer central en la rotación de la selección de Mancini, uno de los goleadores más destacados del curso pasado en la Serie A, una pieza clave en el triunfo de Argelia en la Copa África, uno de los delanteros más prometedores del curso pasado en el subcampeón de la Ligue 1, un fijo en los onces de la subcampeona del Mundial de Rusia 2018 y un buen puñado de futbolistas de trayectoria consolidada en la Serie A como Biglia o Suso. Equipos con menos recursos individuales han obtenido mejores resultados que los rossoneri, que deambulan sin rumbo fijo hacia ninguna parte.

Donnarumma no pasa por un buen momento.
Donnarumma es el portero titular en la selección italiana. Foto: MarcadorInt/T. Martínez (Todos los derechos reservados).
Foto de portada: Focus Images Ltd.

Related posts

1 comments

Como comentas, todo lo que sea que Theo tenga una autopista por delante le viene bien. Eso sí, cuando tenga que defender necesitará ayuda extra, visto que no es el mejor en eso.

Por cierto, la foto de Spalletti y Pioli es mágica. Pura simetría.

Deja un comentario

*