Tres viejos conocidos y un recién llegado

barcelona-lyon-youth-league-celebracion ESTER ROIG LUQUE

Barcelona, Oporto, Chelsea y Hoffenheim disputarán las semifinales de la UEFA Youth League el último fin de semana de abril. Repiten los dos finalistas de la edición de la temporada pasada y vuelve a pisar la penúltima ronda el cuadro portugués, que conservan una parte relevante de la plantilla que se plantó en las instancias decisivas hace doce meses. Tres clubes perpetúan su hegemonía en el fútbol juvenil europeo, estirando generaciones prometedoras que se mezclan con caras nuevas, y se cuela un invitado sorpresa al que nadie esperaba cuando arrancó el torneo. El Hoffenheim, debutante en la Youth League, también hizo valer su condición de local en cuartos de final para apear al Real Madrid y convertirse en el segundo club alemán que alcanza las semifinales.

Barcelona 3-2 O. Lyon

La eliminatoria de mayor cartel de los cuartos de final de la Youth League no decepcionó. Barcelona y Olympique de Lyon brindaron un espectáculo fantástico a los hinchas que se acercaron al Miniestadi para disfrutar de uno de los mejores partidos que puede ofrecer el fútbol europeo a día de hoy en categoría juvenil. El Olympique de Lyon entró mejor en el choque y se adelantó muy pronto gracias a un gol de Ndicka al contragolpe. El extremo zurdo del conjunto galo hizo mucho daño a la espalda de la defensa azulgrana con sus movimientos de ruptura, del mismo modo que Soumaré percutió por el lado derecho. Al Barcelona le costó templar el partido con la pelota, perdió la posesión en zonas comprometidas y sufrió para frenar las transiciones del veloz OL, que juntó a dos mediapuntas como Rafia y Cherki como futbolistas más adelantados y lanzó a los extremos con la calidad y criterio de Caqueret. Arnau Tenas, con una doble intervención prodigiosa, evitó que el Olympique de Lyon tradujera sus mejores minutos en una ventaja superior.

Monchu empató el partido al inicio del segundo tiempo. Foto: Ester Roig Luque (Todos los derechos reservados).
Monchu empató el partido al inicio del segundo tiempo. Foto: Ester Roig Luque (Todos los derechos reservados).

Tardó el Barcelona en trasladar el duelo a su terreno, pero a partir de la media hora empezó a juntarse en campo contrario y ganó metros. Collado y Monchu, campeones el año pasado que reforzaron al conjunto culé para esta eliminatoria, impusieron sus galones y el Barcelona empezó a generar oportunidades de gol aunque le costó superar el último escollo de la defensa del Ródano, el autoritario central Oumar Solet. Ya con experiencia en el primer equipo, Solet no solo impuso su físico en los choques para minimizar el impacto de Alejandro Marqués, sino que a menudo anticipó y permitió al OL desplegarse a la contra a través de su zancada. Paradójicamente, los dos primeros goles del Barcelona tras el descanso se originaron en acciones a balón parado. El Barça buscó envíos muy cerrados que dificultaran la labor a Barcola, con dificultades para descolgar balones laterales, y a raíz de las acciones derivadas a posteriori encontró remates bastante limpios dentro del área. Monchu empató el partido y Ansu Fati marcó el segundo apenas cinco minutos después para darle la vuelta a una eliminatoria que se volvería a agitar en los últimos compases. El Olympique de Lyon no pudo sostener la concentración ni el orden defensivo del primer tiempo y se convirtió en un equipo más largo, pero asimismo también multiplicó las amenazas en ataque a raíz de la introducción de Amine Gouiri y de Reo Griffiths. El delantero inglés empató el encuentro en el 89′, prácticamente en el primer balón que tocó, y cuando la eliminatoria parecía destinada a resolverse en la tanda de penaltis Álvaro Sanz recuperó la posesión en la frontal y Ansu Fati provocó un penalty en la disputa posterior con Solet. En el último minuto del descuento, Alejandro Marqués transformó el lanzamiento desde los once metros y clasificó al Barcelona para su tercera Final Four consecutiva.

Kalulu lamenta el penalty indicado a favor del Barcelona en el último minuto del descuento. Foto: Ester Roig Luque (Todos los derechos reservados).
Kalulu lamenta el penalty indicado a favor del Barcelona en el último minuto del descuento. Foto: Ester Roig Luque (Todos los derechos reservados).

