Partido Polish Boyfriend: Un derbi para decidir el último ascenso a la Serie A

venezia_-_panorama_014

Por una vez, no esperamos al viernes para descubrir un partido diferente. El Cittadella busca ser el equipo de una población más pequeña en llegar jamás a la Serie A italiana, en un derbi regional contra el club con el estadio más entrañable del país, el Venecia. En la ida, los venecianos se impusieron por 0-1 y quedaron a un paso de volver a la Serie A 20 años después. Ahora toca la vuelta de un play-off que podría acabar con el ascenso de los dos clubes, si la Salernitana, ya ascendida, no encuentra un nuevo propietario en cuatro semanas. Este club del sur es propiedad del señor Lotito, presidente de la Lazio. Y no se puede tener dos clubes a la vez en Primera, así que Lotito anda buscando un comprador. En caso de no encontrar uno, podrían ascender los dos clubes de la final del play-off.

Aunque antes, vamos al inicio de toda la historia. En 2014, en la Serie B italiana se jugó uno de esos derbis pocos conocidos. El Padova, club de una capital de provincia orgullosa de su historia, de sus 14 años en la Serie A con jugadores como el internacional con Estados Unidos Alexi Lalas, jugaba en casa con el Cittadella. El Padova, con problemas económicos, se hundía en la tabla justo cuando les llegaba ese molesto vecino. Cittadella tiene 20.000 habitantes y se trata de un club sin demasiado tradición. Así que históricamente, la hinchada del Padova sentía que sus derbis era contra otros equipos del Véneto, como el Verona, el Vicenza o el Venecia. Y de repente, a 30 minutos de su casa les apareció ese molesto Cittadella, capaz de golear por 0-4 en un partido recordado porque el delantero Claudio Coralli, sancionado, se presentó en la zona de los hinchas visitantes con una vistosa peluca negra a lo afro y con una bandera en la mano. Como si fuera un hincha más, se pasó el partido animando.

Imagen aérea de Cittadella, en Italia. Foto: Kromatika bajo licencia Creative Commons 3.0
Imagen aérea de la ciudad de Cittadella, en Italia. Foto: Kromatika bajo licencia Creative Commons 3.0

Siete años más tarde, el Cittadella se encuentra cerca de ser el equipo de una ciudad más pequeña en llegar a la Serie A. Se habla del milagro del Sassuolo, con sus 40.000 habitantes. Pues Cittadella tiene la mitad, 20.000. Sí, cierto, el Chievo de Verona jugó en Primera y llegó a la previa de la Champions. Aunque toca recordar que Chievo, con 4.500 habitantes, es una “frazione”. O sea, un barrio de Verona. No una ciudad como tal.. Famosa por sus murallas (su nombre tiene origen aquí, por ser una ciudadela), el Cittadella ha conseguido ser el club grande de la provincia de Padua por delante del Calcio Padova, cosa impensable cuando nació el club en 1973.

Ese año se fusionaron dos clubes locales, el Cittadellese y el Olimpia. Los dos eran clubes regionales. La hinchada del Cittadellese era comunista y la del Olimpia, conservadora, pues la entidad había nacido en un oratorio católico. Era un buen resumen de esa Italia de los años de plomo, del terrorismo de extrema derecha y extrema izquierda. El impulsor de la idea era Angelo Gabrielli, propietario de una empresa siderúrgica que daba trabajo a casi la mitad de la población. Gabrielli quiso unir a la ciudad, sacando de paso tajada él mismo. Y su familia aún controla el club después de la muerte de Angelo por enfermedad. Su hijo ejerce ahora de presidente.

La ciudad de Cittadella, en el norte de Italia. Foto: Tessa piccolina bajo licencia Creative Commons 4.0
La ciudad de Cittadella, en el norte de Italia. Foto: Tessa piccolina bajo licencia Creative Commons 4.0

En Cittadella cuentan que los primeros años no fueron fáciles. Y el primer ascenso a la Serie C no llega hasta 1999. Ese primer paso estimuló a la directiva para seguir apostando por entrenadores amantes del juego ofensivo y en menos de un año, en junio del 2000, el Cittadella ascendía a la Serie B en el estadio del Verona en un play-off contra el Brescello. Con el ascenso, a los propietarios les llegó una propuesta curiosa: jugar en Padua. Ese año el Padova había descendido a la C2, la cuarta división italiana, después de una bancarrota, así que un empresario se ofreció a los Gabrielli para abrir la puerta de la capital. Y así fue. Del 2000 al 2002 el club jugó en Padua con el nombre “Cittadella Padova”. La cosa duró poco, pues en Padua la idea no gustó nada. En Cittadella, tampoco.

