La Supercopa que el Bayern no jugó

Bayern Munich fans during the UEFA Champions League match at Allianz Arena, Munich
Picture by Yannis Halas/Focus Images Ltd +353 8725 82019
15/02/2017

El Sevilla y el Bayern Múnich buscarán esta noche en Budapest (21:00) la segunda Supercopa de Europa de su historia. Ambas entidades han perdido más finales de este torneo que las que han ganado, y resulta sorprendente que el conjunto hispalense haya disputado más que los bávaros, que pasan por ser uno de los grandes transatlánticos del fútbol continental. En concreto, el conjunto alemán perdió tres (las del 75, el 76 y 2001) y sólo ganó la de 2013 (aquella famosa de Praga contra el Chelsea en la que se medían Guardiola y Mourinho, recién llegados ambos a sus nuevos clubes). Los españoles levantaron la de 2006 y cayeron en las de 2007, 2014, 2015 y 2016. En el Sevilla, los números son sencillos: ha ganado seis títulos europeos “mayores” y por lo tanto habrá jugado, después de la de hoy, seis Supercopas. El Bayern, en cambio, tiene en sus vitrinas ocho grandes trofeos de la UEFA, y sin embargo la de esta noche será su quinta Supercopa. ¿El motivo? Cuando se llevó la Recopa del 67, la Supercopa aún no existía -se inauguró en 1972 y pasó a ser oficial un año después-. En 1996, cuando acabó en la final de la Copa de la UEFA con el sueño del Girondins de Burdeos de Zinedine Zidane, la Supercopa la disputaban aún los campeones de la Copa de Europa y la Recopa: había tres torneos largos y la UEFA era el tercero en importancia, por lo que se quedaba fuera de la confrontación entre ganadores. Así fue hasta el año 2000, cuando se eliminó la Recopa y el Galatasaray se convirtió en el primer campeón de la UEFA que jugó la Supercopa (y, sorprendentemente, se la ganó al Real Madrid). Lo que resulta más difícil de explicar es por qué el Bayern no jugó la Supercopa de 1974, la que le correspondería haber disputado como campeón de Europa tras haber vencido al Atlético de Madrid después de un partido de desempate.

Magdeburgo - Dani de la Cuesta
El Magdeburgo debía haber sido el rival del Bayern en la Supercopa de 1974. (Foto: Dani de la Cuesta).

En realidad, ese Bayern no jugó ninguno de los torneos a los que daba acceso el título de la Copa de Europa. A la Intercontinental renunció por la dureza de los conjuntos sudamericanos en aquellas fechas -lo cual le permitió al cuadro colchonero jugarla y ganarla-, y a la Supercopa, oficialmente, porque no encontraba fechas en el calendario. En realidad, siempre se sospechó que había un trasfondo político en aquella pereza por hacer un hueco en la agenda a un partido que podía engordar su palmarés: el campeón de la Recopa era el Magdeburgo, un conjunto de la Alemania Oriental, y en plena guerra fría la disputa de aquel choque resultaba especialmente incómoda para todos. Lo curioso es que en la Copa de Europa de ese mismo año, la 74-75, ambos clubes fueron emparejados en octavos de final, y a esa cita sí acudieron -abandonar la competición más prestigiosa ya era demasiado-. El Bayern ganó por 3-2 en Múnich y por 1-2 en Magdeburgo, con cuatro goles de Gerd Müller. Esos dos resultados nos llevarían a pensar que habría sido el indiscutible favorito en la Supercopa que nunca se jugó, pero la comprobación empírica ya no la tendremos.

Lo que sí podemos hacer es revisar las mejores imágenes de aquellos partidos de Copa de Europa que se convirtieron en lo más parecido a la Supercopa del 74. En Baviera, el Magdeburgo se llegó a poner con una ventaja de 0-2 en el primer tiempo. El segundo tanto, obra del mítico Jürgen Sparwasser (el mismo futbolista que en el Mundial de ese mismo año había anotado el gol con el que Alemania Oriental derrotó a Alemania Occidental), fue una auténtica obra de arte:

Como magnífica fue, también, la acción individual de Uli Hoeness en el 0-2 de Müller en el partido de vuelta:

Mientras hoy el Bayern dispute su quinta Supercopa de Europa ante el Sevilla, el Magdeburgo preparará su duelo del próximo sábado ante otro equipo muniqués en la segunda jornada de la tercera categoría del fútbol alemán: el 1860.

Foto de portada: Focus Images Ltd.

Related posts

6 comments

Después de leer Franz. Jürgen. Pep. (o más bien durante) he repasado resúmenes de la Alemania de los 70 y he visto la final del 74. Tengo que reconocer, con cierta vergüenza, que Hoeness solo me sonaba vagamente pero ahora es mi jugador favorito de esa década.

“…y resulta sorprendente que el conjunto hispalense haya disputado más que los bávaros”. Bueno, Áxel, teniendo en cuenta que la Supercopa de Europa la disputan el campeón de Champions y el campeón de Uefa y que el Bayern nunca juega la Uefa, sorpresa ninguna. Es como si todos los años se jugara una Supercopa entre el campeón de Primera y el de Segunda y a alguien le sorprendiera que el Murcia acumulara más finales que el Valencia.

A fin de cuentas es lo que tiene la existencia de una competición, la Uefa, que siempre termina siendo preciosa pero que en muchos casos depende directamente de un fracaso previo. A nivel lógico es difícil de valorar. Si yo quedo 4º y tú 5º y el año que viene yo caigo en cuartos de Champions contra el Liverpool por ejemplo, y tú ganas la Uefa… El laureado eres tú. Pues vale. Pero sentido tiene muy poco. Y más de lo mismo si los dos jugamos Champions y yo paso la fase de grupos y tú no. Es, como digo, una competición cuyo éxito depende directamente de un fracaso previo.

Digo esto también por la tendencia que hay últimamente en la prensa a considerar como un grande al Sevilla… Lo que ha hecho en la últma década y media tiene un mérito y una dificultad enormes, pero grandeza es otra cosa.

Un saludo.

Es un tema polemico pero concuerdo en general contigo, el Sevilla ha ganado muchas Europa leagues pero en champions no ha llegado a semis, solo una vez a cuartos y ha caido en octavos contra equipos en teoria asequibles como Shaktar, Besiktas y Leicester, equipos de calidad similar al Sevilla han llegado a semis como el Villarreal, Lyon y Roma, yo valoro mas ser semifinalista de champions que campeon de Europa league pero entiendo que haya gente que opine lo contrario.

Lo que tenga más mérito se puede discutir, pero concretamente laureado que imagino que viene de cuando en las olimpiadas de la antigua Grecia le ponían la corona de laurel al ganador, es indiscutible que el Sevilla es el más laureado. Para mí que soy del Valencia prefiero mil veces ganar 6 EL que jugar todos los años fase de grupos CL y quedarme en cuartos.

La reflexión es muy interesante y es verdad que es complicado en términos de lógica valorar en qué plano absoluto a nivel europeo te coloca ser dominador en la Europa League (que, en efecto, puedes no jugarla si lo haces muy bien; la palabra “fracaso” creo que solo la podríamos usar para clubes de la dimensión de Barcelona, Madrid, Bayern, Juve…). Pero a lo que me refería era a que, habiendo ganado 8 títulos europeos, siendo seis de ellos Copas de Europa (tantas como UEFAs el Sevilla), podía llamar la atención que los bávaros llevaran menos Supercopas disputadas.

Deja un comentario

*