Portugal-Holanda: la primera vez

Virgil van Dijk of Netherlands during the 2018 FIFA World Cup Qualifying match at Amsterdam Arena, Amsterdam
Picture by Joep Joseph Leenen/Focus Images Ltd +316 5261929
10/10/2017
***NETHERLANDS OUT***

En los últimos meses hemos asistido a un proceso difícil de ver recientemente en el fútbol mundial: la creación y asimilación de un nuevo torneo de fútbol. Un campeonato de nuevo cuño, creado de la nada, que intenta abrirse hueco en el imaginario colectivo. Crear un torneo desde cero tiene sus complicaciones, pues el prestigio es algo que solo se adquiere con el paso de los años, con la acumulación de duelos memorables, con las rivalidades labradas a partir de la repetición en fases decisivas en las que uno de los dos contendientes se marcha a casa en caso de derrota. En ese proceso se encuentra la UEFA Nations League, un torneo pensado para reducir la cantidad de amistosos de selecciones en Europa, con un bonus clasificatorio para los más modestos en forma de cupo para la fase de clasificación para la Eurocopa 2020, y que este domingo se cierra con la final entre Portugal y los Países Bajos. Una primera piedra para ir construyendo la futura memoria de esta competición. Un título nuevo, con menos tradición que un Mundial o una Eurocopa, pero un título. Un título, por cierto, que no garantiza al campeón la clasificación para la Eurocopa 2020.

Artículo relacionado: Para resolver cualquier duda relativa al formato de la Nations League

Portugal puede revalidar su hegemonía en el fútbol europeo. Vigente campeón de la Eurocopa 2016, conquistar la Nations League significaría reiterar su fortaleza en los torneos cortos ante la élite del fútbol de su propio continente. Pese a la temprana eliminación en el Mundial a manos de Uruguay, derrotar a los Países Bajos en la final implicaría reforzar esa sensación de que la selección de Fernando Santos se siente cómoda en los duelos a cara o cruz, en escenarios en los que pesa la contundencia de Cristiano Ronaldo de cara a portería, la fortaleza de Pepe en su área y la fiabilidad de Rui Patricio bajo palos. Por este motivo, la lesión de Pepe ante Suiza merma el poderío defensivo de la zaga lusa. Sin el central del Oporto, que se fracturó el omoplato y está descartado para la final, abre la puerta de la titularidad a José Fonte. El defensa del Lille, de 35 años, se perfila como su sustituto tras su buen curso en el subcampeón de la liga francesa. Por otro lado, Fernando Santos deberá decidir qué centrocampistas deberán abastecer a Cristiano Ronaldo. La apuesta por el rombo, con Joao Félix acompañando al capitán, no terminó de surtir el efecto deseado. Permitió a Portugal presionar arriba, pero Suiza encontró espacios por los flancos. Además del cambio obligado en la defensa, Fernando Santos puede apuntalar la medular con Moutinho o también apostar por la velocidad de Guedes, que ha terminado el curso a buen nivel con el Valencia.

Manager Fenando Santos of Portugal during the UEFA Euro 2016 match at Stade Bollaert-Delelis , Lens, France. Picture by EXPA Pictures/Focus Images Ltd 07814482222 25/06/2016 *** UK & IRELAND ONLY *** EXPA-FEI-160626-5182.jpg
Fernando Santos ahora cuenta con un perfil de jugadores muy distinto al que ganó la Eurocopa. Foto: Focus Images Ltd.

Con Fernando Santos, Portugal siempre se ha sentido más cómoda en roles reactivos, de contrarrestar el plan favorito del oponente y desnaturalizarlo, pero el perfil de futbolistas de mayor nivel que produce el país luso últimamente pide otra cosa. Pide mayor protagonismo con la pelota, mayor dominio de la posesión, asentarse más arriba para marcar las diferencias. Un cambio de registro, en definitiva, que quizás no veamos tan pronto. Se trata solamente de la tercera final de la historia de la selección portuguesa y su adversario, Holanda, también se siente más cómoda con espacios. La salida de balón desde atrás, siempre limpia con De Ligt, Van Dijk y De Jong, está garantizada. Pero no crear oportunidades verdaderamente claras. Babel y Bergwijn son futbolistas que pueden desequilibrar por fuera, especialmente en el caso del extremo del PSV (o Promes cuando es titular), pero lucen más cuando el elenco oranje roba y se despliega a la contra. O cuando el adversario va a presionar, Frenkie de Jong supera líneas en conducción o a través del pase y elimina a varios rivales de golpe. Ante repliegues más conservadores, es más difícil conectar con Depay en punta.

“Si volvemos al día del sorteo, estábamos en un grupo con Francia y Alemania. Nadie esperaba que ganáramos el grupo. Ahora estamos en la final. Es un placer estar en la final, no una presión. Ganamos a Francia, ganamos a Alemania y ganamos a Inglaterra. Sería increíble poder ganar a Portugal en su casa”. Ronald Koeman.