A partir del 2002, el Cittadella volvió a su ciudad y su viejo estadio Tombolato. Uno de esos típicos estadios italianos de los años 20 donde aún se puede ver el rastro de un velódromo alrededor del terreno de juego. Con el dinero de la empresa de los Gabrielli, que ha ampliado su mercado con apuestas en otros países, el Cittadella encadenó muchos años de ascensos y descensos, entre la Serie C1 y la Serie B, con plantillas donde casi todos los jugadores eran italianos. En 2019 ya se quedó cerca del ascenso a la Serie A, aunque entonces fue eliminado de los play-off por el Hellas Verona, el equipo más grande del Véneto. Ahora vuelven a la carga, después de eliminar en semifinales al todopoderoso Monza. Sí, el club comprado por Berlusconi y Galliani, que ha fichado futbolistas como Balotelli o Kevin-Prince Boateng. En la ida goleó 3-0. Y en la vuelta sufrió, perdiendo 2-0. Ahora, su último rival es el Venecia. O sea, un derbi del Véneto para decidir el ascenso.

El Estadio Tombolato, sede del Cittadella. Foto: Wikimg bajo licencia Creative Commons 3.0
El Estadio Tombolato, donde juega como local el Cittadella. Foto: Wikimg bajo licencia Creative Commons 3.0

El Venecia sueña con volver 19 años después a Primera. Oficialmente, es un club centenario, campeón de copa en los años 40. Un club amado por mucha gente, pues encana el alma de esa ciudad que todos quieren visitar. La ciudad derrotada por el turismo que ha alejado a casi todos los vecinos. Aunque esos que queden, apoyan al club. Y los que han ido a pisos en tierra firme, vuelven para animar al club en el estadio más antiguo de Italia, el Pierluigi Penzo. Construido antes de esa Primera Guerra Mundial cuando Venecia fue bombardeada. Con sus gradas de madera. Siempre se ha hablado de que el club tenga un recinto moderno en tierra firme, aunque en el fondo muchos queremos que siga en ese estadio rodeado de agua en tres de sus cuatro gradas. Un estadio donde la hinchada rival llega en un vaporetto por el canal central de Venecia. No se puede pedir más.

Jueves 27 de mayo, 21:30h, Venezia-Cittadella 

Ese Venecia de los goles de Recoba y Maniero bajó a segunda en 2002. Y el club ya no ha vuelto, sufriendo hasta cuatro bancarrotas. Sí, cuatro. Con descensos hasta la quinta división, en ocasiones, para volver a empezar. Han sido años de negociaciones para unir el club con el Mestre, el club de la parte de tierra de Venecia, como ya sucedió durante unos años en los 80 cuando llegó como propietario Maurizio Zamparini. Sí, el famoso empresario que después presidió el Palermo consiguiendo el ritmo más alto de cesar entrenadores que se pueda recordar en la Serie A. Los últimos años, por el club han pasado empresarios de todo tipo, como el ruso Yuri Korablion, un tipo que había sido coronel del Ejército Soviético y alcalde de Khimki. O Joe Tacopina, abogado de Estados Unidos que después de ganar algunos casos famosos en su país, llegó a Italia, donde se pasa la vida saltando de club en club. En 12 años ha sido presidente del Bolonia, directivo de la Roma, máximo accionista del Venecia y ahora, propietario del Catania. En 2020, cedió su lugar en el Venecia a otro norteamericano, Duncan Niederauer, un tipo que llegó a ser el CEO de la bolsa de Nueva York.

El Estadio Pierluigi Penzo, en Venecia. Foto: CdaMVvWgS bajo licencia Creative Commons 3.0
La fachada del Estadio Pierluigi Penzo, en Venecia. Foto: CdaMVvWgS bajo licencia Creative Commons 3.0

En caso de ascenso del Cittadella, este sería el octavo club en Serie A del Véneto, después del Hellas Verona (45 temporadas), Vicenza, Padova, Venecia, Chievo Verona, Treviso y otro club de Padova, el desaparecido Petrarca. Sí, este club se bautizó con el nombre de Petrarca, el poeta. Y en caso de ascenso, tocará reformar el estadio Tombolato, con la posibilidad de que juegue en Padua. Aunque lo curioso del caso es que el histórico Calcio Padova anda metido en el play-off de ascenso a Serie B. Los dos clubes de la región podrían subir el mismo verano. Lo intentará evitar el Venecia, que quiere volver después de tantos años lejos. Para recuperar el estadio más entrañable de la Serie A.

Apoya los contenidos en MarcadorInt y conviértete en un mecenas del proyecto a través de Patreon. Puedes apuntarte aquí.

Foto de portada: Luca Aless bajo licencia Creative Commons 4.0

Related posts

2 comments

He tenido la suerte de visitar el Pier Luigi Penzo y puedo confirmar que es un estadio en el que se siente tanto o más el fútbol que en cualquier estadio clásico inglés. Una maravilla arrasada por el tiempo, pero un museo de historia del fútbol italiano. Gracias ooootra vez más, Toni, por tu siempre excelso trabajo de documentación. Enorme 🙂

Deja un comentario

*