Chelsea y Oporto se reencontrarán en la final de la Youth League

tenas-ordena Barcelona juvenil MarcadorInt TM23

Chelsea y Oporto se citarán el próximo lunes en Nyon para disputar la final de la Youth League tras eliminar a Barcelona y Hoffenheim respectivamente. El conjunto londinense derrotó al Barcelona en la final anticipada y confirmó su hegemonía en las últimas temporadas en un torneo en el que ha alcanzado la final en cuatro de sus cinco participaciones. Será, en cambio, la primera vez del Oporto, que apeó al Hoffenheim con autoridad y sueñan con convertirse en el primer equipo portugués que se proclama campeón de Europa en categoría juvenil.

Barcelona 2-2 Chelsea (4-5 pen)

El Barcelona nadó para terminar ahogándose en la orilla. El conjunto azulgrana acarició su segunda final seguida de la UEFA Youth League, pero acabó sucumbiendo en la tanda de penaltis ante el Chelsea, que se terminó llevando el gato al agua en una semifinal tremendamente igualada. El Barcelona fue superior en los tramos en los que logró tener la pelota. El club catalán usó el balón como cebo para atraer al Chelsea, que planteó una presión bastante agresiva que tenía el objetivo de recuperar la posesión cerca del arco de Arnau Tenas. El meta culé asumió muchos riesgos con la pelota en los pies, reflejo de la confianza que tiene para jugar como uno más con la posesión, y dio ventajas a su equipo cuando logró superar líneas con sus envíos. Cuando Monchu y Jandro lograron recibir a la espalda del poblado centro del campo del Chelsea, el Barcelona generaba peligro. Cada vez que se plantaba en la frontal, el Chelsea sufría para repeler los envites azulgranas. Hizo daño Miranda con sus incorporaciones por el sector derecho e hizo daño Konrad cuando pudo retar en el uno contra uno en la banda derecha. De hecho, así llegó el 1-0 a los 20′ minutos. El extremo estadounidense se zafó de Familio-Castillo con suma facilidad y regaló el primer tanto de la tarde a Ansu Fati.

Sin embargo, el Barcelona no logró mantener el control del cuero durante los noventa minutos. Empezó bien la segunda parte, cuando Monchu encontró mucho espacio para recibir a la espalda del centro del campo blue, pero cuando el Chelsea empujó y ganó metros tras el descanso le costó conservar la posesión y esconder la pelota ante la presión londinense. El Barcelona perdió más balones en zonas comprometidas, su dominio se resquebrajó y el Chelsea olió la sangre para golpear con fuerza. Una pérdida de Arnau Tenas en la salida con el balón propició el 1-1 de McCormick y un pase arriesgado del propio portero culé inició la jugada del 2-1, inmediatamente posterior, después de que Ziger no blocara de primeras un disparo lejano de Jandro y concediera una segunda oportunidad que no desaprovechó Ansu Fati. En el intercambio de golpes, no obstante, el Chelsea se asentó en campo contrario, empujó a los extremos azulgrana hasta su área para echar un cable en defensa y su insistencia encontró premio a falta de cinco minutos para el final, cuando Charlie Brown anotó el 2-2. El delantero inglés incluso dispuso de una doble oportunidad poco después para evitar la tanda de penaltis, del mismo modo que un disparo de Miranda estuvo cerca de suponer el 3-2 en el descuento. En la tanda, el Chelsea se impuso al Barcelona y se clasificó de nuevo para la final de la UEFA Youth League, donde espera quitarse la espina del subcampeonato del año pasado ante el propio Barcelona. Será la Final Four del año pasado, pero al revés, pues en 2018 primero eliminó al Oporto y luego se cruzó con el conjunto catalán.

Ansu Fati marcó los dos goles del Barça. Foto: Ester Roig Luque (Todos los derechos reservados).
Ansu Fati marcó los dos goles del Barça. Foto: Ester Roig Luque (Todos los derechos reservados).

Hoffenheim 0-3 Oporto

El Oporto puso fin al sueño del Hoffenheim con una victoria contundente que evidenció la distancia que separa a ambas plantillas a título individual. El conjunto luso gestionó con poso la semifinal de la Champions juvenil y logró que se jugara en todo momento a aquello que más le interesaba ante un Hoffenheim algo superado por las circunstancias. El Oporto le permitió tener la pelota en la primera mitad, pero al cuadro alemán le costó generar oportunidades de mucho peligro. Movió la pelota en su mitad de campo, siempre en zonas alejadas de la portería defendida por Meixedo, pero rara vez pudo rajar el sólido sistema defensivo de un Oporto que encadena cinco triunfos dejando la portería a cero. Solo la agilidad de Elmkies en los giros y la distribución permitió al Hoffenheim batir líneas a través del pase. En algunos casos también colaboraron las irrupciones de los carrileros, cuando lograban aparecer en carrera por sorpresa. Sin embargo, Mor Ndiaye se encargó de que los futbolistas más determinantes del Hoffenheim apenas entraran en juego. El mediocentro senegalés completó una exhibición en las labores defensivas, se impuso en todos los duelos, estuvo atento para apagar fuegos y desconectó a Otto, Alberico y Stojilkovic del partido.

Una jugada a balón parado desatascó un choque con pocas ocasiones. Fabio Silva provocó una falta en la frontal y Romário Baró la lanzó de forma magistral para adelantar al Oporto pocos minutos antes del descanso. El 0-1 reforzó la confianza de los lusos y legitimó su plan de repliegue y contragolpe, a la par que exigió al Hoffenheim a mover la pelota con mayor agilidad y asumir más riesgos en la circulación. Sin embargo, con el avance de los minutos creció la superioridad portuguesa. El Oporto amasó la posesión con mayor frecuencia, se asentó en campo contrario y apenas concedió contragolpes al Hoffenheim, cada vez más largo. A medida que perdió consistencia, afloraron las costuras del Hoffenheim, que ha funcionado bien a nivel colectivo pero que goza de mimbres de peor nivel a título individual. Se separaron sus piezas y emergió de nuevo la calidad de Fábio Silva para anotar el 0-2 en un contragolpe fulgurante y poner la guinda a la semifinal con la asistencia del 0-3, obra de Tiago Matos.

Fábio Silva.
Fábio Silva participó de forma determinante en los tres goles del Oporto. Foto: MarcadorInt/T. Martínez (Todos los derechos reservados).
Foto de portada: MarcadorInt/T. Martínez (Todos los derechos reservados).

Related posts

2 comments

Hoy tocó Tomàs por partida doble, y eso que yo me esperaba un Valnegri por ahí, pero igualmente no se pierde calidad ^^

En cuanto a los partidos, el Barça pecó quizás de no saber controlar la ventaja en el marcador, recordándome en cierta manera al primer equipo en puntos determinados de temporadas pasadas. Dependió mucho de individualidades cuando el Chelsea se organizaba, lo que desequilibró alguna vez Konrad, más incluso que las recepciones de Monchu entre líneas. Al final los blues le hicieron daño con muy poco, y eso deja un sabor de boca bastante pobre.

Respecto al Porto, fue muy superior. Tiene muchos nombres propios a destacar y además un sentido colectivo brutal. Defensivamente se mostraron muy muy sólidos y arriba mostró todos sus argumentos. No sabría decir un favorito, pero viendo los apuros del Chelsea ante Zagreb y Barça, si el Porto mantiene la línea de hoy, podríamos ver el primer campeón portugués.

Responder a David Cancelar respuesta

*