La naturaleza del centro del campo tulipán seguramente propiciará que el equipo de Ronald Koeman lleve la iniciativa durante más minutos en la final, como acabó ocurriendo en la semifinal contra Inglaterra disputada el pasado jueves en Guimaraes. Ese es uno de los interrogantes por despejar junto con uno de los duelos más esperados de la noche: el choque de colosos entre Cristiano Ronaldo y los centrales neerlandeses. Virgil van Dijk, el central más dominante del fútbol europeo esta temporada, y De Ligt, el central emergente de mayor nivel en el viejo continente. Con De Ligt ya se cruzó en los cuartos de final de la Champions esta misma temporada, por lo que se espera que de la fricción de CR7 con los defensas neerlandeses vuelvan a saltar chispas. A priori, no existe una pareja de centrales más preparada para intentar neutralizar el poderío en el juego aéreo del atacante portugués. Para competir en algo parecido a igualdad de condiciones, al menos. Aunque todo el mundo sabe que la pelota terminará buscando al capitán luso, Cristiano Ronaldo siempre se las ingenia para desmarcarse y ganar la posición para para rematar. Y ahí rara vez perdona.

3. De Ligt.
Un mes antes de que empezara la Eurocopa de 2016 que ganó Portugal, De Ligt estaba jugando con la selección sub-17 un Europeo en Azerbaiyán. Foto: Edu Ferrer Alcover (Todos los derechos reservados).

A su vez, Ronald Koeman podría plantearse dar entrada a Donny van de Beek para aumentar la capacidad goleadora de su equipo. En un partido en el que los Países Bajos pueden atacar durante varios minutos sin demasiado movimiento por delante del balón, el centrocampista del Ajax puede resultar una solución idónea vista su relevancia en la última edición de la Champions. Ya es un movimiento que hizo cuando iba perdiendo ante Inglaterra (sacrificando el equilibrio de De Roon y retrasando a Wijnaldum), aunque la figura de De Roon gusta mucho al seleccionador neerlandés para compensar los permanentes movimientos de Frenkie de Jong. La presencia del centrocampista del Atalanta permite a Frenkie bajar a recibir la pelota muy abajo y luego conducirla hacia el campo contrario, pues en ese momento De Roon le cubre las espaldas. La participación del futuro centrocampista del Barcelona es una de las claves del fútbol tulipán y una de las principales preocupaciones de Fernando Santos para cortocircuitar el juego neerlandés. ¿Se sacará de la manga un nuevo Adrien Silva para cumplir con el rol de sombra del futbolista con mayor peso en la generación rival? El luso siempre tiene un plan.

Apoya los contenidos en MarcadorInt y conviértete en un mecenas del proyecto a través de Patreon. Puedes apuntarte aquí.

Alineaciones probables: Portugal-Países Bajos, domingo 9 de junio a las 20:45h

Portugal vs Holanda - Football tactics and formations

Mismo once en Holanda

Mismo once con Fonte y quizás Guedes

Related posts

3 comments

Qué balance hacéis de esta Nations League? Qué peso y valor puede tener el torneo de aquí en adelante? A mí me gusta la idea de ver más a menudo partidos entre selecciones potentes sin que sean amistosos descafeinados, pero también creo que mientras el premio no vaya más allá del dinero y no implique clasificación para otros torneos, se queda todo un poco a medias. Tampoco veo que el prestigio que da sea exagerado.
Si ponen como premio la clasificación directa para el Mundial para ganador, finalista y tercero, más la clasificación directa del cuarto para la Euro, el torneo subiría en competitividad. No sé, por pensar en algo

Yo creo que hay que darle tiempo. Convertir un título en una vía de clasificación para otro torneo no sé si es la mejor solución. En la Nations League te da una segunda oportunidad, pero sino también puedes convertir la fase de clasificación convencional en algo aún más descafeinado, o adulterarla si hay una serie de equipos clasificados a medio camino, o al menos deberías retocar ese formato. También se ha visto con la Europa League. Los equipos se la toman más en serio, pero le dan más valor al hecho de jugar la Champions que al hecho de ganar un título en sí mismo.

Creo que hará falta más tiempo. Por un lado, la fase de grupos entre equipos de un nivel parecido me parece una buena idea. Para las potentes, porque nadie quiere bajar. Descender supone casi una afrenta y eso es lo suficientemente potente para que todo el mundo se lo tome en serio. Y ese punto de oficialidad, aunque no sea un partido de eliminatoria de un Mundial o una eliminatora, añade una tensión que no tienen los amistosos repletos de cambios durante el partido. Lo mismo ocurre con las divisiones inferiores, que permiten ver dónde se encuentra cada cual. Y la fase final creo que ha tenido buen ambiente, la gente implicada ha celebrado el pase a la final, ha celebrado el título, etc. pese al escepticismo de quien lo ha seguido desde la distancia.

Al final el prestigio se gana con tiempo y supongo que quedará en un peldaño claramente inferior al Mundial y a la Eurocopa, un poco al estilo Confederaciones. Pero creo que falta perspectiva para que se consolide la idea. Otro tema de debate, más relevante en mi opinión, es si no se está forzando demasiado todo, exprimiendo todo lo que se puede el calendario, cargándolo de compromisos, etc. Me parece más conflictiva la Nations League en ese aspecto (aunque al final, en términos prácticos, sustituye a los amistosos) que en el nivel de la competitividad tras ver la primera edición.

Lo de exprimir el calendario me parece a mí que va más por el tema económico, por los derechos de TV. Dudo que lo demás importe a quienes hayan promovido esta competición

Deja un comentario

*