Oporto 3-0 Midtjylland

El Oporto volverá a disputar la Final Four de la Youth League tras ganar con autoridad al Midtjylland. El cuadro portugués se impuso con claridad en el momento que sus centrocampistas tomaron el mando del encuentro. El senegalés Mor Ndiaye desempeñó un rol más posicional en la medular y permitió que Fabio Vieira se incorporara con mayor libertad al ataque para sacar a relucir su fabuloso golpeo con la pierna izquierda, la mejor virtud del internacional luso en categorías inferiores. Ambos, de hecho, se juntaron en la acción que abrió la lata para los dragones: el Midtjylland le concedió tiempo y espacio a Vieira para centrar y el portugués puso la pelota en la cabeza de Ndiaye, que adelantó al Oporto antes del descanso. Ndiaye no solo sacó provecho de su físico para recuperar balones, sino que también se mostró bastante preciso en el manejo del cuero para encontrar a Romario Baró y Joao Mario entre líneas. Dos futbolistas de calidad, aunque intermitentes en sus apariciones.

El Midtjylland no supo cómo hacer daño al Oporto, que neutralizó la amenaza del juego aéreo de Abubakar con el oficio de Diogo Queirós, magnífico a la hora de incomodar al gigantesco ariete nigeriano. El cuadro danés intentó llevar la iniciativa en algunas fases del juego, sobre todo al inicio del primer tiempo y en los primeros compases posteriores al descanso, pero careció de fluidez para desarbolar a la zaga lusa. Dejó algún detalle Isaksen en la derecha, pero el Oporto supo minimizar su impacto obligándole a maniobrar siempre con su pierna menos hábil, ofreciéndole la salida exterior para que no pudiera disparar con la izquierda. Así el extremo danés asistió a Tengstedt en la oportunidad más clara del conjunto visitante, que se topó con Diogo Costa en el minuto 52. Pudo empatar el partido entonces el Midtjylland, pero no puso en verdaderos apuros al Oporto, que sentenció la eliminatoria cuando el choque se abrió y gozó de espacios. Los castigó Afonso Sousa primero y Gonçalo Borges después en un cruce en el que no compareció el jovencísimo delantero de 16 años Fabio Silva, que arrastraba unas molestias y se quedó en el banquillo.

Diogo Costa se perderá la final por lesión.
Diogo Costa detuvo la mejor oportunidad del Midjtylland al inicio de la segunda parte Foto: MarcadorInt/T. Martínez (Todos los derechos reservados).

Hoffenheim 4-2 Real Madrid

La andadura del Real Madrid en la Youth League terminó en su visita al Hoffenheim, donde se topó con un rival que le planteó retos tácticos que no supo replicar y un césped cada vez más encharcado por la abundante lluvia. El cuadro alemán entró mucho mejor en el partido y martilleó al Real Madrid con sus dos carrileros. Con un esquema muy similar al que usa habitualmente el primer equipo, el Hoffenheim atraía la atención del conjunto blanco con las descargas de espaldas de Otto (dominante en todos los apoyos y descargas) y después abría el juego para que sus carrileros aparecieran por sorpresa y disfrutaran de suficiente tiempo y espacio para centrar al área. Así llegaron los dos primeros goles, ambos en el cuarto de hora inicial. El primero lo marcó Max Geschwill tras un centro de Görlich desde la derecha y el segundo lo sirvió el carrilero zurdo Geschwill para que Stojilkovic cabeceara al fondo de la red. Al Real Madrid le costó frenar a las amenazas exteriores, que irrumpían en carrera sin ninguna vigilancia, y aún más neutralizar el poderío aéreo de los puntas alemanes. Alberto Fernández logró recortar la diferencia poco después del 2-0, pero con el paso de los minutos ambos equipos empezaron a sufrir para hacer circular la pelota a ras de césped. Pese a que se trataba de contendientes que quieren mandar e imponer su guion con la posesión, la incesante lluvia terminó encharcando el césped, impracticable en algunas zonas.

