Oporto-Chelsea: crías de dragón contra la hegemonía blue

Diogo Costa paró dos penaltis, pero no bastó.

Una tanda de penaltis dejó al Oporto a las puertas de la final de la Youth League el año pasado. En Nyon, la sede en la que se disputan los últimos partidos de la Champions juvenil, el cuadro portugués perdió su ventaja frente al Chelsea y terminó sucumbiendo en los lanzamientos desde los once metros. Doce meses después, el Oporto se vuelve a encontrar con el Chelsea, el equipo que le eliminó en 2018, en busca de un hito histórico para el fútbol de su país. El cuadro blanquiazul es el tercer conjunto portugués que se clasifica para la final de la UEFA Youth League, pero el título todavía se le resiste a la nación lusa. El Oporto quiere romper esa barrera con varios estandartes de una generación que ha alcanzado las rondas finales en casi cada torneo que ha disputado con su selección, aunque para ello deberá doblegar al gran dominador de la Champions juvenil en los últimos años. El Chelsea ha ganado dos veces el título y disputa su cuarta final, la segunda consecutiva con gran parte de su plantilla actual. Será la cuarta final en apenas cinco participaciones en la Youth League para la entidad londinense. Palabras mayores.

Para asaltar el trono de la Youth League, el Oporto recupera a su portero titular. Diogo Costa se perdió la semifinal porque lo había citado el primer equipo blanquiazul ante la baja de Fabiano -Conceiçao procura tener siempre tres porteros a mano por si se produce cualquier contratiempo-, pero ya ha viajado a Nyon y ha entrenado con el juvenil. Hablamos de un guardameta que ha jugado cuatro ediciones seguidas del torneo como titular, uno de los tres seleccionados nacidos en 1999, y una pieza llamada a marcar las diferencias. Campeón de Europa a nivel sub-17 y sub-19 con la selección lusa, Diogo Costa es uno de los proyectos de mayor futuro de la cantera del club del norte de Portugal y se ha convertido en el futbolista con más partidos disputados en la Youth League. La final será su 27º encuentro en la Champions juvenil, en lo que supondrá un registro difícil de superar en el futuro. Sus dotes bajo palos y la experiencia que aporten los dos centrales, Diogo Queirós y Diogo Leite, también nacidos en 1999, serán elementos clave para mantener a raya el poderío ofensivo del Chelsea. Leite, zurdo con mejor salida de balón, incluso ha disputado media docena de compromisos oficiales con el primer equipo mientras Diogo Queirós suele lucir el brazalete de capitán y suele ser más expeditivo en sus intervenciones. El Oporto ha alcanzado la final sin encajar ningún gol en las rondas eliminatorias de la Youth League.

Diogo QUeirós.
Diogo Queirós es uno de los jugadores más experimentados del Oporto.

Para competir con el físico del centro del campo del Chelsea también se antoja relevante el papel de Mor Ndiaye en la medular. El mediocentro senegalés se ha convertido en una de las irrupciones del Oporto en la segunda mitad de la competición y ha aportado empaque y exuberancia en esa parcela, aunque sus virtudes no están reñidas con cierta capacidad técnica para mover la pelota con agilidad. Más creativos son Fábio Vieira, Joao Mário o Romário Baró, los futbolistas con mayor imaginación para crear ocasiones, mientras la responsabilidad goleadora recae en un delantero centro de apenas 16 años, Fábio Silva. El ariete del Oporto ha marcado cinco goles y ha repartido cuatro asistencias y deberá pugnar en una dura batalla con los tres centrales del Chelsea. Guehi y Colley, los dos más experimentados, intentarán neutralizarle.

