El cerebro del Inter de Antonio Conte

A general view of Wembley Stadium prior to the UEFA Champions League match at Wembley Stadium, London
Picture by Martyn Haworth/Focus Images Ltd 07463250714
28/11/2018

Su nombre está en boca de todos esta temporada. No había jugado un partido oficial con la selección italiana hasta que el pasado mes de marzo se estrenó ante Liechtenstein. Ni partidos completos de competiciones europeas. No había demostrado su valía en un escenario del calibre de la Champions, pues su experiencia en torneos internacionales se limitaba a dos ratos de previas de Europa League con el Sassuolo en 2016. Sin embargo, el salto a un gigante del fútbol italiano como el Inter no se le ha hecho grande al bueno de Stefano Sensi. La calidad se le intuía por el crecimiento en los últimos cursos con el Sassuolo. También la personalidad para pedir la pelota cuando a otros les quema. Lo que resultaba más difícil de medir era la adaptación a un transatlántico del Calcio en el primer año de un proyecto renovado bajo la dirección de Antonio Conte. Ni tiempo ha necesitado.

Stefano Sensi ha tardado un puñado de partidos en meterse a su nueva afición en el bolsillo. Y también al propio Antonio Conte. Llegó con menos cartel que Nicolo Barella, con una trayectoria más dilatada en las categorías inferiores de la Azzurra, pero en pocos encuentros ha demostrado ser un futbolista aún más importante en el Inter. El interior más indiscutible entre los dos que escoltan a Marcelo Brozovic por todo el trabajo que ofrece sin balón y el criterio con el que mueve la pelota cada vez que entra en contacto con el esférico. Sensi es puro nervio, energía, voluntariedad para pedir la pelota en todo momento. No se esconde. Le gusta ser protagonista. Le gusta participar. Le divierte. Pero no es uno de esos jugadores que baja a buscar el balón con tanta asiduidad que ralentiza el juego de su equipo, sino que procura que su equipo avance junto hasta instalarse en campo contrario.

Conte se mostró satisfecho con el juego de su equipo a pesar de la derrota. Foto: Mike Griffiths/Focus Images Ltd.
Stefano Sensi ha tardado muy poco en convencer a Antonio Conte. Foto: Focus Images Ltd.

La personalidad es una de las principales características de Stefano Sensi, que también posee tres atributos clave para erigirse como un centrocampista dominante en los próximos años. El primero es su capacidad para eliminar rivales en conducción. Posee un cambio de ritmo interesante para zafarse de los adversarios, un recurso particularmente útil cuando se siente presionado. Por otro lado, es muy dañino a través del golpeo. Cuando recibe en la frontal del área, Sensi es una amenaza. Un potencial anotador. Tanto para culminar acciones colectivas como para ejecutar acciones a balón parado -qué disparo al larguero ante el Slavia de Praga en el descuento en la Champions- y también de estrategia indirecta. Centra muy bien porque le pega a la pelota de maravilla. Y, para redondearlo, Sensi domina las dos piernas casi a la perfección. Maneja la izquierda con muchísima naturalidad y solvencia, por lo que puede girarse hacia ambos perfiles cuando regatea y sumar una dosis de imprevisibilidad a su despliegue futbolístico. O abrirse la opción de disparo tanto con la izquierda como con la derecha en la frontal del área sin que exista tanta diferencia en la efectividad final. Una bendición.

“Miro en Youtube las faltas de gente como Pirlo, Beckham o Juninho. Observo cómo colocan el pie en el momento del impacto con el balón, cómo está el cuerpo. Luego lo practico en el campo de entrenamiento”. Stefano Sensi, en una entrevista en 2015.

Este abanico de virtudes ha convertido a Sensi en el motor ofensivo del Inter, el enlace entre la defensa y la delantera incluso por delante de un futbolista de excelentes prestaciones como mediocentro en las últimas temporadas como Marcelo Brozovic. Es el peldaño intermedio ideal entre el croata y la pareja de delanteros formada por Lautaro Martínez y Romelu Lukaku. La naturaleza de Sensi le llega a aglutinar mucho balón y a acaparar mucho protagonismo en las jugadas. Es absorbente, pero también clarividente y ha ayudado a convertir las fases de dominio territorial de los nerazzurri en fases en las que el Inter mueve la pelota con agilidad y genera ocasiones de gol. Al mismo tiempo, Sensi también trabaja bien sin la pelota y es aplicado en las labores de presión, tarea a la que Antonio Conte otorga una importancia mayúscula.

Apoya los contenidos en MarcadorInt y conviértete en un mecenas del proyecto a través de Patreon. Puedes apuntarte aquí.

Seguidor de Xavi Hernández desde que era muy pequeño, Sensi se ha convertido en un futbolista fundamental para explicar el fantástico arranque de curso del Inter en la Serie A. Y como a todos los buenos futbolistas, su importancia se multiplica cuando no pueden participar. Los nerazzurri echaron mucho de menos a Sensi en el duelo del pasado fin de semana ante la Juventus, cuando se tuvo que retirar de forma prematura por lesión en la primera mitad. Más allá de tratarse de un jugador de rendimiento altísimo en las jornadas iniciales de liga, Sensi sobre todo es un perfil único en la plantilla lombarda. Con Verratti y Jorginho, la selección italiana tiene una buena generación de peloteros para someter a cualquiera en los próximos años.

Foto de portada: Focus Images Ltd.

Related posts

1 comments

Deja un comentario

*