Así pues, Antonio Blanco, Miguel Baeza y César Gelabert no disfrutaron de un contexto óptimo para brillar. Además, Gelabert disputó su primer partido de la temporada en la Youth League tras perderse varios meses de competición por lesión. Ya recuperado, Gelabert entró en el once titular del Real Madrid y aportó momentos de lucidez con la pelota, pero el Real Madrid terminó recurriendo a la opción más vertical de todas. Dani Poyatos dio entrada a Pedro Ruiz, delantero centro que roza los dos metros de altura, para evitar comprometer la posesión en el centro del campo y generar peligro con balones largos. Sin embargo, el Hoffenheim ató en corto a las principales amenazas del cuadro español y golpeó en la recta final cuando ambos equipos se rompieron en dos. Linsbichler amplió la diferencia en el 74′ en un contragolpe originado en una acción en la que Sergio López se deja la pelota atrás al intentar conducir demasiado y el propio delantero austríaco sentenció el partido en el descuento después de que Pedro Ruiz insuflara un nuevo soplo de esperanza al Real Madrid con un tanto tardío.

Gelabert está siendo uno de los futbolistas más importantes de España. Foto: Tomàs Martínez
César Gelabert reapareció en la Youth League tras pasar varios meses lesionado. Foto: MarcadorInt/Tomàs Martínez (Todos los derechos reservados).

Chelsea 2-2 Dinamo Zagreb (4-2 en los penaltis)

Tras mucho nadar, el Dinamo Zagreb se terminó ahogando en la orilla. El conjunto croata puso contra las cuerdas al vigente subcampeón en Londres en una eliminatoria en la que el extremo Antonio Marin se erigió como gran figura, pero terminó sucumbiendo ante la reacción local en el último cuarto de hora. La estrella del Dinamo anotó los dos primeros goles de un duelo en el que el Chelsea se sintió incómodo en todo momento. El equipo visitante discutió la posesión a los londinenses, movió la pelota con criterio y se defendió con mucho orden cuando le tocó replegar. Gilmour y Gallagher no bastaron para hacer circular el balón con la agilidad suficiente para desarbolar la zaga del Dinamo y menos todavía para activar a McCormick y Charlie Brown entre líneas. La pareja de centrales formada por Sutalo y Gvardiol abortó la mayor parte de aproximaciones blues y la calidad de Antonio Marin permitió al Dinamo desplegarse en ataque. El extremo croata regateó con facilidad en el sector izquierdo y supo poner pausa en los momentos en los que su equipo se podía ver tentado a dejarse llevar por el vértigo.

El 0-2 de Marin al inicio de la segunda mitad parecía encarrilar la clasificación croata para las semifinales, pero poco a poco el Chelsea empezó a ganar metros. El botín a proteger por parte del Dinamo, el lastre de la fatiga acumulada en los visitantes y las urgencias de los locales inclinaron el campo hacia la portería de Horkas. El Dinamo se defendió bien y repelió los permanentes centros laterales del Chelsea, pero le faltó mostrarse más contundente en las acciones a balón parado. Con McEachran el Chelsea ganó lucidez en campo contrario y le fue más fácil encontrar a McCormick en zona de remate. El capitán blue se convirtió en la pesadilla del Dinamo, que le dejó solo en la frontal del área en una falta lateral y se olvidó de él en otra jugada de estrategia en la que se perdieron las marcas tras el primer despeje. Los dos goles de Luke McCormick forzaron la tanda de penaltis, donde Karlo Ziger se convirtió en héroe. El guardameta croata del Chelsea, nacido precisamente en Zagreb, detuvo dos de los cuatro lanzamientos del Dinamo, que ya había superado dos rondas en la tanda de penaltis. En la tercera mordió el polvo y no pudo evitar la reedición de la final del año pasado en las semifinales de la Final Four de Nyon.

Semifinales de la Youth League (26 de abril):

14:00h, Hoffenheim-Oporto

18:00h, Barcelona-Chelsea

George McEachran manda en el centro del campo de Inglaterra.
George McEachran mejoró al Chelsea cuando entró en la segunda parte. Foto: MarcadorInt/T. Martínez (Todos los derechos reservados).
Foto de portada: Ester Roig Luque (Todos los derechos reservados).

Related posts

1 comments

Qué opinión tenéis de Gelabert? Se comentaba que era de lo mejor entre los centrocampistas de La Fábrica.
Qué tal progresa el menor de los McEahran? Si no recuerdo mal, formaba parte de la super sub inglesa campeona, junto a Foden, Sessegnon, etc.
Creéis que Diogo tiene sitio a corto plazo en el primer equipo del Oporto? La venta de Militao le abre la puerta, quizá sería interesante que aprendiese de un gran central como Pepe.

Deja un comentario

*