Artículo relacionado: Así juega Fábio Silva, delantero del Oporto

Por otro lado, en el Chelsea existe la duda razonable de cuántos centrocampistas alineará Joe Edwards. El técnico inglés blindó a su equipo en la semifinal ante el Barcelona y renunció a su mayor goleador, Charlie Brown. Sacrificó a una de sus piezas más peligrosas para alinear a un centrocampista más, aunque quizás el Oporto le exija deshacer ese movimiento. El cuadro portugués se siente cómodo sin el balón, suele ceder la iniciativa a su adversario y le permite dominar en algunas zonas para luego buscar desplegarse al contragolpe. El Chelsea se atascó ante el Montpellier y el Dinamo Zagreb cuando le propusieron escenarios parecidos, por lo que quizás le convenga mantener a McEachran en la base de la jugada y soltar a McCormick y Charlie Brown entre líneas. Los dos futbolistas con mayor facilidad goleadora del equipo -con el permiso de Redan, algo más apagado este año- pueden generar una ocasión de gol en cualquier momento, especialmente gracias a su golpeo desde la frontal del área. Charlie Brown, además, afronta la final con un aliciente particular: puede convertirse en el máximo goleador histórico de la competición. Con 15 tantos, actualmente está empatado con los españoles Borja Mayoral (Real Madrid) y Roberto Núñez (Atlético).

George.
George McEachran aporta creatividad al centro del campo del Chelsea.

Menos garantías ofrece el Chelsea en la faceta defensiva. El conjunto londinense no ha dejado la portería a cero en ninguno de sus últimos cuatro cruces (Mónaco, Montpellier, Dinamo Zagreb y Barcelona), en las eliminatorias de mayor nivel previas a la final. Colley es un central con un físico imponente pero con tendencia a los errores de concentración mientras Ian Maatsen, nacido en el año 2002, es un defensa con buena salida de balón al que todavía le falta contundencia para salir vencedor de algunos duelos individuales. En las alas Lamptey y Familio-Castillo aportan profundidad y desequilibrio cuando se incorporan en ataque, pero en la faceta defensiva pueden ser puntos vulnerables a explotar por el Oporto. Al Chelsea le ha costado ante los rivales que le han retado en duelos de ritmo algo más bajo y de hecho en las dos últimas rondas se ha impuesto en la tanda de penaltis con actuaciones destacadas de su guardameta Karlo Ziger, de espectacular agilidad bajo palos pero con algunas dificultades para blocar de primeras sin conceder segundas oportunidades. El Chelsea defiende la hegemonía de los últimos años contra el pujante Oporto, repleto de futbolistas llamados a competir en su primer equipo pronto. No será el último gran partido internacional de muchos de los 22 jugadores que empiecen la final de este lunes en Nyon.

Apoya los contenidos en MarcadorInt y conviértete en un mecenas del proyecto a través de Patreon. Puedes apuntarte aquí.

Alineaciones probables: Oporto–Chelsea, lunes 29 a las 18:00h

Oporto vs Chelsea - Football tactics and formations

Fotografías: MarcadorInt/T. Martínez (Todos los derechos reservados).

Related posts

2 comments

Está Diogo Costa preparado para coger el testigo de la meta del Oporto en un futuro cercano? Casillas puede aguantar a buen nivel una o dos temporadas más, y ni Fabiano ni Vaná Alves parecen destinados a ser titulares. No olvido que los dragones vienen de tener bajo palos a Helton, leyenda para su afición, pero para mí un portero cuanto menos curioso por decirlo así.
Diogo Leite ya está integrado en el primer equipo, tras la venta de Militao podría ser el tercer central de la plantilla y suplir a Pepe y Felipe. Sería ideal que también Diogo Queiros contara con un puesto, ambos jóvenes me parecen con el potencial suficiente para adelantar a Mbemba.

Yo creo que Leite no le gusta demasiado a Conceiçao. Lo probó al inicio de temporada y a raíz de una derrota contra el Vitória Guimaraes volvió al filial y apenas ha jugado, también por la irrupción de Militao (que quizás necesitó unas semanas de adaptación). Es un central con mejor salida de juego que contundencia defensiva y eso encaja menos con el Oporto actual. Quizás Queirós puede tener más oportunidades a corto plazo.

Por otro lado, Diogo Costa es un portero que me gusta. Pero luego hay que ver cómo gestiona el salto. Qué tan maduro es, cómo aguanta la presión en un club gigantesco, etc. Él lleva mucho tiempo jugando bien con la selección, ha sido titular en torneos en los que ha competido con chicos dos años mayores que él, se ha apostado muy fuerte por Costa tanto a nivel de club como de selección. Por tanto, creo que en el club y la federación le tienen mucha fe. Pero en una posición como la portería existe ese componente. José Sá también destacó mucho con la selección, pero luego le pesó esa entrada abrupta a la titularidad por Casillas.

Deja un comentario

*